Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Publicidad

Paute aquí

El mundo ora por Malala, la niña herida por defender la educación

Por: |

Ver más informaciónVer más información
Una oración por Malala

Malala es una celebridad por su oposición al terror talibán.

La niña paquistaní de 14 años está en delicado estado tras atentado talibán.

Es solo una niña de 14 años y ya irradia esa belleza misteriosa de las mujeres de su mundo: cabello oscuro, cejas pobladas y ojos miel, a veces café, nunca se sabe. Habla como una adulta y no se calla nada.

La infancia de la paquistaní Malala Yusufzai se acabó en 2009, cuando los talibanes irrumpieron en su vida y le quitaron uno de sus mayores amores: la escuela. No sería lo único que intentarían quitarle por convertirse en una vocera de la educación femenina. (Lea: Operada con éxito niña activista tiroteada en Pakistán).

Las circunstancias que la tienen inconsciente -desde el 9 de octubre, en un hospital cercano a Islamabad-, sanando de dos heridas de bala (una en la cabeza, otra en el cuello) y luchando contra un posible daño cerebral, están atadas a ese oscuro episodio.

En el 2009, un edicto talibán prohibió la educación de las niñas en el valle de Swat. Ese 3 de enero, Malala, entonces de 11 años, comenzó un diario virtual en urdu (lengua nacional de Pakistán) a través de un blog de la BBC. Durante tres meses, el mundo fue testigo de sus relatos sobre el día a día bajo ese régimen.

"Claro que era un riesgo (dejar que escribiera el blog) -le dijo su padre, Ziaudin, a la BBC-. Pero creo que no hablar era un riesgo más grande porque, al final, nos habríamos rendido a la esclavitud y la subyugación del despiadado terrorismo y extremismo".

El 14 de enero de 2009, un día antes del ultimátum para cerrar las escuelas, Malala escribió: "El director anunció las vacaciones, pero no mencionó la fecha en que la escuela volverá a abrir. Como hoy era el último día de nuestra escuela, decidimos jugar en el patio un poco más".

El valor de relatar con su experiencia la tristeza de miles de niñas que se quedaron sin ir al colegio le valió el primer Premio Nacional de Paz para Jóvenes en su país, que luego fue renombrado como Premio Malala Nacional de Paz en su honor.

El galardón la sacó del anonimato y le dio reconocimiento internacional, pero también la puso en la mira de los talibanes.

Al justificar el ataque armado que casi mata a Malala, Ehsan ullah Ehsan, portavoz del grupo extremista, aseguró: "Cualquiera que dirija cualquier campaña en contra del islam y la sharia debe ser asesinado. (...) Malala "es una niña con mentalidad occidental".

El atentado a la niña hizo que volvieran amargos recuerdos de una época en la que los talibanes azotaban en público a las mujeres que no obedecían sus normas y ejecutaban a sus 'enemigos' para luego dejar los cuerpos pudriéndose bajo el sol.

Para muchos de los habitantes del valle de Swat, el ejército nunca logró sacar por completo a los talibanes. "Tememos que pronto vuelvan a las calles, esparciendo miedo y terror", le expresó al alemán Spiegel un comerciante de la zona.

Mientras el mundo entero ora para que Malala despierte, su país también ora para que los talibanes, que juraron intentar matarla de nuevo, no logren su fatídica promesa.

¿Quién la protegía?

Aunque a la familia de Malala la amenazaron de muerte en varias oportunidades, se sentían seguros dentro de su propia comunidad y nunca pidieron protección. "Estoy conmocionada y siento vergüenza, porque no pudimos protegerla y ella libraba una batalla que debió haber sido librada por nosotros. Nosotros debimos haber estado en primera fila, no ella. A la familia de Malala se le ofreció protección, pero la rechazaron, así que no pueden culpar por todo al Gobierno", le dijo a 'Al Yasira' la senadora paquistaní Rubina Khalild.

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.