El muro que pone en riesgo las relaciones entre Perú y Ecuador

El muro que pone en riesgo las relaciones entre Perú y Ecuador

Las relaciones entre Quito y Lima han sido fructíferas desde la firma del pacto (1998).

El muro que pone en riesgo las relaciones entre Perú y Ecuador

El muro, de un kilómetro, se ubica a menos de 10 metros del canal que separa los dos países. Se erigió para controlar contrabando.

Foto:

Néstor Quinones / Reuters

16 de julio 2017 , 07:54 p.m.

La polémica construcción, por Ecuador, de un muro de un kilómetro en la zona fronteriza entre Huaquillas (Ecuador) y Zarumilla (Perú) ha llevado a un escalamiento de las tensiones entre los dos países.

Por un lado, el Gobierno ecuatoriano justifica la construcción alegando que pretende combatir el contrabando que afecta la región y, además, adecuar un parque en la zona para el beneficio de los habitantes.

Sin embargo, la construcción de este muro incumple, según Lima, un tratado de paz entre Perú y Ecuador firmado en 1998, que se dio, precisamente, para poner fin al último conflicto bélico que hubo entre países latinoamericanos. Los postulados del acuerdo establecen que Ecuador no puede construir ningún tipo de estructuras a menos de 10 metros del canal, que funciona como límite natural.

Ricardo Abello, profesor de derecho internacional de la Universidad del Rosario, aseguró que la construcción del muro “no va en contra del derecho internacional”, puesto que Ecuador tiene derecho a construir sobre su propio territorio. Sin embargo, “la prohibición viene del acuerdo pactado en 1998 entre Perú y Ecuador”, afirmó a El TIEMPO el profesor.

Las relaciones entre Quito y Lima han sido fructíferas desde la firma de este tratado. “No solo se trató de un tratado de paz, sino que se dio paso a una profundización de las relaciones y de los diálogos que permitieron el beneficio político, económico y social entre los países”, dijo el profesor de la Universidad Católica de Lima Óscar Vidarte.

La polémica llegó a su punto más álgido cuando, tras un mes de peticiones, el Gobierno peruano decidió llamar a consultas a su embajador en Ecuador, Hugo Otero.

“La decisión se ha tomado teniendo en consideración que el Gobierno del Ecuador ha construido un muro como parte del denominado parque Lineal en la franja derecha del Canal Internacional de Zarumilla”, aseguró la Cancillería en un comunicado.

La problemática del muro no solo radica en el cumplimiento del tratado de 1998.

También tiene un impacto “técnico” sobre la población de Zarumilla, pues, según Vidarte, en el invierno, el agua del canal que separa los dos pueblos “crece de manera sustancial y en la mayoría de los casos se desborda”, por lo que (con el muro) el agua terminaría afectando mayormente a la zona peruana.

El pasado jueves 13 de julio, el Gobierno ecuatoriano anunció la suspensión de la construcción, y la canciller de ese país, María Fernanda Espinosa, junto con su similar de Perú, Ricardo Luna, acordaron una reunión para el próximo 24 de julio con el fin de buscar “una solución integral en el marco del Acuerdo de Bases de 1998”.

A raíz de esta noticia, el embajador peruano regresó a Ecuador. Sin embargo, el Gobierno ecuatoriano mantiene su posición frente a la construcción. Espinosa asegura que el muro solo cubre “900 metros de una frontera de 1.500 kilómetros”. Así mismo, aunque se detuvo la construcción, los obreros y trabajadores del lugar sostienen que las obras continuarán por los siguientes 8 días.

El Gobierno de Ecuador insiste en que la construcción del muro no puede permitir que las relaciones se perjudiquen, “porque un parque lineal o un muro no pueden desconocer veinte años de paz permanente y duradera en beneficio de la población fronteriza”, dijo la canciller de Ecuador.

Del mismo modo, Vidarte afirma que el muro no se puede justificar bajo el hecho de combatir el contrabando, puesto que es de solo un kilómetro y en algunos puntos, de solo un metro de altura, por lo que sigue siendo “bastante fácil el acceso”. Sin embargo, para el analista no se pueden sacrificar los años de relaciones bilaterales que se han ido “profundizando” desde la firma del tratado en el 98.

Ahora la discusión entra en un escenario diplomático donde los dos países deberán encontrar una salida viable a la construcción de la estructura. Vidarte advierte sobre la dificultades de este proceso, debido a las posiciones enfrentadas de los dos países.

Perú quiere eliminar el muro, mientras que Ecuador se niega a “destruir una construcción que está 70 por ciento completada”. El analista agrega que el muro en realidad “no es un tema sustancial”, por lo que las perspectivas de la negociación son bastante optimistas. “No creo que esto termine en algo peor, es un muro pequeño (...), es un tema que podría ser solucionado de manera bilateral y mediante conversaciones y que esto no degenere en una cosa mayor”, concluyo Vidarte.

Jorge Gómez Salcedo
Redacción Internacional

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA