En un año, Raúl Castro dejará el poder en Cuba, después de una década

En un año, Raúl Castro dejará el poder en Cuba, después de una década

Sin embargo, el presidente se mantendrá como primer secretario del Partido Comunista hasta 2021.

Raúl Castro dejará el poder

El presidente cubano, Raúl Castro, reemplazó en el cargo a su hermano Fidel, en 2008.

Foto:

AFP

24 de febrero 2017 , 03:44 p.m.

Tras más de medio siglo gobernada por los hermanos Castro, Cuba prepara un relevo institucionalizado y suave para el 24 de febrero de 2018, cuando Raúl Castro deje la Presidencia, una herencia plagada de incertidumbres que previsiblemente recaerá en el vicepresidente Miguel Díaz-Canel.

El pequeño de los Castro dejará la Presidencia del país tras cumplir, como lo prometió al asumir, dos periodos de cinco años en el cargo, momento en el que tendrá 86 años y entregará el testigo a una nueva generación.

No obstante, Raúl Castro se mantendrá hasta 2021 como primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), la formación única que controla las instancias del poder, lo que augura una "transición ordenada, sin cambios bruscos para que los cubanos se acomoden al recambio generacional", indicó el exdiplomático cubano Carlos Alzugaray.

Según Alzugaray, el relevo no supondrá grandes cambios en el país en esos años de "convivencia" entre la generación histórica de la Revolución y otras más jóvenes, aunque la presencia de caras nuevas en la toma de decisiones sí puede acelerar el ritmo de las reformas "raulistas".

(Lea también: Cuba defiende su diplomacia para frenar intento desestabilizador)

Con un perfil más pragmático y reformista que su hermano Fidel, fallecido el pasado 25 de noviembre a los 90 años, Raúl Castro abrió el país al capital extranjero y concedió pequeños espacios a la iniciativa privada para modernizar la anquilosada economía cubana, además de encaminar el rejuvenecimiento de la cúpula del poder.

En el último congreso del PCC, en abril del año pasado, se introdujeron cinco caras nuevas, menores de cincuenta años, en el poderoso Buró Político, en el cual conviven con figuras octogenarias de la "vieja guardia", como el propio
Raúl, el segundo secretario del partido Ramón Machado-Ventura o el comandante Ramiro Valdés.

También integra el buró político del partido el actual "número dos" del Gobierno, Miguel Díaz-Canel, de 56 años, elevado a primer vicepresidente por Raúl Castro en 2013, cuando se perfiló como su delfín y sucesor. "Díaz-Canel asumirá el mando del país administrativamente, no ideológicamente".

En este sentido Raúl Castro fue hábil porque encaminó una transición gradual de un gobierno con un mandato carismático e histórico, a un mandato institucional", explicó el disidente Manuel Cuesta Morúa.

(Le puede interesar: 'En Cuba nadie me entrevista': Leonardo Padura)

Desde su designación como primer vicepresidente, Díaz-Canel se mantuvo en un discreto segundo plano, lo que hace que algunos en la isla, como Cuesta Morúa, no lo vean con el brío necesario para asumir el mando del país y señalen como un "poder en la sombra" al hijo de Raúl Castro, el coronel Alejandro Castro Espín, de 52 años.

Castro Espín encabeza la Comisión de Defensa y Seguridad Nacional, un ente supraministerial que coordina Interior y las Fuerzas Armadas; fue el enviado de su padre a los contactos secretos con EE. UU. para restablecer relaciones, además de acompañarle a la Cumbre de las Américas de abril de 2015 y a la reunión con el presidente Barack Obama durante la visita de éste a la isla en marzo de 2016.

Para preparar el terreno de la era postcastrista, en 2017 están previstos cambios como una reforma constitucional, que introduzca las transformaciones hacia el socialismo actual; una nueva ley electoral; y una reducción del número de diputados en la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) con el objetivo de "profesionalizar" su labor.

Cuesta Morúa lidera la iniciativa ciudadana #Otro18, que busca encauzar una transición democrática en la isla que permita a largo plazo a los cubanos el sufragio directo del presidente del país, un cambio que esperan lograr aprovechando los resquicios que se abren en la actual coyuntura del relevo.

Tienen una agenda mínima, con metas a corto plazo, que son la eliminación de la comisión de candidaturas -que funciona a nivel nacional y provincial como filtro para eliminar a quien se postula fuera del Partido Comunista-, y el establecimiento de una comisión electoral permanente e independiente.

(Además: Gabriel García Márquez se queda en La Habana, Cuba)

"En los últimos años se ha dado un cambio de mentalidad en la sociedad cubana, que no se percibe mucho porque no hay grandes espacios públicos en los medios para que la gente exprese sus opiniones, pero uno lo nota en la calle", indicó el portavoz de #Otro18, que ve el relevo como una "oportunidad para el cambio".

Para las elecciones municipales que deberán celebrarse a finales de año, #Otro18 postulará a 86 candidatos en todo el país, que "cuentan con suficiente respaldo popular para ganar", lo que permitiría introducir a voces de la sociedad civil independiente en las Asambleas municipales (equivalentes a los ayuntamientos) y atenuar el poder del omnipresente Partido Comunista.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA