Senado brasileño apurará juicio político contra Dilma Rousseff

Senado brasileño apurará juicio político contra Dilma Rousseff

Amplios sectores ya dan por hecho que será destituida. Gobierno de Temer puede ser aún más corto.

fg

Manifestantes expresan su rechazo al gobierno de Michel Temer en las calles de Río de Janeiro.

Foto:

AFP

10 de agosto 2016 , 10:12 p.m.

El proceso para destituir ya en una forma definitiva a Dilma Rousseff de su cargo como presidenta de Brasil entró en su etapa final. Tras una larga sesión de más de quince horas de votación, el pronunciamiento de 59 senadores a favor y 21 en contra desembocó en que a la mandataria suspendida se le abra un juicio por adulteración de los balances fiscales.

A partir del 25 de agosto, el Senado brasileño se convertirá en una instancia judicial dirigida por el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski, en la que se evaluarán las pruebas en pro y en contra de la presidencia.

Aunque el plazo máximo legal establecido para el fin de este procedimiento es noviembre (tomando en cuenta el periodo de seis meses que se prevé desde la votación por la suspensión temporal, que se dio el pasado 12 de mayo), toda la novela podría terminar mucho más temprano, incluso en la primera semana de septiembre.

“Algunos sectores que apoyaban al presidente interino, Michel Temer, ya están muy preocupados porque, para conseguir que el proceso contra Dilma sea más rápido en el Senado, él ha aplicado ese principio que reza que dando es como se recibe, y en eso ha sido exagerado. Ha prometido muchos recursos tanto a senadores como a diputados”, le dijo a EL TIEMPO Roberto Romano, profesor de Ética Política de la Universidad Estatal de Campinas.

Aunque en teoría la exmandataria tendrá todas las garantías legales correspondientes a un proceso judicial, ya que tendrá la oportunidad de defenderse con los argumentos que exhiba su abogado, José Eduardo Cardozo, es el componente político del final el que invita a pensar que Rousseff no volverá a su cargo en el Palacio del Planalto.

En efecto, el capítulo final del ‘impeachment’ (juicio político) consiste en una sesión plenaria del Senado, también presidida por Lewandowski, en la que bastará que 54 de los 81 integrantes de esta cámara se pronuncie a favor para que Rousseff sea completamente despojada de su cargo e inhabilitada por un término de ocho años.

“No creo que vaya a cambiar nada. Para su destitución definitiva se necesitan 54 votos y el miércoles hubo 59. Será destituida sin la menor duda. Ni Luiz Inácio Lula da Silva ni el Partido de los Trabajadores (PT) creen en que pueda volver al poder. Pronuncian un discurso en el que no creen. Rousseff ya no tiene repercusión en la opinión pública y el país entero quiere que pase toda esta cuestión para que Temer pueda ejercer la presidencia en su plenitud”, le dijo a EL TIEMPO Bolívar Lamounier, director de Augurium Análisis y columnista de O Globo.

Temer, en problemas

La posible destitución definitiva de Rousseff no le entregaría un país tranquilo a un gobierno en propiedad de Temer. Las finanzas de 20 de los 26 estados están en serios problemas, la inflación llega a cerca del 9 por ciento y el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la economía del gigante suramericano seguirá a finales del 2016 en un decrecimiento del -3,3 por ciento.

Eso sin contar que la figura del mismo Michel Temer tiene peor o igual popularidad que la de Dima Rousseff y que la investigación del Lava Jato, por sobornos a políticos utilizando recursos de la estatal Petrobras, todavía sigue en desarrollo. (Además: Juicio político a Dilma Rousseff terminará tras Juegos Olímpicos)

“Es perfectamente posible que Michel Temer caiga antes de las elecciones del 2018 por el Lava Jato. La denuncia en que lo implica Marcelo Odebrecht (principal empresario investigado en el caso) no es poca cosa. Si él dice que le dio a Temer un dinero que no es legal, y el propio presidente interino confirma que tuvo una reunión con alguien que cometió crímenes contra el erario, es muy grave. Es incluso más grave que el delito por el que Rousseff está a punto de ser destituida”, asegura Romano.

Ante la CIDH

Tras la votación, senadores y diputados del PT denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) violaciones del debido proceso en el ‘impeachment’ y solicitaron medidas cautelares a favor de Rousseff.

Las medidas presentadas ante el organismo intentan, según el bloque parlamentario del otrora partido de Gobierno, “suspender el golpe contra la presidenta electa por el voto popular”.

Incluso, el excandidato presidencial y senador estadounidense Bernie Sanders dio su voz de apoyo a Rousseff, diciendo que el proceso en su contra era un “juicio político” más que jurídico.

LUIS ALEJANDRO AMAYA E.
Subeditor Internacional
En Twitter: @luisamaya2

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA