Hay cinco personas con vida bajo escombros de escuela en México

Hay cinco personas con vida bajo escombros de escuela en México

Once niños han sido rescatados y otros 21 perdieron la vida en la escuela Enrique Rébsamen. 

Daños en México por terremoto

Toma aérea muestra la destrucción en el colegio Enrique Rebsamen.

Foto:

Mario Vázquez / AFP

20 de septiembre 2017 , 08:44 p.m.

Adriana se muerde los labios de angustia: su hija de siete años estaba perdida este miércoles bajo los escombros de su escuela derrumbada durante el terremoto que el martes azotó a México.

Al menos 21 niños murieron aplastados en este lugar y los desaparecidos suman 30.

"No hay poder humano que pueda imaginar el dolor que estoy pasando", dice Adriana Fargo en un albergue improvisado a la intemperie, mientras espera noticias de su hija desaparecida bajo las ruinas de la escuela Enrique Rebsamen, al sur de Ciudad de México. 

En medio de la tortuosa incertidumbre de madres como Fargo, una esperanza se ha erigido poderosa entre las ruinas. Los rescatistas han logrado ubicar a una niña viva, Frida Sofía, bajo los escombros del edificio colapsado. Se pide silencio y quietud absoluta mientras un escáner térmico es introducido por una grieta de 45 centímetros de diámetro desde donde se logró tener contacto con la pequeña hace unas horas.

Se tienen indicios de que junto con Frida Sofía podría haber otros tres niños guarecidos debajo de una mesa de granito. De acuerdo con los informes que dieron los rescatistas en medio de las labores que están realizando, los niños alcanzaron resguardarse debajo de la mesa que se encontraba en lo que era la cocina de la directora del colegio, quién vivía en el cuarto piso.

Cuando el edificio se derrumbó, la mesa llegó plantas abajo, lo cual hizo posible que los niños se protegieran ahí. Los rescatistas informaron que existen indicios de que además de Frida, a quien una de las profesoras identificó como una adolescente de 12 ó 13 años de edad que estudia en primero de secundaria, podría haber otros tres niños de diferentes edades.

Con un escáner que mide la temperatura corporal, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) logró identificar con vida a cinco personas que todavía se encuentran en el edificio derrumbado. Calculan que las personas con vida se encuentran a una distancia de entre tres y cuatro metros de la superficie.

"Estamos muy, muy cerca de personas que podrían estar vivas. Estamos trabajando junto con cámaras térmicas y unidades caninas. Por momentos guardamos silencio absoluto para escuchar a los sobrevivientes. Ellos suelen gritar o golpear paredes", dijo a la AFP por teléfono Pamela Díaz, una panadera de 34 años que desde el martes trabaja en el rescate.

Mientras esperan un milagro, los vecinos se acercan para conseguir más información del operativo de rescate por parte de las autoridades. "Anoche yo conté cinco cadáveres que sacaron de la escuela", dijo a la AFP Flor González, una dentista de 42 años que trabaja como voluntaria. "Vi cuando avisaron a uno de los padres... fue devastador", evocó con los ojos llorosos.

Un perro rescatista entró varias veces por los huecos de la derruida estructura y por donde se introdujo una manguera para hidratar a la pequeña.

Colegio en México

Rescatistas y voluntarios trabajan en las tareas de rescate en el Colegio Enrique Rebsamen.

Foto:

EFe

Fargo, en tanto, permanece sentada en una silla con los puños apretados y la mirada fija en el suelo. No alcanzó a pronunciar el nombre de su hija cuando se le preguntó por quién espera y solo logra apretar los labios para contener el llanto. Mientras, su esposo trabajaba hombro a hombro con los cientos de soldados, bomberos y socorristas que removían cuidadosamente los escombros en busca de señales de vida de los pequeños.

Con picos, palas e incluso a mano limpia, estos hombres no escatiman esfuerzos en la angustiante carrera contrarreloj para encontrar con vida a los al menos 30 niños -según cifras oficiales- que siguen desaparecidos. Hasta ahora, 11 niños y al menos una maestra han sido rescatados con vida de entre los escombros.

Algunos voluntarios expresaron su frustración por la desorganización entre los servicios de emergencia militares y civiles, que competían por liderar las labores tras el sismo de magnitud 7.1 que sembró de destrucción varias ciudades del país.

"Necesitamos mucha ayuda no sólo ahora sino también para reconstruir y encontrar a la gente que se quedó sin nada", dijo Paula Vidal, pediatra de 35 años mientras trabajaba en un hospital hasta donde llevaron a los chicos rescatados de la escuela.

"Estoy enfadada, desesperada por tratar de rescatar a todos los niños", agregó.

AFP, REUTERS Y EL UNIVERSAL (GDA)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA