Mediadores lograron remendar el diálogo en Venezuela

Mediadores lograron remendar el diálogo en Venezuela

El Gobierno estaba molesto, al parecer, por la discusión del caso 'narcosobrinos' en la Asamblea.

fg

Expresidente del gobierno español Rodríguez Zapatero se reunión ayer con el presidente Maduro. Reuters

Foto:

REUTERS

24 de noviembre 2016 , 12:24 a.m.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro mostró su cara más sensible la noche del martes cuando, enojado por la discusión en la Asamblea Nacional sobre la condena a dos de los sobrinos de su esposa, la primera dama, por narcotráfico, suspendió su participación en dos “reuniones técnicas” pautadas dentro de la mesa de diálogo con la oposición.

Específicamente, las reuniones que tratarían el tema de abrir un canal humanitario para permitir la recepción de alimentos y medicinas, y en la cual se discute la situación de “desacato” del Parlamento sentenciada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) –abiertamente inclinada a favor del Gobierno– y que prácticamente ilegaliza cada actuación de la hoy mayoritariamente opositora Asamblea Nacional.

La ausencia del Gobierno en estas discusiones fue interpretada por la oposición como un levantamiento de la mesa de diálogo, asunto que denunció rápidamente a través de declaraciones públicas y mensajes en redes sociales. “El Gobierno se levantó de la mesa de diálogo porque en la Asamblea Nacional se discutió sobre el juicio de los ‘narcosobrinos’, vinculados con la familia de Maduro y de Cilia Flores.

Los venezolanos tenemos el derecho a conocer de este grave caso. El proceso de diálogo no pasará por un chantaje de cuáles temas se discuten y cuáles no”, afirmó el gobernador Henrique Capriles. “Nunca cumplió. Quedó en evidencia ante el mundo, y hasta del Papa se burló”, afirmó.

Diversas fuentes confirmaron de manera no oficial la creciente indisposición del Gobierno a continuar las conversaciones con la oposición asegurando que ésta “incumplía” los compromisos acordados hasta el momento.

Pero rápidas intervenciones del diplomático estadounidense Thomas Shannon y del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero –reunidos primero con representantes de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y, luego, por separado, con el propio presidente Maduro– lograron reencauzar lo que parecía la patada final al polémico diálogo. Justo cuando se esperaba la confirmación oficial de su levantamiento de la mesa, el mandatario de los venezolanos dio una alocución pública en la que ratificó su intención de seguir participando.

(Lea también: ¿Cuál es el impacto de que Venezuela sea suspendida del Mercosur?)

“En este momento podemos decir que la mesa de diálogo avanza (…). Creo que la mesa se irá consolidando y recibiremos enero, febrero y marzo con una mesa de diálogo fortalecida. Le he ratificado al presidente Rodríguez Zapatero por encima de todas las bajezas y vilezas todo nuestro compromiso de paz y tolerancia”, dijo el mandatario. En su alocución no desmintió que haya querido levantarse del diálogo.

Aunque los análisis apuntan a que la rápida reacción de la oposición al denunciar las ausencias del Gobierno en las reuniones técnicas sorprendió a este último y lo obligó a retomar el camino del diálogo, lo cierto es que el escenario político venezolano sigue en un extraño suspenso, en el que todavía no se vislumbra el rescate del referendo revocatorio presidencial ni la liberación de los presos políticos, señalados por la oposición como sus ‘puntos de honor’.

Por el momento, más que lograr efectos concretos, la mesa de diálogo ha dejado en evidencia las tremendas fracturas en el seno tanto del chavismo como de la oposición. La proximidad de las fiestas decembrinas prácticamente asegura que el primer round de las conversaciones lo ganó el Gobierno, que recibirá el próximo año sin amenaza de una consulta electoral que demuestre la caída estrepitosa de su popularidad.

La canciller vs. Capriles

La ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, consignó una denuncia ante el Ministerio Público contra el líder opositor y gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, por supuesta “falsificación de documento público” y “abuso de credulidad”. La denuncia es por supuestamente falsificar documentos que vincularían al Gobierno al caso de los sobrinos de la pareja presidencial culpados de narcotráfico en EE. UU. Según Capriles, los ‘narcosobrinos’ tendrían pasaportes diplomáticos.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
CARACAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA