Tras salida de quien ayudó a destituir a Rousseff, vendrían más caídas

Tras salida de quien ayudó a destituir a Rousseff, vendrían más caídas

Eduardo Cunha, artífice del juicio político a la expresidenta brasileña, fue expulsado del Congreso.

fg

hoy en noticias 13 de septiembre de 2016 no se acueste sin leer esto

Foto:

13 de septiembre 2016 , 02:59 p.m.

El político que dirigió la campaña para destituir a la presidenta Dilma Rousseff perdió su propio mandato durante un juicio en el Congreso que podría sacudir el gobierno de su sucesor.

Una abrumadora mayoría de 450 legisladores brasileños votaron el lunes en la noche para expulsar el expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y prohibirle ejercer funciones públicas durante ocho años por cargos de haber mentido sobre la posesión de cuentas bancarias en Suiza.

Él niega las irregularidades, incluyendo acusaciones de los fiscales de que escondió comisiones en las cuentas. Sólo 10 diputados votaron a favor de Cunha durante una sesión de la Cámara Baja que terminó alrededor de la medianoche. Nueve se abstuvieron y 42 no se presentaron.

La expulsión de uno de los legisladores más influyentes en la historia reciente de Brasil podría estancar la agenda de reformas del presidente Michel Temer, si decide tomar represalias mediante la revelación de la corrupción entre sus pares. "El miedo entre los líderes del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) es que podría implicar a ministros clave en la administración de Temer, o incluso el propio presidente," según Eurasia Group, empresa de consultoría política.

Cunha ha rechazado la idea de que iba a incriminar a otras personas mediante la firma de un acuerdo con los fiscales. Tales acuerdos son "sólo para aquellos que cometieron delitos y no he cometido ninguno", dijo a los reporteros después de ser expulsado de su cargo.

Añadió, sin embargo, que estaba escribiendo un libro para "contar todo" lo que pasó en el Congreso en el periodo previo a la destitución de Rousseff.

Decenas de legisladores, entre ellos Cunha, están siendo investigados en relación con el esquema de sobornos de la petrolera estatal Petrobras.

Sin su mandato, Cunha perdió el privilegio de ser procesado sólo en el Tribunal Supremo y podría enfrentar a Sérgio Moro, el mismo juez que ha llevado a algunos de los principales ejecutivos del país tras las rejas.

Cunha, que abandonó la coalición de Rousseff año pasado, inició el proceso de destitución en diciembre contra el entonces presidente de la manipulación de las cuentas públicas. Temer se basa en el apoyo del Congreso para aprobar medidas de austeridad para la mayor economía de América Latina en su peor recesión en décadas.

Estos planes incluyen recortes a las prestaciones de jubilación y otras medidas impopulares. Mientras que nominalmente goza de una amplia mayoría en el Congreso, algunos de sus aliados han expresado su preocupación por las facturas controvertidas, sobre todo antes de las elecciones municipales del próximo mes.

Repercusiones

La caída de Cunha tiene a muchos políticos preocupados porque ha amenazado con derribar a otros al revelar casos de corrupción que podrían poner en peligro a los miembros del Gobierno del nuevo presidenta de Brasil, Michel Temer, y descarrilar su programa de reforma fiscal.

En total, alrededor del 60 por ciento de los 513 legisladores en la Cámara Baja de Brasil están bajo investigación por diversas acusaciones, según el grupo de control Transparencia Brasil. "Yo no mentí. ¿Dónde está la prueba? ¿Dónde están los números de cuenta?", preguntó Cunha a sus compañeros, que apareció en la Cámara baja para repetir el argumento de su defensa de que sus activos eran mantenidos en fondos fiduciarios sobre los que no tenía control.

Un reporte del comité de ética leído a la cámara dijo que la existencia de sus cuentas y activos en el exterior ha sido plenamente confirmada.

La sentencia lo inhabilitó para postularse o ejercer cargos públicos por ocho años, a diferencia de Rousseff que conservó sus derechos políticos. Como su castigo entra en vigencia a partir del fin del actual periodo legislativo, la prohibición se extenderá por más de 10 años.

De todas maneras, como Rousseff mantuvo sus derechos políticos, aunque de manera limitada, podría volver a la vida política brasileña y hacerse elegir, pero menos para el cargo de presidenta.

Redacción Internacional con Reuters, EFE y AFP 

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA