¿Quién tiene la razón? / Opinión

¿Quién tiene la razón? / Opinión

El presidente Lenín Moreno declaró que la situación económica que heredó es “muy difícil”.

Fotos Quito

Los depósitos bancarios aumentaron 13 por ciento entre marzo de 2016 y marzo de 2017.

Foto:

Fotos: Quito Turismo

16 de agosto 2017 , 12:21 a.m.

En el primer trimestre de 2017, según el Banco Central del Ecuador, la economía de ese país creció 2,6 % frente a igual período de 2016 impulsada por un mayor consumo privado, lo que también provocó un alza en la recaudación de impuestos.

Los depósitos bancarios, en tanto, aumentaron 13 por ciento entre marzo de 2016 y marzo de 2017, y el desempleo bajó de 5,7 % a 4,4 % en el mismo período.

Todos estos indicadores fueron señalados por el expresidente Rafael Correa como una muestra de que él dejaba una economía en recuperación, luego de una recesión en la que, según él, nada tuvo que ver el modelo económico dispendioso y estatista que llevó adelante en su administración. No obstante, el presidente Lenín Moreno (del mismo partido que Correa), poco después de asumir su cargo, declaró que la situación económica que heredó es “muy difícil”, mensaje que repitió en las semanas siguientes y que provocó duras críticas de su antecesor.

Un análisis de las cifras da la razón a Moreno: el crecimiento del consumo privado, el PIB, la recaudación tributaria y los depósitos en el primer trimestre de este año responden fundamentalmente al aumento de 21 % en el gasto del Gobierno Central que se registró en el mismo período (durante la campaña electoral).

En un país donde el gasto público total representa cerca del 40 % del PIB, semejante aumento, financiado con nueva deuda, debía provocar un repunte, aunque sea transitorio, en la actividad.

Ese repunte, sin embargo, no generó una mayor inversión (que acumula ocho caídas seguidas) ni una recuperación genuina del mercado laboral: el empleo pleno está en mínimos históricos y la baja en el desempleo tuvo como contraparte un salto en el subempleo y la informalidad.

Y lo peor viene por el lado de las cuentas públicas: en 2016 el déficit fiscal rondó el 8 % del PIB y fue cubierto por una onerosa deuda externa (con tasas de interés cercanas al 10 por ciento para los bonos soberanos), por créditos del Banco Central (incluso utilizando fondos de la banca privada) o por nuevas preventas de petróleo (que reducen los ingresos futuros).

Además, Moreno reconoció que la deuda pública es mucho mayor que la que mencionaba Correa y que su servicio equivale al 10 % del PIB.

En ese contexto, el Presidente ha dicho que su gobierno será austero (aunque la nueva proforma contradice ese anuncio) y que el sector privado volverá a ser el motor de la economía.

Papel que perdió durante la bonanza petrolera ante un gobierno que gastó sin medida y desdeñó la inversión privada.

JOSÉ HIDALGO PALLARES*
*Director General de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA