Fiscal de Ecuador pide brazalete electrónico para expresidente Correa

Fiscal de Ecuador pide brazalete electrónico para expresidente Correa

El exmandatario es investigado por el presunto caso de secuestro de un exasambleísta en Colombia.

Rafael Correa

El expresidente de Ecuador Rafael Correa tildó de "farsa" el proceso legal en su país que le relaciona con el supuesto secuestro de un opositor en 2012.

Foto:

Efe

18 de junio 2018 , 06:52 p.m.

El Fiscal General de Ecuador, Paúl Pérez, solicitó medidas cautelares de presentación periódica ante la autoridad que la jueza disponga, así como el uso del dispositivo electrónico en contra del expresidente Rafael Correa.

La Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador celebró este lunes una audiencia en la que vinculó al expresidente Rafael Correa en un caso de presunto secuestro, por el que hay tres procesados y por el que fue capturado el domingo en España un exjefe de la Inteligencia ecuatoriana por Interpol.

La Sala de lo Penal de la Corte inicia a las 13:30 (hora local) la audiencia de vinculación del expresidente, después de que la Asamblea Nacional (Parlamento) declara improcedente la solicitud de la jueza Daniella Camacho de autorizar el enjuiciamiento penal a Correa, al no ser un mandatario en funciones.

El exasambleísta Fernando Balda, conocido crítico de Correa, denunció hace seis años haber sido secuestrado en Colombia, pero no ha sido hasta inicios de este año cuando la Fiscalía inició una investigación reservada y solicitó las primeras versiones. Recientemente el Ejecutivo del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, resolvió dar a conocer toda la información clasificada relacionada con el caso como medida de esclarecimiento destinada a su posible resolución.

El proceso por el supuesto secuestro arrancó el 18 de marzo, mes en el que fueron arrestados tres policías ecuatorianos por su presunta participación en los hechos.

El pasado lunes el fiscal general del Estado, Paúl Pérez, anunciaba que había pedido la vinculación del expresidente -que gobernó Ecuador entre 2007 y 2017- en la investigación penal, tras haber aparecido datos sobre su presunta participación en el supuesto secuestro de Balda. Exdiputado del Partido Sociedad Patriótica, Balda denunció haber sido forzosamente introducido en un vehículo por cinco personas, aunque la policía colombiana interceptó el coche y frustró el aparente intento de secuestro.

Según Balda, que ejerce como acusación particular en el proceso, hasta la fecha todas las personas vinculadas en el caso son mandos bajos y medios responsables materiales del supuesto secuestro, pero sostiene que la orden la habría dado un mando superior y apunta a Correa como autor intelectual por motivos políticos. La Interpol en España detuvo este fin de semana a Pablo Romero Quezada, exsecretario nacional de Inteligencia del gobierno de Rafael Correa, vinculado al caso de presunto secuestro de Balda, para el que Quito ha solicitado la extradición.

Horas previas a la celebración de la vista en la CNJ Correa censuró en Twitter la medida y reiteró su posición de que se trata de una persecución llevada a cabo por las autoridades ecuatorianas que desde el año pasado tratan de encausarlo con el objetivo de apartarlo de la política.

"Hoy es la audiencia de vinculación en caso Balda. No sé por qué me vinculan, ni de qué me vinculan. Pero esa es la situación actual del país. Un fiscal puesto a dedo, me vincula para que me juzgue un Sistema de Justicia manejado por un Consejo de la Judicatura también puesto a dedo", escribió Correa en la red social.

Y precisó que el supuesto complot "estuvo preparado desde al menos el mes de noviembre" y que "nunca podrán probar nada, porque no existe. Probablemente podrán lograr falsos testimonios, pero jamás prueba material alguna. Sin embargo, hoy pueden ordenar quitarme la libertad", escribió.

El exasambleísta ecuatoriano que podría llevar ante la justicia a Correa, vivió al menos tres años en Colombia, de donde fue expulsado en octubre de 2012 por una solicitud de Quito, bajo el argumento de que había sido condenado a dos años de cárcel por injurias calumniosas no graves contra el Ejecutivo de Correa.

Balda cumplió condena en una prisión ecuatoriana por ese delito, y fue sentenciado a un año adicional por atentar contra la seguridad del Estado tras denunciar la existencia de un centro de espionaje oficial en Ecuador.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.