El día en que los muertos viven en México

El día en que los muertos viven en México

Cada primero de noviembre, este país realiza diferentes homenajes para los fallecidos.

fg

Es una fecha para las familias, que ponen sus ofrendas en algún lugar de la casa. Las llenan con fotos, calacas, flores y pan de muerto.

Foto:

María Fernanda Arbeláez / EL TIEMPO

06 de diciembre 2016 , 07:02 a.m.

Hay un día donde los muertos viven, en los que hacen que las calles se llenen de color, de flores y de alegría. Ellos no asustan, solo hacen que todos celebren, los ofrenden y los extrañen. Hay un día en el que México se llena de vida recordando a la muerte.

Cada primero de noviembre, este país centroamericano abraza su cultura y se sumerge en las memorias de los que ya se han ido.

En cada rincón, desde los últimos días de octubre, la gente se prepara. Las calles de Ciudad de México se llenan de cempasúchil, la flor de muerto, un símbolo que le avisa de a poco a todos que la víspera está cerca. Su color anaranjado adorna las ofrendas, que son uno de los puntos focales de esta celebración que tiene centenares de años.

No hay una esquina en donde no haya un altar y no hay un solo hogar en donde no haya que honrar a un faltante. Es una fecha para las familias, que ponen sus ofrendas en algún lugar de la casa. Las llenan con fotos, calacas, flores, pan de muerto y sobre todo, las colman con esos objetos y alimentos que a los finados les encantaban cuando vivían.

Un desfile por primera vez
rtyhfgh

Estas son algunas de las ofrendas en homenaje a las personas que ya han fallecido. Foto: María Fernanda Arbeláez / EL TIEMPO

Foto:

Para honrar esta tradición centenaria, que es conmemorada desde la época prehispánica, los mexicanos por primera vez, el pasado 29 de octubre, se unieron para llevar su celebración de forma masiva a las calles. Este año lograron hacer el primer desfile de Día de muertos en Ciudad de México.

El recorrido comenzó en el Ángel de la Independencia y culminó en el corazón de la ciudad, el Zócalo. En todo el camino, más de 150 mil asistentes bailaron, cantaron y se asombraron con cada uno de los participantes de la colorida procesión. En cada metro, los cerca de 500 integrantes del desfile retrataron la muerte de maneras diferentes.

Decenas de catrinas caminaron elegantemente entre la multitud, así como figuras de los conocidos artistas mexicanos Frida Kahlo y Diego Rivera animaron a cada uno de los asistentes. Entre ellos también se vieron representaciones de indígenas aztecas, así como molinillos para el chocolate, por esta bebida tradicional de los mexicanos.

Para Jesús Téllez, uno de los participantes y miembro del Ballet Folklórico Danzas y Cantos de México, este desfile enrique la “tradición mexicana”.

“El día de muertos es algo hermoso para nosotros, primero porque hace parte de nuestras tradiciones y segundo, porque, los seres queridos que ya se fueron, o están en otro lugar, regresan con nosotros y conviven un poco. Es una forma de estar con ellos”, agrega Téllez, quien personificó a un catrín en la caravana.

La festiva jornada permitió que tanto niños como adultos se emocionaran y vivieran, como nunca antes, una celebración por la que ya son conocidos por todo el mundo.

rtyhfgh

Estos son algunos de los murales en las calles de Mixquic en homenaje al Día de los muertos. Foto: María Fernanda Arbeláez / EL TIEMPO

Foto:

“Esperamos que sea una tradición que se mantenga por mucho tiempo, es nuestra labor mantenerla viva y que todos las conozcan”, dice Myriam Ramos, otra de las participantes del desfile.

El día

Para el primero de noviembre, en Mixquic, un pueblo a más de 1 hora y 30 minutos de Ciudad de México, la gente vive día de muertos como en casi ningún otro lugar. En medio de las calles coloridas, en donde en todo momento ofrecen la mayor variedad de la gastronomía mexicana, las personas peregrinan hasta el cementerio San Andrés Mixquic.

En este lugar, las tumbas están cubiertas casi todas de cempasúchil y en la capilla la gente entra y sale, algunos con sus caras pintadas de calaveras, hacia la muestra de ofrendas que están dispuestas en el mismo lugar.

En medio del recorrido, también se encuentran muestras culturales, como el baile de seis parejas de catrines que al son de ‘La llorona’ de Chavela Vargas entretuvieron al público.

rtyhfgh

Mixquic está ubicada a más de 1 hora y 30 minutos de Ciudad de México. Foto: María Fernanda Arbeláez / EL TIEMPO

Foto:

El espacio, que en cada esquina tiene algo alusivo a la muerte, no se ve fúnebre. Está lleno es de celebración y de evocaciones familiares. Por eso, en las calles la gente frente a sus casas cocina y comparte comida entre todos.

Juntos le dedican ese día del año a la muerte, esa a la que a todos les llega por igual, porque así como decía José Guadalupe Posada “la muerte es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”.

MARÍA FERNANDA ARBELÁEZ MÉNDEZ
Enviada Especial Ciudad de México*
*Invitación especial de Consejo de Promoción Turística de México

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA