Irma deja miles de refugiados en Puerto Rico

Irma deja miles de refugiados en Puerto Rico

La amenaza del poderoso huracán obligó a miles de personas a buscar albergue temporal.

Irma destruye casa

Así quedó una vivienda después del paso del huracán

Foto:

Nuevo Día

07 de septiembre 2017 , 12:16 p.m.

El huracán Irma golpeó ayer las regiones norte y noreste de Puerto Rico, sacudiendo con mayor fuerza la isla municipio de Culebra, donde se sintieron vientos sostenidos de 88 millas por hora. Pero el anticipo de su llegada detuvo a todo el país.

En Culebra –por donde más cerca pasó el centro del ciclón categoría 5– también se sintieron ráfagas de hasta 113 millas por hora o con fuerza de huracán.

Las olas excedieron los 25 pies en las áreas más cercanas a la costa noreste, mientras que cayeron de 3 a 11 pulgadas de lluvia a través del país.

Desde la noche del martes, el mayor ciclón jamás registrado en el océano Atlántico continuó con su tendencia de girar ligeramente hacia el norte-noroeste, movimiento que alejó el sistema de litoral norte del país.

“No importa que lo veas (el huracán) alejándose, se van a sentir los efectos... Toda la isla va a sentir condiciones de tormenta tropical”, afirmó Abner Gómez, director de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, en una rueda de prensa en la sede de la agencia en San Juan.

Huracán Irma en Puerto Rico

Inundación producto del huracán Irma.

Foto:

Nuevo Día

Huracán Irma en Puerto Rico

Las cortezas de algunos árboles no resistieron la fuerza de los vientos de Irma.

Foto:

Nuevo Día

Huracán Irma en Puerto Rico

Río crecido tras el Huracán

Foto:

Nuevo Día

Huracán Irma en Puerto Rico

Devastación tras el paso de Irma por la costa norte y nordeste de Puerto Rico.

Foto:

Nuevo Día

Huracán Irma en Puerto Rico

Los afectados colaboran para el despeje de los árboles caídos.

Foto:

Nuevo Día

Pese a que la furia del huracán con vientos de 185 millas por hora no vapuleó a Puerto Rico con toda su intensidad, su inesperada visita confirmó una realidad: la isla cuenta con una infraestructura frágil y una población envejecida para cuyas necesidades el gobierno no establece políticas públicas acertadas.

Como resultado de los vientos y la lluvia de Irma, poco más de un millón de personas quedaron sin servicio de electricidad y 77,000 sin agua.

La falta de energía eléctrica obligó a 28 hospitales –entre estos Centro Médico y Veteranos– a operar con generadores eléctricos.

Debido al mal tiempo, ayer, no habían brigadas para atender las averías en los servicios básicos. Se espera que la evaluación de daños y la restauración de servicio comience hoy.

Anoche, 4,224 personas –muchas de los cuales son mayores– pernoctaron en 154 refugios, que también ofrecieron albergue a 396 mascotas. Hoy, el gobernador Ricardo Rosselló aumentó esa cifra a 6,200 refugiados y llamó a los puertorriqueños a permanecer en sus casas ya que rige en la isla el alerta por inundaciones.

Sin entrar en detalles, Abner Gómez informó que se habían reportado calles y carreteras obstruidas desde Dorado a Ceiba por árboles y postes de tendido eléctrico que cayeron al suelo. Los pueblos más afectados fueron San Juan y Orocovis.
Los ríos Grande de Ciales, Cibuco de Naranjito, Grande de Arecibo y La Plata también salieron de su cauce.

País paralizado

El huracán Irma,  que barrió la isla de Barbuda en su paso por el Caribe, paralizó Puerto Rico.

Ayer no operó el gobierno ni el sector privado. Los centros comerciales, bancos, escuelas y universidades mantuvieron sus puertas cerradas.

En la tarde, dejaron de aterrizar y despegar aviones desde el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, cuyas labores deben regresar a la normalidad en la tarde de hoy.

La cancelación de vuelos provocó que la aerolínea JetBlue “alojara” a unos 100 pasajeros en el Coliseo Roberto Clemente en Hato Rey, uno de los 154 refugios establecidos para albergar a las personas.

Esa decisión de transportar a los pasajeros al refugio, según la línea aérea, se debió a que los hoteles dejaron de recibir huéspedes.

Durante la emergencia, el gobernador Ricardo Rosselló urgió a los puertorriqueños a ejercer la cautela, y conversó con el presiente estadounidense Donald Trump, quien en la víspera declaró un estado de emergencia para la isla.

La Junta de Supervisión Fiscal, que controla las finanzas de Puerto Rico desde que se declaró en 'default', también anunció que trabaja para que el gobierno federal acelere la asistencia a la isla como resultado del paso del huracán.

Irma se despidió por el área de Aguadilla, en el oeste de la isla, en la noche, pero queda por verse el daño que su visita causó al país y el tiempo que tomará regresar a la cotidianidad isleña.

El Nuevo Día
Puerto Rico
GDA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA