Los caminos que le quedan a la oposición venezolana

Los caminos que le quedan a la oposición venezolana

El analista Carlos Romero explica las opciones de la MUD ante las nuevas disposiciones del CNE.

fg

A la oposición venezolana le resta seguir insistiendo en la calle para que el CNE oiga la voz de quienes demandan un cambio.

Foto:

Miguel Gutiérrez / EFE

24 de septiembre 2016 , 11:19 p.m.

Para este lunes, la Venezuela opositora espera la respuesta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ante el anuncio del Consejo Nacional Electoral (CNE) de que el revocatorio solo tendría lugar bajo durísimas condiciones y luego de enero del año que viene, lo que echa por tierra la posibilidad de un cambio de gobierno.

El politólogo y profesor universitario Carlos Romero explica que el liderazgo opositor tiene tres opciones y casi todas implican un alto costo político ante un gobierno que, a pesar de la tremenda crisis económica y social, tiene bien amarradas las riendas del Estado.

¿Puede la MUD no aceptar las condiciones del CNE luego de tanto luchar por el revocatorio?

Desde luego que eso está planteado. La MUD ha entrado en un espacio de reflexión y de consulta sobre la línea política que hay que seguir luego de esa decisión tan infortunada del CNE.

Le quedan tres escenarios de acción: el primero, aceptar y encaminarse hacia una conducta de crítica y manifestaciones en la calle, buscando también el apoyo internacional para lograr el referéndum este año.

La segunda posibilidad es aceptar que el revocatorio sea después de enero y que esté centrado en la salida del Presidente de la República –no un cambio de gobierno– en caso de que se obtuviera una victoria.

La tercera es olvidarse del revocatorio antes o después del 11 de enero y buscar otras vías constitucionales como promover una asamblea constituyente, promover la renuncia del Presidente y esperar las elecciones de gobernadores, en un esfuerzo de lucha constante hasta las presidenciales. Pero cada una de estas de opciones, sobre todo las dos últimas, tiene un enorme costo político y eso es lo que debe estar calculando la dirigencia de la MUD, que muy responsablemente se ha tomado estos días para la reflexión.

La masiva manifestación del pasado primero de septiembre parece no haber hecho mella en las autoridades electorales, y menos en el Gobierno. ¿Sigue siendo la presión de calle una alternativa para buscar el cambio?

Esa vía siempre tiene que estar presente en la agenda política de una oposición en cualquier parte del mundo. A través de la protesta se han logrado cambios hasta en las condiciones más exigentes y no puede excluirse, y pienso que a pesar del altísimo grado de resistencia y sordera que tienen el Gobierno y el CNE, esa sigue siendo la primera opción.

Desde hace semanas se había filtrado que el CNE iba a tomar una decisión tal como la que anunció. ¿No estaba preparada la MUD para dar una respuesta?

Creo que quienes piensan eso son muy mezquinos. Lo que se supiera que iba a pasar no significaba que la MUD se tenía que adelantar. Primero había que saberse con exactitud los términos de lo que el CNE iba a decir y ha sido muy sólida la MUD al entrar en consulta y reflexión, pues no es fácil la senda que tiene que dibujar la oposición.

¿Cree que el ciudadano opositor esté de acuerdo con la MUD si esta acepta seguir con el revocatorio a pesar de estas condiciones, que califica de inconstitucionales?

El opositor venezolano no está en este momento en su mejor conducta anímica. Se siente burlado y frustrado por el CNE y le exige a la MUD más de la cuenta. Eso conlleva mucha inquietud y muchas voces que en estos días aseguran que no van a seguir apoyando a la coalición.

Es indudable que el Gobierno está buscando justamente eso, quebrar el ánimo de los venezolanos y presionar por una salida violenta que justifique su permanencia en el poder. En el terreno de la confrontación, el Gobierno tiene la fuerza y el margen de maniobra.

Por parte del liderazgo opositor, hace falta mucha claridad, por eso vuelvo a insistir en que es correcto esperar.

¿Queda espacio para otro tipo de presión?

Queda siempre espacio para la cooperación internacional. Cada día hay más gobiernos y organizaciones que están advirtiendo de las desviaciones democráticas que están ocurriendo en Venezuela y también ofreciendo sus buenos oficios para montar una conversación y luego, eventualmente, una negociación entre Gobierno y oposición.

Además del triunfo de la oposición en las elecciones parlamentarias, las encuestas muestran que la oposición al gobierno de Maduro es una contundente mayoría. ¿Por qué no termina de articularse y se la ve en desventaja frente al Gobierno?

Porque hay una asimetría del poder. El Gobierno sigue siendo reconocido como legitimo ante la comunidad internacional. Solo Israel ha roto relaciones con el Estado venezolano. Además, el Gobierno todavía tiene control de las Fuerzas Armadas, la capacidad presupuestaria y un control institucional incorrecto, pero lo tiene.

A pesar de toda la crisis, el Estado sigue siendo poderoso. Si comparamos los ingresos y egresos del Estado con otros, queda muy atrás. Han contrarrestado la crisis con importaciones –raspando la olla, como se dice– y utilizado la persuasión de las Fuerzas Armadas para lograr una dominación que los mantiene sosteniendo las riendas del Gobierno. La asimetría del poder está en contra de la oposición venezolana.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA