Seguidores de Lula montan campamento fuera de la cárcel de Curitiba

Seguidores de Lula montan campamento fuera de la cárcel de Curitiba

Simpatizantes del expresidente brasileño dicen que estarán en vigilia por la libertad de su líder.

Campamento Lula en Brasil

Cantante brasileña Ana Cañas (c) acompañó la concentración de manifestantes

Foto:

Hedeson Alves / Efe

08 de abril 2018 , 11:42 p.m.

Menos de 200 metros separan la celda en donde está recluido el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva del campamento que levantaron este domingo sus simpatizantes con la intención de que permanezca en pie hasta que el exmandatario esté en libertad.

“Lula libre”, bautizó la militancia reunida en un cruce del barrio de Santa Cândida, en la zona norte de la ciudad de Curitiba, el improvisado cuartel que comenzó a tomar forma este domingo en la mañana con la distribución de tareas y la instalación de las primeras carpas.

El objetivo: resistir hasta conquistar la libertad de su líder. “En este país todo funciona con presión”, afirmó Roberto Baggio, coordinador del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) en el estado de Paraná.

El campamento espera la llegada de más de 30 buses de distintas partes de Brasil cargados de seguidores del sindicalista, que se transformó en presidente y mito de la izquierda latinoamericana y hoy está confinado en una celda de 15 metros cuadrados para cumplir una pena de 12 años y un mes de prisión en régimen cerrado por corrupción y lavado de dinero.

“Estamos en vigilia permanente por la libertad de Lula. Mientras él esté, nosotros nos quedaremos”, aseguró a Efe Vanda Santana, miembro del Partido de los Trabajadores (PT), fundado en 1980 por Lula.

Tenemos certeza de que Lula no va a permanecer mucho tiempo aquí. Va a salir pronto


La pasión de sus fieles continúa intacta a pesar de la histórica imagen protagonizada el sábado con su entrada en prisión en la sede de la Policía Federal de Curitiba, que amaneció este domingo blindada por medio centenar de agentes militarizados que han establecido un perímetro de seguridad a cada lado del recinto.

Bartiria Leima da Costa, de 62 años, recién llegada de Río de Janeiro tras de 18 horas de autobús, dijo este domingo ser “también Lula” porque se siente criminalizada al defender, como su ídolo político, los derechos sociales. “Nuestra Constitución está siendo rasgada. Es momento de lucha y resistencia. Tenemos certeza de que Lula no va a permanecer mucho tiempo aquí. Va a salir pronto”, señaló.

El campamento en Curitiba se complementa con otro que también comenzó a ser montado cerca de la Corte Suprema, en Brasilia, para presionar a los magistrados que esta semana podrán analizar un nuevo recurso que podría favorecer a Lula.

Pero ¿qué es lo que alimenta la esperanza de sus seguidores? El próximo miércoles, el Supremo Tribunal Federal (STF) podría incluir en su agenda un nuevo debate sobre un asunto clave: a partir de qué momento un condenado puede empezar a cumplir su pena de prisión.

Según la jurisprudencia actual, esto es posible a partir de un fallo de segunda instancia, como el que profirió en enero un tribunal de apelaciones contra Lula. Dicha jurisprudencia fue establecida por el STF en 2016 –por una estrecha mayoría de 6 votos contra 5–y viene siendo aplicada por varios jueces de segunda instancia para ordenar la prisión una vez confirmadas las condenas.

El máximo tribunal del país denegó la semana pasada un recurso de la defensa de Lula para evitar que fuese preso, pero una de las magistradas que votó contra Lula, Rosa Weber, dio a entender que era favorable a modificar la jurisprudencia actual cuando el asunto fuese tratado de forma general, y no por un caso específico. Y eso podría ocurrir el próximo miércoles si otro de los jueces del máximo tribunal pide, como anunció, incluir el tema en la agenda de sesiones.

Aunque también, en un laberinto legal que parece no tener fin, la discusión podría ser postergada, sin fecha de reanudación, si un juez dice que precisa tiempo para pensárselo.

Estoy con la conciencia tranquila. Puede demorar un poco, pero voy a vencer esta batalla

Por su parte, el abogado Cristiano Zanin se reunió este domingo con Lula y aseguró que “está bien aunque indignado con esa situación”. Además, el exmandatario envió un mensaje a sus seguidores: “Estoy con la conciencia tranquila. Puede demorar un poco, pero voy a vencer esta batalla”, dijo en un video grabado el viernes y publicado en su página de Facebook este domingo por la mañana. “Buen fin de semana y, si Dios quiere, quién sabe, la semana que viene estaremos juntos”, aseguró.

AFP y EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.