¿Por qué el chavismo postula a figuras relevantes para Constituyente?

¿Por qué el chavismo postula a figuras relevantes para Constituyente?

Algunas voces opositoras hablan de una duración indefinida y posible reemplazo para el Parlamento.

Canciller

La excanciller venezolana Delcy Rodríguez se presentará como candidata a la Asamblea Constituyente.

Foto:

Reuters

22 de junio 2017 , 11:32 a.m.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está moviendo algunas fichas en su gobierno de cara a la elección de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, que el Consejo Nacional Electoral programó para el 30 de julio. Personajes tan reconocidos como Diosdado Cabello o el exvicepresidente Aristóbulo Isturiz dejaron sus cargos -el primero en el Parlamento y el segundo como ministro de las comunas- para aspirar a ser elegidos como redactores de la nueva Carta Magna venezolana.

El más reciente anuncio de Maduro fue el cambio de canciller. Delcy Rodríguez, quien estuvo en el cargo desde diciembre del 2014, saldrá del gobierno para unirse a la misma causa de Cabello y Aristóbulo. En su lugar llegará Samuel Moncada.

Maduro refresca su gabinete y de paso inscribe nombres de peso dentro de la política venezolana para que aspiren a ser miembros de una Constituyente que la oposición rechaza y que, según anunció la Mesa de Unidad Democrática, no presentará ningún aspirante a dichos comicios.

La jugada de Gobierno parece clara: apostar por figuras relevantes, con reconocimiento, trayectoria y con cierta base electoral para apoderarse de la redacción de la nueva Constitución. Sin embargo, el tema resulta ser mucho más complejo y aunque parece una apuesta inteligente, lo cierto es que la situación todavía no es del todo clara.

Mucho ruido, poca claridad

El gran problema de la Asamblea Constituyente es la poca claridad que existe sobre su intención y organización. De acuerdo con la ley venezolana vigente, cualquier cambio que se le haga a la Carta Magna debe ser consultado con el pueblo. Esta ambigüedad puede dar lugar a distintas interpretaciones: la primera es que no sea necesario hacer un referendo para convocar la Constituyente, es decir, preguntarle a la ciudadanía si quiere cambiar la Constitución, algo que la oposición y la fiscal Luisa Ortega consideran una violación a las normas.

Diosdado Cabello

El exdiputado chavista Diosdado Cabello (i) aspira a ser presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

Foto:

REUTERS

La segunda, por consiguiente, es que solo sea pertinente que el pueblo avale o no el nuevo texto, algo que incluso el Tribunal Supremo quiso anular, pues le dio vía libre al mandatario venezolano para avalar la nueva Carta Magna sin necesidad de consultar. El propio Maduro tuvo que salir a decir que, a pesar de lo dicho por la máxima Corte, luego de la redacción el pueblo tendría la última palabra.

Pero la convocatoria no es lo único que siembra dudas. También lo es la manera en la que se inscribieron los candidatos. Según las reglas de juego de la Constituyente, el total de redactores, que serán elegidos el 30 de julio, serán 500. De ellos, la mitad se elegirán por todo el país, con la posibilidad de que los territorios pequeños tengan la misma representación que los de mayor tamaño.

La otra mitad saldrá de las organizaciones sociales: sindicatos, obreros, indígenas, discapacitados, entre otras, las cuales, en su mayoría, están afiliadas al chavismo, pues prácticamente para existir como tales necesitan el reconocimiento del Gobierno.

La oposición, por consiguiente, critica que Constituyente está hecha a la medida del chavismo.

¿Hasta cuándo la Constituyente?

El mayor interrogante que hay es, de instalarse la Asamblea Constituyente, ¿cuánto tiempo va a durar? Es aquí donde existen mayores sombras y poca claridad. No se sabe, por ejemplo, si será al estilo 'soviets rusos' o el Parlamento cubano o parecido al Comité de Salvación Pública de la Revolución francesa.

Y el gran temor ante una prolongada duración es que pueda sustituir a otros poderes del Estado de derecho como el Parlamento. En efecto,  varias voces han advertido que la Constituyente podría llegar a ser un intento por eliminar el poder Legislativo, que cayó en manos de la oposición desde la elección de diciembre del 2015.

Los temores son justificados dados los antecedentes que hay con el Tribunal Supremo, que declaró a la Asamblea en desacato en enero de 2016 y anuló, desde entonces, todos sus proyectos de ley aprobados, y se autoadjudicó las funciones legislativas por escasos dos días en marzo de este año.

Y las inquietudes aumentan, precisamente, por la presencia de figuras tan representativas para el chavismo como Diodado Cabello, quien siendo diputado hace más de un año que no asiste al Parlamento y quien aspira no solo a ser elegido como redactor sino a presidir la Asamblea Constituyente, que sin fechas claras de duración podría llegar a ser indefinida y esto, en consiguiente, seguiría avivando aún más las tensiones y los aires dictatoriales que se viven en el vecino país.

*Con información de Efe, 'El Nacional' de Caracas (GDA) y 'La Nación' de Argentina (GDA)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA