La del presidente Ortega, victoria cantada en Nicaragua

La del presidente Ortega, victoria cantada en Nicaragua

Ortega y su esposa llegan a las elecciones de hoy con una intención de voto de casi 70 por ciento.

fg

La relación entre Ortega y Murillo se remonta a la época de la Revolución. En 2005 se casaron.

Foto:

Inti Ocon / AFP

06 de noviembre 2016 , 01:37 a.m.

Daniel Ortega, el hombre que junto con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) derrocó una dinastía que gobernó Nicaragua durante 45 años, quiere en la actualidad establecer la suya. El excomandante guerrillero está buscando hoy su cuarto periodo en el poder, el tercero consecutivo, y esta vez con su esposa, Rosario Murillo, como su fórmula vicepresidencial. La reelección está casi asegurada, pues los principales rivales quedaron por fuera del juego político. Es una victoria cantada.

“Estas elecciones no tienen legitimidad, son una farsa. No hay ni siquiera un contrincante que pueda plantear por lo menos un desafío contra Ortega”, aseguró a EL TIEMPO el politólogo nicaragüense José Antonio Peraza. Las cifras así lo demuestran: Ortega le saca casi 62 puntos de diferencia a su más inmediato perseguidor, Maximino Rodríguez, de acuerdo con la última encuesta de la firma M&R Consultores, la única que ha difundido públicamente este tipo de estudios.

Ortega, líder del FSLN, se convirtió en máximo líder de Nicaragua tras el triunfo de la Revolución en 1979, que acabó con la dictadura de Anastasio Somoza (1974-1979).

Ortega se hizo al poder entre 1979 y 1990, primero como coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional (entre 1979 y 1985) y luego como presidente de la República hasta 1990, cuando perdió las elecciones con Violeta Barrios de Chamorro.

Volvió al poder en el 2006 tras derrotar al liberal Eduardo Montealegre y fue reelegido el 6 de noviembre de 2011, tras imponerse al también liberal Fabio Gadea.

“Con las maniobras usadas por Ortega, logró sacar de la contienda electoral a una coalición liderada por el principal grupo de oposición, el Partido Liberal Independiente. Además, ha ido anulando la personería jurídica de los partidos de oposición”, dijo a EL TIEMPO Ana Margarita Vijil, presidenta del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), disidencia del FSLN fundada en 1995.

Un polémico fallo habilitó al excomandante revolucionario para postularse a la reelección en el 2011, pese a estar prohibido; y tres años después, la Asamblea Nacional –dominada por su partido– dio luz verde a la reelección indefinida con una enmienda constitucional.

Unos 4,34 millones de nicaragüenses están habilitados para votar, de los cuales se estima que unos 3,8 millones ejerzan su derecho en estas elecciones, en las cuales se eligen también 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.

Para Daniel Zovatto, director para América Latina y el Caribe del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (Idea), en Nicaragua, al igual que en otros países latinoamericanos, se está creando un tipo de autoritarismo en el que los jefes de Estado controlan todos los poderes. “Ortega maneja un clientelismo populista muy eficiente. Además, progresivamente ha tomado el control de los poderes, entre ellos el aparato judicial, los organismos electorales y la Asamblea Nacional”, comentó Zovatto a este diario.

Una de las grandes polémicas de esta campaña presidencial se generó cuando Ortega presentó a su esposa, Rosario, como aspirante a la vicepresidencia. “La candidatura de su mujer fue una de las decisiones que acabó con la paciencia de la oposición. Ella es la que determina qué se hace y qué no se hace en el día a día, una persona imprescindible para el régimen. Ella decide casi todo”, contó Peraza.

Heredera del poder
rtyhfgh

Foto:

Murillo, conocida como la ‘Chayo’ o ‘la compañera’, ha sido siempre mucho más que la primera dama. Es quien maneja las comunicaciones oficiales del Gobierno, la que se encarga de los proyectos culturales en el país, e incluso la que revisa los informes de los ministros, entre otras funciones gubernamentales. Aunque esta mujer extremadamente poderosa se define como ferviente católica, también son conocidas sus inclinaciones por las ceremonias con curanderos, brujos y rituales de esoterismo.

Murillo es incondicional con su esposo, hasta el punto de haber apoyado a Ortega cuando su hija Zoilamérica Narváez, fruto de su primer matrimonio, lo acusó en 1998 de haber abusado sexualmente de ella desde los 11 años. Dichas acusaciones fueron archivadas por la justicia.

Según Carlos Chamorro, director de la revista Confidencial, uno de los pocos medios independientes que queda en Nicaragua, en el país hay un poder compartido, una división de roles, en la que Murillo tiene el papel de copresidenta: “Lo que cambia con la designación como vicepresidenta es que ella queda en la línea de sucesión presidencial. Rosario es la heredera del poder”.

Los hijos de la pareja también ocupan cargos importantes en sectores estratégicos de la economía, la política y los medios de comunicación. “Es un régimen personalista que se ejerce bajo el control de un núcleo familiar”, añade Chamorro.

Para Zovatto, la diferencia de lo que actualmente sucede en Nicaragua con respecto a la situación en Venezuela es que Ortega ha manejado inteligentemente todo. “Este gobierno tiene un carácter corporativista, autoritario, y tiene una alianza con el capital, lo que le da una gran estabilidad. No es como el de Nicolás Maduro, que está en guerra con el capital. Además, con ayuda de sus aliados empresariales, se ha adueñado de los principales medios de comunicación”.

Por su parte, una oposición dividida y fragmentada hizo un llamado a los nicaragüenses a la abstención en estas elecciones, mientras que el Gobierno aceptó iniciar un diálogo con la OEA con un plazo de 90 días que se vence el 20 de enero.

Según analistas, en este diálogo puede salir a flote una promesa de Ortega de hacer alguna reforma para calmar a la oposición, o que la OEA establezca que el excomandante no cumple con la Carta Democrática, lo que en términos generales no cambia el hecho de que este domingo seguramente él y su poderosa Rosario serán los vencedores en estas elecciones.

DIANA RINCÓN HENAO
Redacción ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA