Diego Zas, el primer hombre que compró marihuana legal en Uruguay

Diego Zas, el primer hombre que compró marihuana legal en Uruguay

Desde el miércoles, en las droguerías se puede adquirir marihuana producida por el Gobierno.

marihuana medicinal Uruguay

Las filas no se hicieron esperar. Cada gramo, por precio de venta fijado para el público, tuvo un valor de unos 1.30 dólares.

Foto:

EFE / Raúl Martínez

23 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Aunque Diego Zas, según él, no consume marihuana de manera frecuente y solo quería adquirir una bolsa y ver cómo sería el 19 de julio en Uruguay, terminó siendo la primera persona del país en comprar marihuana de manera legal en Montevideo, su capital, donde se habilitaron a partir de ese día seis puntos de venta, entre estos la farmacia Antártida, a la que llegó Diego junto con otras decenas de personas para adquirir el cannabis producido y distribuido directamente por el Gobierno.

“Yo me registré con anticipación en la oficina del Correo Nacional con el documento de identidad y huella dactilar, como lo indicó el Gobierno. Solo quería ir por una bolsita y obtener información de lo que iba a ser el día. Sin embargo, cuando llegué había ya personas esperando y me tocó ubicarme en la fila”, dijo a EL TIEMPO este hombre de 38 años.

“De repente, abrieron la farmacia y empezaron a entrar las personas, pero a ninguna les servía la huella dactilar. A todo el que pasaba lo devolvían; no se supo si fue error del sistema, pero luego seguí de acuerdo con el orden de la fila. Me llamaron para entrar. Ahí me avisaron que el registro de mi huella sí había funcionado, por lo que terminé siendo la primera persona en comprar marihuana legal en mi país”, agrega.

Ese día, las calles de Montevideo se veían tranquilas, sin alborotos, ni grandes despliegues ni cientos de personas en las calles tratando de frenar la medida implementada por primera vez en el mundo. “Los uruguayos somos personas de mente abierta y tranquilos, y, aunque estemos en desacuerdo con algo, respetamos las decisiones de la mayoría y nos adaptamos al cambio. Así es nuestra cultura”, explicó sin titubear Diego.

Y es cierto, pues a pesar de las filas que se podían ver en las seis farmacias, que no eran tan largas, el primer día de venta de marihuana legal trascurrió casi como cualquier otro en la ciudad, lo cual contrasta con el despliegue que se le dio a la noticia en el resto del mundo. Además, según informó el Gobierno, la misma situación se vivió en los otros 10 puntos departamentales autorizados en el resto del país.

Un proceso largo

Y es que este es un proyecto que lleva años en formación y que logró consolidarse durante el mandato del ahora expresidente José ‘Pepe’ Mujica (2010-2015), quien en el 2013 aprobó la ley que regula la producción, distribución y venta de la marihuana, pero apenas entró en vigor esta semana. Por ello, para los uruguayos no es algo nuevo, al igual que otras leyes como la 18.987, la cual legaliza la interrupción voluntaria del embarazo.

“Hay una concepción en el mundo de que la lucha contra el flagelo de la droga es la represión, un camino que, considero, venimos perdiendo 10 a 0, y que en cambio desencadena en la alimentación de un circuito de mafias que no solo se benefician económicamente de la venta de ellas, sino que se aprovechan de sus compradores para luego inducirlos a otro tipo de drogas más peligrosas”, explicó Daniel Martínez, alcalde e intendente de Montevideo. “Lo que hizo el Gobierno de Uruguay fue tomar esa droga no tan nociva para la salud, cultivarla y venderla, y así garantizar que las personas que la usan, ya sea para fines recreativos o medicinales, pudieran consumirla sin ningún peligro”, añade el funcionario.

Pero, esta no es la única consecuencia de la legalización de la marihuana. Hay un Monitor de Cannabis oficial en el país, (monitorcannabir.uy), el cual registró que luego de la implementación del autocultivo y los clubes canábicos se le quitó al narcotráfico un 20 por ciento de la venta de este producto.

Sin embargo, la Ley 19.172 tiene especificaciones que regulan el consumo de la marihuana, como la de que una persona registrada solo puede adquirir 40 gramos de la droga al mes (10 semanales), o que un extranjero de paso no puede acceder a la marihuana en el país.

“Yo la consumo de manera recreativa; hice la fila y la acabo de probar. La verdad pensé que no iba a ser una buena marihuana, quiero decir, una marihuana de calidad, pero lo cierto es que está deliciosa, suave, y entra bien al cuerpo”, aseguró otro comprador que prefirió mantener el anonimato. Había esperado 25 minutos para adquirir el producto en otra droguería de Montevideo.

“En solo ese primer día se agotaron totalmente en Montevideo las cantidades que se habían estipulado para vender, es decir, todavía seguimos a la espera de ver si funciona bien el tema de la legalización, pero no tenemos una certeza”, agregó Martínez.

Marihuana en cifras

El número de personas que se habían registrado para comprar la marihuana legalmente en el país fue de casi 5.000. Así mismo, el Monitor Cannabis estima que cerca de 23.000 personas ya se abastecen por cultivos domésticos registrados y clubes de cannabis. Se estima también que hay 55.200 usuarios habituales que consumen marihuana en el país y no se han adherido al registro del Correo Nacional, además de otros 110.000 que demandan muy poco la marihuana por año.

Según un estudio hecho por el Monitor de Cannabis, un mes antes de la implementación de la Ley 19.172, “solo el 7 por ciento de los pacientes que estaban en tratamiento con marihuana acceden a los productos con la firma de su médico, como aconseja la ley de regulación. Mientras que el resto acude a las vías ilegales, o a las que carecen de control de calidad –como el autocultivo o los clubes canábicos–. Esperamos que esta cifra haya empezado a cambiar a partir del 19 de julio”, finaliza Martínez.


MARÍA DEL MAR QUINTANA
Enviada especial de EL TIEMPO

alternativa al narcotráfico

Para el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, su país emprendió un “camino alternativo” al vender marihuana estatal con fines recreativos, frente a las armas para combatir el narcotráfico que “han ido al fracaso” en el mundo. Vázquez defendió la política de venta de marihuana bajo el control del Estado.

“Seguir insistiendo en combatir una plaga, una patología de la sociedad, con las mismas herramientas que fracasaron es totalmente ilógico. Lo que estamos intentando es ver si existe un camino alternativo para combatir el narcotráfico”, dijo. Sin embargo, aclaró: “Nos oponemos terminantemente al consumo de drogas, salvo las que indiquen los médicos, que pueden prescribir”.

AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA