La constituyente, el camino elegido por Maduro hacia el poder total

La constituyente, el camino elegido por Maduro hacia el poder total

Con la menor legitimidad y por sobre todas las presiones, Maduro buscará imponer su modelo comunal.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela

Maduro tiene una popularidad que apenas llega al 17,4 por ciento.

Foto:

Palacio Miraflores / Reuters

08 de agosto 2017 , 11:32 a.m.

En descargo del chavismo, siempre cuestionado por su opacidad, habrá que admitir que en esta ocasión ha sido absolutamente transparente. El presidente Nicolás Maduro ha dejado claro que con su Asamblea Constituyente pretende cerrar el Parlamento, encarcelar a los dirigentes opositores por “terroristas” y “golpistas”, y remover a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz. En fin, diseñar un Estado a su medida.

Y la instaló el viernes a pesar de la presión interna que lleva sacando a miles de personas a las calles a protestar durante cuatro meses sin respiro; de los 121 muertos, de los miles de detenidos, entre ellos decenas de presos políticos juzgados por tribunales militares; de la crisis de desabastecimiento que no cede y de las presiones internacionales cuyos capítulos más recientes fueron las sanciones directas de Estados Unidos sobre su cabeza y el pedido del papa Francisco de suspender la constituyente.

Lo hizo, incluso, a pesar de la férrea oposición de la fiscal Luisa Ortega Díaz, chavista de profunda raigambre que se distanció del proyecto madurista por considerarlo ilegal.

Y más aún, de que un referendo informal el pasado 16 de julio organizado por la oposición dio como resultado que más de 7,6 millones de venezolanos rechazaron la constituyente y que luego la firma Smartmatic, encargada de darle soporte tecnológico a la elección de los constituyentes el domingo pasado, dijo que la “data fue manipulada en al menos un millón de votos”. Un fraude cantado que no disuadió a Maduro de dar el ‘salto al vacío’ o lo que algunos analistas han llamado el ‘fin de la democracia venezolana’.

“Esta Asamblea Constituyente es el instrumento fundamental del proyecto de estabilización de un régimen que ha pasado muy rápidamente del autoritarismo a la implantación del totalitarismo”, expone Luis Gómez Calcaño, investigador del Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Gómez Calcaño destaca como una paradoja que “en su momento de menor legitimidad y popularidad”, el régimen chavista avance imparable hacia el “poder total”. “Dada la comprobada ineficacia de las censuras verbales y las sanciones externas frente a las dictaduras viejas y nuevas, y vista la desorientación y división de la oposición, el proyecto parece no tener obstáculos para imponerse. Solamente las luchas internas por el poder, que enfrenten a unas facciones del chavismo con otras hasta el punto de debilitar al conjunto, podrían abrir una rendija en los muros que se levantan sobre el país”, acota el analista.

Maduro perseguiría con la Constituyente “eliminar todo mecanismo de control sobre el Ejecutivo y transformar el diseño institucional venezolano a los fines de formalizar la concentración del poder”, observa Juan Manuel Trak, coordinador de Investigación del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Trak advierte que el oficialismo amenaza la existencia de todas las instituciones que aún se mantienen en pie en Venezuela. “Así, no solo los partidos o medios serán su objetivo. Las universidades, los gremios y los sindicatos corren el riesgo de ser absorbidos por el Estado”, alerta el sociólogo. Liquidadas esas organizaciones de la sociedad civil, acota el profesor, surgirían “corporaciones construidas y autorizadas desde el mismo Estado”.

“Las llamadas constituyentes en las sociedades actuales, todas suficientemente ‘constituidas’, difícilmente resuelven problemas y los que resuelven, perfectamente se pueden solucionar con medidas legales o administrativas que no requieren una empresa de tal envergadura”, apunta el sociólogo Carlos Raúl Hernández.

Hernández sostiene que las constituyentes impulsadas por el régimen bolivariano, primero con el difunto comandante Hugo Chávez en 1999 y ahora con Maduro, siguen la tradición de aquellas que nacen con “mala intención” para “destruir instituciones de contrapeso democrático y fuerzas opositoras”.

Apagar incendios

“La Constituyente comunal venezolana de 2017 está concebida para apagar un incendio político, derrotar a la oposición y destruir mecanismos institucionales que la democracia tiene como contrapesos”, resume el politólogo.

Aunque Maduro afirma que su constituyente traerá la paz, Trak considera que con esta iniciativa el gobernante chavista le echa más leña al fuego del malestar ciudadano.

“La Constituyente será un foco de conflicto debido a que tomará decisiones contrarias a los cambios que espera la gente”, señala. A su juicio, la población se levantaría contra un proyecto que “amenaza la existencia de Venezuela como comunidad política” y democrática.

“La fractura que puede ocasionar un cambio radical como el que se ha propuesto llevaría a que las protestas y la desobediencia se profundicen en ciertos sectores, lo que supondría un aumento de la violencia política que se ha vivido en estos meses”, comenta el académico de la UCAB. Desde que se iniciaron las movilizaciones de la oposición en abril, el Ministerio Público ha registrado 121 muertes y casi 2.000 heridos.

Trak indica que “habría que esperar cómo queda la estructura político-territorial del país, pues la implantación de un sistema comunal sería el fin de las elecciones como las hemos conocido. En ese caso, al cerrar los caminos democráticos, el Gobierno provocaría un incremento de la conflictividad”.

Gómez Calcaño resalta que Maduro encara un escenario que se caracteriza por “una catástrofe económica y social que ha consumido casi totalmente el caudal de apoyo y legitimidad que tuvo el chavismo; el agotamiento de los recursos financieros, cada vez más menguados por la destrucción de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y las dificultades para conseguir financiamiento externo; el creciente aislamiento internacional, y la amenaza de una oposición que, a pesar de sus carencias de organización y liderazgo, se sabe mayoría y no se ha rendido completamente a pesar de la represión brutal, las divisiones internas y el agotamiento de sus bases”.

El experto de la UCV descarta que la Constituyente se ocupe de superar los males que afligen a los venezolanos, como la escasez de alimentos y medicinas, un índice inflacionario de tres dígitos y la alta tasa de criminalidad. Su fin es otro muy distinto. “Para este sistema que ya se viene implantando y se quiere profundizar, la racionalidad económica y la búsqueda de un mínimo de bienestar para la población carecen totalmente de prioridad frente a la tarea que eclipsa a todas las demás: crear un régimen capaz de mantenerse por décadas en el poder”.

‘Mar de felicidad’

Maduro sumergiría a Venezuela en aquel “mar de la felicidad” de la Cuba castrista que tanto alababa su fallecido mentor.

La escasez extrema es el arma de control sobre la población

“La dictadura cubana ya vivió su ‘período especial” y, en contra de las predicciones de muchos analistas, mantuvo la estabilidad de su sistema de dominación pese a –o precisamente a causa de– la escasez extrema, que, como se sabe, los regímenes totalitarios convierten en arma de control sobre la población”, enfatiza Gómez Calcaño.

“No hay nada bueno que deba esperarse de la Constituyente, pero a lo mejor no lleva adelante su plan por innecesario. Haber impuesto a sangre y fuego la Constituyente, contra los más mínimos vestigios de legalidad, es una victoria del madurismo sobre la oposición. Esta es ya una terrible derrota para la oposición y posiblemente la amputación que haga el Gobierno a la democracia no es necesario que sea tan radical. Ya veremos qué hace”, concluye Hernández.

La idea es estar décadas en el poder

Para los analistas, más allá de salir de la pobreza o el desabastecimiento, lo que el régimen busca es ser capaz de mantenerse por décadas en el poder.

PEDRO PABLO PEÑALOZA
Para EL TIEMPO
Caracas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA