Argentina a primarias simbólicas tras campaña polarizada y sin debate

Argentina a primarias simbólicas tras campaña polarizada y sin debate

Los sondeos indican que es probable que frente Cambiemos sea el más votado a nivel nacional.

Kirchner

La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner mostró su rechazo contra el fallo del Supremo que beneficia a represores de la última dictadura militar.

Foto:

AFP

09 de agosto 2017 , 09:35 a.m.

Argentina celebrará el próximo domingo unas primarias legislativas que se perfilan más como una gran encuesta que como verdaderas elecciones internas y que llegan tras una campaña polarizada entre el kirchnerismo y el macrismo sin debate de propuestas.

Estas serán las cuartas primarias que celebre el país suramericano desde la reforma electoral de 2009 y, en teoría, buscan que las fuerzas políticas realicen sus internas de forma simultánea de cara a los comicios legislativos, que este año están convocados para el 22 de octubre.

En la práctica, la mayoría de los partidos se presenta a estas primarias con una única lista de precandidatos, por lo que no hay internas reales, y los comicios se configuran como un gran termómetro del apoyo ciudadano a cada fuerza política. Por ello, es posible que el próximo domingo haya más de un candidato que salga con aires triunfalistas.

Lea también:
 El regreso al ruedo de Cristina Fernández de Kirchner

Los sondeos indican que es probable que el gobernante frente Cambiemos sea el más votado a nivel nacional, pero que su mayor rival política, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), quien aspira a lograr un escaño en el Senado en las elecciones de octubre, salga primera en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral de Argentina.

Esta es una elección simbólica

"Esta es una elección simbólica", dijo a Orlando D'Adamo, director del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano, al remarcar que, aunque no haya verdaderas internas partidarias, el resultado tendrá impacto político.

Las primarias se han planteado en la campaña como una contienda entre el kirchnerismo, que por doce años gobernó Argentina, y el movimiento que lidera Mauricio Macri, quien llegó a la presidencia del país a finales de 2015.

En parte esta polarización obedece a la estrategia del oficialismo de presentar la elección no como unas simples legislativas sino como la oportunidad de ratificar la "apuesta al cambio" o "volver al pasado".

De interés: Juez procesa a Cristina Fernández por lavado y embarga sus bienes

Esto explica la intensa participación en la campaña de Macri y de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que no es candidata pero sí la figura con mayor imagen positiva del oficialismo. Ambos no han perdido oportunidad para recordar los escándalos judiciales por presunta corrupción que involucran al kirchnerismo.

Pero, lejos de confrontar y salir a responderles, Cristina Fernández adoptó una estrategia electoral que sorprende.

Cristina Fernández de Kirchner vuelve a la política

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció su regreso a la primera línea política con una nueva coalición llamada Frente de Unidad Ciudadana.

Foto:

Eitan Abramovich / AFP

'La estrategia de Fernández'

Para Patricio Giusto, de la consultora Diagnóstico Político, Fernández, en un "esfuerzo enorme de cambio de personalidad", ha sido "inteligente" al "no subir al ring" y "apelar a la evocación de quienes la añoran".

"El hecho de ser una buena actriz le permitió adaptase bien a un libreto que va en contra de su esencia", dijo Giusto.

D'Adamo coincide en que la estrategia de Fernández se asemeja tanto a la que es propia de Cambiemos que "cuesta reconocerla, porque no es agresiva, no es soberbia y tiene poca exposición".

En este escenario, el debate de problemas concretos de Argentina ha estado ausente. "Ha sido una de las campañas más vacías, más lavada en cuanto a mensajes políticos al electorado que yo recuerde", lamentó Giusto.

Es posible que el resultado de octubre no cambie demasiado el balance de fuerzas en el Parlamento. Pero un primer puesto de Fernández en territorio bonaerense tendrá impacto de cara a las presidenciales de 2019.

'Ella va a salir a festejar'

"Ella va a salir a festejar", vaticinó D'Adamo, quien advirtió de que, aunque Fernández logre un 35 por ciento de los votos, como anticipan algunas encuestas, ese porcentaje es lo que obtuvo el kirchnerismo en la gran derrota electoral del 2015 en la provincia de Buenos Aires y está muy lejos de los niveles que la propia Fernández cosechó en comicios anteriores.

Lea: Cristina Fernández niega corrupción y se declara perseguida judicial

Para Giusto, "Cristina, independientemente de que gane, no tiene futuro político" para 2019, pero una victoria de la sucesora de Néstor Kirchner podría generar un efecto de "aversión al riesgo" entre actores económicos externos a la hora de invertir en Argentina.

Ello impactaría negativamente en la incipiente recuperación económica del país y condicionaría los ajustes que el Gobierno planea hacer después de las elecciones, todo un dilema que espera a Macri al cruzar el meridiano de su mandato de cuatro años.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA