Estado de México le mide la temperatura a las presidenciales de 2018

Estado de México le mide la temperatura a las presidenciales de 2018

En cruciales elecciones, la izquierda busca quitarle esa gobernación al PRI, luego de 90 años.

04 de junio 2017 , 12:08 p.m.

Por ocupar el primer lugar en la contribución a la actividad industrial del país, por ser el distrito vecino de la capital, con 16 millones de habitantes, y cargar con el peso electoral que esto conlleva, pero además por haber sido bastión histórico del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde inicios del siglo pasado, las elecciones a gobernador del estado de México, que se llevarán a cabo este domingo, se convierten en el termómetro perfecto de la presidencial del 2018.

Tras una de las campañas más polémicas, los electores de dicho estado podrían romper este domingo una hegemonía de casi 90 años del PRI para demostrar el hartazgo con ese partido, liderado por el actual presidente, Enrique Peña Nieto, y con su actual gobernador Eruviel Ávila, quien desde ya aparece como un potencial aspirante a la candidatura presidencial del PRI en 2018

La carta oficialista que encabeza algunos sondeos es Alfredo del Mazo, primo del presidente del país, Enrique Peña Nieto, pero los votos podrían darle la bienvenida a Delfina Gómez, candidata del retador Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), fundado hace menos de tres años y liderado por el excandidato Andrés Manuel López Obrador, un populista de izquierda que perdió las presidenciales de 2006 y 2012, con Felipe Calderón y Peña Nieto, respectivamente.

Analistas y expertos consultados por este medio opinan que en el ámbito político la moneda está en el aire y que el partido que gane dicha gobernación tendrá una ventaja significativa para llegar a ocupar el cargo más importante del país. Sin embargo, los evidentes hechos de corrupción, una elevada tasa de desempleo y una grave crisis de inseguridad, particularmente en cuanto a feminicidios, factores que podrían pesar el día de la votación.

“Las posibilidades de triunfo de Gómez se ven reflejadas en las principales encuestas que se han publicado. Sin embargo, la campaña de denuncia de actos de corrupción de colaboradores de López Obrador en el estado de Veracruz o el hecho de que ella haya obligado a trabajadores del municipio a contribuir económicamente a las campañas de su grupo político le quitaron intención de voto, y lo más probable es que tengamos un final de fotografía”, le dijo a EL TIEMPO Carlos Heredia Zubieta, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (Cide), en Ciudad de México.

Es muy difícil hacer previsiones por el control absoluto del PRI en esa región. Hay mucho voto cautivo, mucho voto comprado

Pero si abundan las denuncias de corrupción hacia el partido de izquierda, en el oficialismo tampoco se quedan atrás. La compra de votos y otros métodos fraudulentos son prácticas habituales conocidas por los ciudadanos, que en muchas ocasiones se someten a estas por miedo a perder las ayudas sociales que ofrece el gobierno regional. Hasta el momento, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) acumula 246 denuncias solo en el estado de México, sin olvidar que la jornada de este domingo se extenderá a los estados de Coahuila, Nayarit y Veracruz, donde también hay mucho en juego.

De acuerdo con la información que tiene el ente acusador, actualmente el PRI está ofreciendo 1.000 pesos (53,6 dólares) por sufragio. Y para tener pruebas de que efectivamente se ha votado por el partido, se pide tomar una foto de la boleta electoral antes de depositarla en la urna. Además, en campaña electoral no faltan los regalos y las promesas de que habrá beneficio económico si gana el candidato
de turno. 

"Es una maquinaria de compra de votos, de tráfico de votos, por supuesto, favores a cambio de dinero, en donde el elector es un objeto de burla en la cual le dicen: dame tu credencia electoral para que no pueda votar por la oposición y te doy 100 dólares (más o menos en eso está la compra del voto), a cambio de que tú permitas que siga en el poder un equipo de 'pillos' que han devastado al Estado de México y sus habitantes", explica el analista Heredia Zubieta.

“Es muy difícil hacer previsiones por el control absoluto del PRI en esa región. Hay mucho voto cautivo, mucho voto comprado. El poder el PRI se ha manifestado de muchas maneras, pero si este llega a caer sería un llamado de atención para todo México. Los candidatos que se disputan esta gobernación se jugarán la vida para lograr las próximas presidenciales”, afirmó a este diario Jordi Bacaria, catedrático y actual director del Barcelona Center for International Affairs (Cidob), un think thank dedicado a la investigación en diferentes áreas de las relaciones internacionales.

"Lo que se va a vivir este domingo es muy probable de lo que se verá en las presidenciales del 2018. El PRI está en su peor momento, al igual que el histórico Partido Acción Nacional (PAN). Entonces según lo que pase, si el PRI gana,  habría una posible opción de que el PRI repita presidencia durante los próximos 6 años, pero si se cae, será muy difícil que también obtenga la presidencia el otro año", agrega Bacaria.

“Yo, a diferencia de otros politólogos, no creo que si la candidata de Morena gana, Andrés Manuel López Obrador llegue fácil a la presidencia de México. Falta más de un año para la elección, y no considero que este paso se dé en automático. Por supuesto que si lleva 12 años en campaña, es natural que tenga un alto nivel de reconocimiento y es natural que el desgaste de los gobiernos le genere apoyos”, explicó Khemvirg Puente Martínez, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) y coordinador del Centro de Estudios Políticos de la misma facultad.

"Lo que acá está en juego en realidad es mucho más allá de una gobernatura. Lo que está en juego realmente es el equilibrio y acomodo del poder en México en miras de una de las elecciones presidenciales más polémicas de toda la historia", agrega Heredia Zubieta.

En los puestos de más abajo aparecen el representante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda, en un alejado tercer lugar, y Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN), también candidata presidencial en 2012. Sin embargo, para Heredia Zubieta, a Vázquez Mota ya le ocurrió lo mismo que en esa época: “Se desplomó rápidamente en las encuestas porque nunca logró proyectar una imagen atractiva en el electorado. Por lo mismo, hay una decepción que se anticipa fuerte”, concluyó.

En un mitin de cierre de campaña el pasado miércoles en el municipio de Ecatepec, Del Mazo afirmó que será el gobernador de las mujeres, de quienes dijo que serán la principal preocupación de su gobierno. Asimismo, encomió al gobernador Ávila, a quien se refirió como "un hombre que supo pensar en grande y lograr en grande".

A su vez, Gómez, quien cerró su campaña en Texcoco, municipio que gobernó
de 2013 a 2015, aseveró que los electores del Estado de México "ya decidieron por quién votar y una mujer es la que va a poner al PRI en su lugar".

También en Ecatepec, Zepeda llamó a los simpatizantes de Gómez a votar por él, y deploró que "no hay duda que la izquierda estaría ganando de calle" si no fuera porque Morena nunca aceptó una coalición. "Me cansé de rogarles, me rompieron mi corazón", aseguró. Durante la campaña, el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, presionó a los candidatos de izquierda para declinar y apoyar a Gómez.​

"La sorpresa en los resultados de estas elecciones es que haya un aumento del movimiento Morena, con López Obrador al frente, y también es muy probable que en el PAN y el PRD  haya un desplazamiento a opciones más populistas como el que ofrece Morena en este momento. Los mexicanos deben vivir atentos, porque este momento es muy delicado, pues en las elecciones de 2018 se tendrá que negociar el TLC con el gobierno de EE. UU. y para eso hace falta tener un Gobierno fuerte y no uno de salida, debilitado y que pueda tener sus días contados", agregó Bacaria.

Y es que el PRI gobernó durante décadas México, incluidos la presidencia y los 33 distritos, hasta que en 1989 perdió por primera vez una gobernación ante PAN, que también le arrebató la presidencia en 2000 y 2006. Los escándalos de corrupción y el constante declive de la popularidad de Peña Nieto le provocaron un descalabro en la elección de 2016 al perder cinco de sus feudos, incluido Veracruz (este), el tercero más poblado del país.

"Hemos tenido dos sexenios gubernamental con resultados desastrosos en términos de violencia y crimen, con incapacidad para garantizar el Estado de Derecho. Obviamente esto ha generado que los ciudadanos estén insatisfechos con el desempeño del Gobierno. En los últimos 12 años, López Obrador ha presentado un discurso de victimización y esto le ha venido muy bien, pero digamos que a pesar de que no tenido responsabilidades de Gobierno, no le restado capacidad para construir una candidatura en todo el país. Una candidatura que ha logrado con muy pocos recursos", concluyó el politólogo Puente Martínez.

ANDRÉS RUIZ
Redacción Internacional
En Twitter: @Ruizandress

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA