Sao Paulo le 'declara la guerra' a los grafitis

Sao Paulo le 'declara la guerra' a los grafitis

En medio de la polémica ha surgido en internet una iniciativa que busca proteger estas pinturas.

fg

El grafitero Guilherme Andrade, más conocido como Humanus, pinta una pared, en el centro de la ciudad de Sao Paulo (Brasil).

Foto:

EFE

26 de enero 2017 , 03:29 a.m.

Sao Paulo, la capital brasileña del grafiti, le ha declarado la guerra al arte urbano y ha comenzado a pasar la brocha en los muros de la mayor ciudad de Suramérica, cubriendo de gris las paredes de la ya de por sí conocida como "Cidade Cinza".

El nuevo alcalde de Sao Paulo, el empresario Joao Doria, ha emprendido una "cruzada" particular contra la "pixação", un tipo de grafiti típico de la capital paulista que consiste en escribir, la mayoría de veces de manera ilegible, sobre muros, paredes o fachadas.

En el centro de esta ciudad con más de 11 millones de habitantes, los rascacielos se amontonan, oscurecidos por la contaminación, el paso del tiempo y los trazos de colores negros pintados por los "pixadores".

En Brasil, los artistas callejeros hacen hincapié en diferenciar el "pixo" del grafiti. En el primer caso, las letras son irregulares, con líneas rectas y la mayoría de veces en colores negros, inspiradas originariamente en las portadas de las bandas de rock, mientras que en el segundo hay un cuidado mayor por el tipo de caligrafía, los colores y la armonía. El "pixo", explica el activista Cripta Djan, es un "movimiento social" y un "grito de libertad" de los jóvenes de la periferia que "quieren salir de la invisibilidad social donde viven" y conseguir un "reconocimiento". "El pixo acaba reivindicando el espacio. Reivindica un derecho que es de él. La propiedad privada acaba dominando cada vez más y es la mejor respuesta que existe frente a la segregación del espacio", cuenta a Efe Cripta, uno de los pioneros en la modalidad más arriesgadas de la "pixação", la escalada.

Pero la presencia de este tipo de caligrafía no es reciente. En la década de 1980, cuando Brasil caminaba hacia la democracia, los políticos locales ya utilizaron esta forma de expresión para realizar la campaña electoral en las calles de Sao Paulo, ciudad que hoy celebra 463 años.

El alcalde de la capital paulista señaló recientemente en una entrevista al diario O Estado de Sao Paulo que los "pixadores", como se conocen a los encargados de realizar estos trazos, no son "artistas", sino "agresores". Casado con una artista plástica, Doria se ha declarado un amante del "arte urbano", pero ha puntualizado que está en contra de que la "ciudad entera esté pintada" y ha marcado diferencias entre los "pixadores", muralistas y grafiteros, aunque los matices, en la práctica, no han sido delimitados.

El Ayuntamiento mandó cubrir de tinta gris la avenida 23 de mayo, donde, hasta la pasada semana, se encontraba el mayor mural a cielo abierto de América Latina, con casi cinco kilómetros y medio de extensión.

Los grafitis, justificó la Alcaldía, estaban mal conservados y tenían "pixações" y ahora pretende designar áreas específicas para que los grafiteros puedan pintar y crear un museo exterior al estilo del Wynwood Arts District, en Miami.

Una de las obras eliminadas fue la del grafitero Binho Ribeiro, uno de los nombres más consagrados del arte callejero en Brasil y quien tiene obras expuestas en 40 países, entre ellos Estados Unidos. Para Binho, la iniciativa de la alcaldía es "autoritaria" y demuestra la falta de diálogo del poder público con los artistas. "El dialogo debería de haberse producido antes. Ha sido una agresión violenta. Los artistas están ofendidos, han sido masacrados", aseguró a Efe.

La decisión de Doria ha creado un movimiento de resistencia y varios artistas, entre ellos el reconocido Mundano, salieron a la calle, estropajo en mano, para quitar la pintura grisácea que ha cubierto sus intervenciones.

Guilherme Andrade, más conocido como Humanus, deshizo este miércoles el trabajo de la Alcaldía y dejó un mensaje a Joao Doria: "Señor alcalde, el grafiti no es el remedio contra la 'pixação'. "Doria está tratando a los pixadores como dependientes químicos que quiere rehabilitar, transformándolos en artistas. Eso es una ilusión. Es irreal. Pixaçao es una cosa y grafiti es otra, aunque parten de la misma cultura de calle.

Uno es la evolución de otro, pero nadie es mejor que nadie", dijo Humanus en una entrevista con Efe. En medio de la polémica ha surgido en internet una iniciativa que busca proteger los grafitis. Los ciudadanos deben hacer una foto de su obra favorita e incluirla en un mapa virtual que posteriormente será entregado al alcalde.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA