Reloj no da marcha atrás para la suspendida presidenta Rousseff

Reloj no da marcha atrás para la suspendida presidenta Rousseff

El martes o miércoles se conocerá la decisión final sobre el mandato de la Jefe de Estado brasileña.

fg

El ambiente tenso ha predominado en las sesiones de la etapa final del 'impeachment'.

Foto:

Ueslei Marcelino / Reuters

28 de agosto 2016 , 06:15 a.m.

Las horas pasan y parece inevitable que la ahora suspendida presidenta brasileña, Dilma Rousseff, sea apartada del poder en forma definitiva, ya sea el próximo martes o el miércoles. Se presume que el fin de la era del Partido de los Trabajadores (PT) en el poder tiene día y hora marcados por una acusación de manipular balances fiscales de los años 2014 y 2015.

Ateniéndose a lo técnico, el desarrollo de la última etapa del juicio por destitución tiene una parte jurídica en la que la persona acusada puede presentar sus alegatos y defenderse, como en un proceso formal en derecho. Pero es el otro componente, el político, el que tiene sentenciada a la mandataria, en el poder desde el 2011. (Lea también: Lula es acusado de beneficiarse de sobornos y Dilma sigue en juicio)

La Constitución de 1988 prevé que, para darle garantía judicial a esta parte del proceso, este tiene que ser dirigido por la cabeza del Supremo Tribunal Federal (STF), en este caso Ricardo Lewandowski. Pero en la decisiva y última sesión opera un criterio de cámara legislativa. Es decir, la suerte de Dilma Rousseff depende de los 81 integrantes del Senado.

Según las reglas, si 54 de ellos votan en su contra, la presidenta será despojada de su cargo e inhabilitada por ocho años, y el presidente en funciones, Michel Temer, completaría su periodo hasta el 2018.

Los pronósticos no le favorecen. Aunque O Globo aseguraba el viernes que hay 53 senadores partidarios del ‘impeachment’ (uno menos para oficializar la destitución), todo hace indicar que la balanza se volteará en su contra, pues apenas 18 la apoyan. No obstante, la ley es muy clara: Rousseff se podría quedar en la presidencia si la opción de destituirla no logra los 54 votos. (Además: Dilma Rousseff cometió un 'gran fraude fiscal' en Brasil)

“Este sistema de pronunciamiento no es justo porque no existe la separación necesaria de los intereses políticos y no hay garantías. El Senado brasileño es burocrático, fisiológico y funciona con el intercambio de favores. Eso lo sabe Temer y lo está usando. Por eso, Rousseff va a perder porque no tiene esa maquinaria que ahora es de otro”, le aseguró a EL TIEMPO el analista Roberto Romano, profesor de Ética Política de la Universidad Estatal de Campinas.

El ambiente dista de estar tranquilo. Las dos sesiones desarrolladas hasta el receso del fin de semana reflejan la polarización reinante en el país por el asunto. En la primera, los senadores Ronaldo Caiado (del DEM) y Lindbergh Farias (del PT) casi se van a los puños tras intercambiar insultos; y en la segunda, el mismo Lewandowski tuvo que suspender las labores por un intento de pelea generalizada. Incluso, la defensa de Dilma ha tratado de parar el proceso interponiendo medidas cautelares, pero todas han sido desvirtuadas.

La calidad de los ‘jueces’

Sin ocultar el posible mal comportamiento de Dilma Rousseff en cuanto a los balances fiscales, causa de su posible destitución, la calidad de los senadores ‘jueces’ deja mucho que desear.

Transparencia Brasil reveló en un reciente estudio que el 59 por ciento de los 81 integrantes de esta cámara han sido condenados, acusados o investigados por crímenes en algún momento. El propio presidente de este ente, Renan Calheiros, está muy implicado en el Lava Jato, el escándalo de sobornos a políticos utilizando recursos de Petrobras. (Lea: Partido de Rousseff pide medidas cautelares por proceso de destitución)

“De cada tres senadores, uno tiene una causa abierta en el STF. Buena parte de este ‘impeachment’ tiene como base aquellos sectores corruptos del Congreso que quieren acabar con la investigación del Lava Jato. En el fondo, lo que hay es una especie de pacto de abogados para que no les ocurra nada. Por eso quieren destituir a Rousseff rápidamente y cobrarle más favores a Temer”, afirmó Romano.

Dilma, al ‘estrado’

En una única oportunidad, este lunes comparecerá Rousseff ante su jurado. En un discurso de media hora, la presidenta expondrá sus argumentos, para luego contestar las preguntas de cada uno de los senadores. (También: Publicista de Rousseff dice que mintió para 'proteger' a la presidenta)

“Están dados los elementos para que sea un show político de consecuencias imprevisibles en el fondo”, le dijo al Canal 13 de Chile el analista brasileño Joao Paulo Charleaux. Y tiene razón: en su discurso, Rousseff, discípula del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, le verá la cara a cada uno de sus acusadores y dirá una que otra verdad sobre la política brasileña.

LUIS ALEJANDRO AMAYA E.
Subeditor Internacional

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA