Entre rumores de golpe, Maduro califica de ‘terrorismo’ asalto a base

Entre rumores de golpe, Maduro califica de ‘terrorismo’ asalto a base

Un ataque dirigido al Fuerte Paramacay, en Valencia, dejó dos muertos y siete detenidos.

Protestas en Venezuela

En Valencia, la tercera ciudad más grande Venezuela, se dieron protestas en contra de la Asamblea Nacional Constituyente.

Foto:

Ronaldo Schemidt / AFP

07 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

El régimen chavista informó que la madrugada de este domingo sofocó un asalto supuestamente encabezado por civiles y militares retirados y activos, que se desarrolló en la 41 Brigada Blindada del Ejército (Fuerte Paramacay) en Valencia, estado Carabobo, centro-norte del país.

Doce horas después del ataque calificado como “terrorista” por el Gobierno, ocurrido a las 3:50 a. m., el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su programa de televisión semanal ofreció su versión de este hecho, que arrojó un saldo de dos muertos, un herido y siete detenidos, todos pertenecientes al grupo sedicioso.

Maduro relató que “unos 20 mercenarios” asaltaron los parques de armas del Fuerte Paramacay, desatando “combates internos” contra soldados y oficiales “leales” entre las 5 y las 8 de la mañana. La mitad de los irregulares huyó con “algunas armas” y el resto –nueve civiles y un teniente desertor– quedó atrapado en las instalaciones militares.

“Esa factura se pagó desde Miami y Colombia”
, dijo el mandatario, en alusión a las fuentes que habrían financiado esta acción que tachó de “desesperada”.

El jefe de Estado se refirió al capitán retirado de la Guardia Nacional Juan Caguaripano, quien reivindicó la autoría de la agresión contra el Fuerte Paramacay en un video que difundió a través de las redes sociales.

Operación David

En su mensaje grabado, Caguaripano se presenta como el “comandante de la Operación David Carabobo”, dice contar con el respaldo de “tropas activas y de reserva de todos los componentes” militares y policiales, fustiga a la “tiranía asesina” de Maduro y aclara que no impulsa un golpe de Estado, sino “una acción cívico-militar para restablecer el orden constitucional”.

Aunque reconoce la legitimidad del Parlamento, Caguaripano, quien todavía no ha sido detenido, cuestiona a la Cámara de mayoría opositora. “Señores de la Asamblea Nacional, ya pasó el tiempo de pactos y acuerdos ocultos entre tiranos y traidores, necesitamos políticos honestos que pasen por encima de las cúpulas corruptas que traicionan al pueblo”, apunta.

Decenas de personas salieron a las calles de Valencia a protestar, mientras ocurrían los enfrentamientos en el Fuerte Paramacay. En medio de las manifestaciones, reprimidas por efectivos de la Guardia Nacional, fue asesinado el dirigente local del partido Avanzada Progresista, Ramón Rivas. Desde que comenzaron las movilizaciones contra Maduro, en abril, van 122 muertes y casi dos mil heridos.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) emitió un comunicado en el que exigió al dignatario “rendir explicaciones” sobre lo ocurrido este domingo.

“El empeño de Nicolás Maduro y el pequeño grupo que lo acompaña de ejercer dictatorialmente el poder refleja la división y el quiebre institucional que también ocurre dentro de la Fuerza Armada Nacional”, advirtió la MUD.

“Queremos saber la verdad, (...) que no nos vengan con una cacería de brujas”, dijo por su parte el presidente del Parlamento, el opositor Julio Borges.

Venezuela es un hervidero de rumores. El vacío que provoca la censura impuesta a los medios termina siendo llenado por las especulaciones que circulan profusamente por las redes sociales, donde algunos hablaban de una insurrección militar para deponer al “dictador” y de un “golpe de Estado”, y otros se burlaban el enésimo “pote de humo” lanzado por la revolución para distraer a los venezolanos.

La abogada Rocío San Miguel, experta en temas militares, señaló que el supuesto asalto al Fuerte Paramacay en realidad “huele a falso positivo”. A su juicio, este caso “servirá de excusa para una feroz persecución al interior de la Fuerza Armada”, abonando a la tesis de que Maduro podría repetir en Venezuela la fórmula aplicada por su colega de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, para barrer con la disidencia tras derrotar una supuesta insurrección.

San Miguel subrayó el hecho de que los principales portavoces del Gobierno que denunciaron esta situación irregular están vinculados con el golpe encabezado por el difunto comandante Hugo Chávez el 4 de febrero de 1992 (4F).

Allí figuran el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, y el comandante del Ejército, mayor general Jesús Suárez Chourio.

“No es casual que los voceros hoy sean todos del 4F, quienes saben que la inestabilidad al interior de la Fuerza Armada existe y que el miedo de Maduro es real”, dijo la directora de la ONG Control Ciudadano.

Mucho antes que Maduro y el propio ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, Cabello se encargó de brindar los detalles del suceso en Twitter.

El miembro de la Asamblea Constituyente marcó el discurso oficial al definir el hecho como un ataque “terrorista”, término que el régimen chavista utiliza de manera indiscriminada para condenar desde una marcha hasta un debate parlamentario realizado por la oposición.

El oficialismo utilizó la supuesta rebelión para justificar la vigencia de la constituyente, que este sábado en su primer día de sesiones removió a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, y extendió la permanencia en el poder del régimen chavista hasta agosto del 2019, siete meses después del término constitucional del sexenio de Maduro.

La constituyente acordó que se mantendrá en funciones, al menos, por dos años.

Los comicios presidenciales deben celebrarse en el último trimestre del 2018 y el mandato de Maduro culmina en enero del 2019, según la Carta Magna.

Si en esa fecha asume la jefatura del Estado un dirigente de la oposición, se verá obligado a someterse a los designios de un foro integrado por 545 militantes socialistas, que llevará las riendas de la república hasta agosto del 2019, como mínimo.

Hace exactamente un año, Maduro evaluó el golpe fallido en Turquía y exclamó: “Erdogan se va a quedar como un niño de pecho para lo que va a hacer la revolución bolivariana si la derecha pasa la frontera del golpismo”.

PEDRO PABLO PEÑALOZA
Para EL TIEMPO
Caracas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA