Perú, en alerta por narcotráfico en la frontera

Perú, en alerta por narcotráfico en la frontera

El estado de excepción en frontera con Colombia hace pensar en el reacomodación de Sendero Luminoso.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra

El presidente de Perú, Martín Vizcarra (d), supervisa las operaciones militares en la frontera con Colombia.

Foto:

REUTERS

21 de julio 2018 , 11:00 p.m.

Desde el lunes pasado, el presidente de Perú, Martín Vizcarra, declaró el estado de excepción en el departamento de Loreto, fronterizo con Colombia, por 60 días. El objetivo, afirmó, es “defender la soberanía y el territorio”.

Sin embargo, al narcotráfico se suma la preocupación de revivir un pasado lleno de conflictos con grupos insurgentes, como el vivido en ese departamento con la antigua organización criminal Sendero Luminoso.

El estado de excepción –mecanismo por el cual se suspenden los derechos civiles– fue impuesto en Loreto, el departamento más amplio de Perú, para controlar especialmente los territorios cocaleros.

Sin embargo, en varias ocasiones, medidas como esta ya habían sido empleadas, sin resultados efectivos, pues Perú es uno de los países que más produce y exporta cocaína en el mundo, según el Departamento de Estado de EE. UU.

Con respecto al posicionamiento del narcotráfico, el director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz de Colombia, Néstor Rosanía, afirmó en diálogo con EL TIEMPO que la ausencia estatal en estas zonas es el pan de cada día.

El Estado solo ha llegado a las grandes ciudades; entonces, si el Estado no comparece y lo que más se produce es cocaína, así se piense que los grupos armados desaparecen, realmente están emergiendo

“El Estado solo ha llegado a las principales ciudades; entonces, si el Estado no comparece y lo que más se produce regionalmente es cocaína, así se piense que los grupos armados desaparecen, realmente están emergiendo unos nuevos”, aseguró.

Uno de los grupos actuales nació de las raíces de Sendero Luminoso, un grupo armado con ideología marxista-leninista que en las últimas dos décadas del siglo XX aterrorizó a la población con ataques, una violencia que dejó cerca de 69.000 víctimas, según un informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Perú.
Y, aunque en los noventa se anunció la derrota definitiva de Sendero Luminoso, hoy se cataloga como uno de los grupos criminales que crecen en Loreto, de acuerdo con Rosanía.

Existe una zona que se llama el Vraem (valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro), en la que Sendero Luminoso trabaja con una lógica de imitación de las Farc, financiados por el narcotráfico y por la ocupación de un espacio territorial importante (...) Actualmente ganan mentes y corazones construyendo escuelas, puestos de salud y espacios de fútbol, lo que ha hecho que se refuercen y que con el narcotráfico crezcan”, explicó el experto.

Sin embargo, el investigador principal para América Latina del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos, Carlos Malamud, le dijo a este diario que “los operativos que se realizan en la frontera colombo-peruana no tienen relación alguna con el resurgimiento de Sendero Luminoso”.

“Si declararon el estado de excepción fue para contrarrestar las disidencias de las Farc, más no creo que haya una razón o conspiración de fondo”, apuntó Malamud.
Esto quiere decir que aunque Sendero Luminoso ya no se rige por la misma tendencia ideológica de antes, sigue presente en pequeñas zonas, como señaló Óscar Vidarte, profesor de la Pontificia Universidad Católica de Perú. “El Sendero Luminoso que buscaba tomar el poder ya no existe. Hoy es un grupo que se dedica íntegramente al narcotráfico”, señaló Vidarte.

Por eso, los expertos aseguran que el gobierno peruano debe cambiar la estrategia para combatir el tráfico ilícito y hacer de Loreto un área más segura. Y esa medida debe incluir un alto nivel de cooperación para que sea efectiva.

“La fórmula debería ser un proceso interagencial con presencia sostenida, plan de economías legales y plan de desarrollo que se convierta en política de Estado, aunque demoraría mucho tiempo porque no es tan fácil controlar la frontera”, afirmó Rosanía.

Por su parte, Vidarte concluyó que “la lucha contra la delincuencia transnacional solamente se puede ganar cooperando con otros países, a causa de que los gobiernos por sí mismos no pueden hacer frente a la situación”.

MEREDITH PEÑUELA ROJAS 
REDACCIÓN INTERNACIONAL

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.