El colombiano que estuvo cerca del ataque en el centro de Londres

El colombiano que estuvo cerca del ataque en el centro de Londres

Jimmy Varón narró a EL TIEMPO cómo presenció las escenas de pánico y dolor.

Jimmy Varón, colombiano en Londres

Jimmy Varón es chef de un restaurante en Londres.

Foto:

Cortesía Jimmy Varón

05 de junio 2017 , 08:10 a.m.

El Borough es uno de los más grandes y antiguos mercados callejeros de Londres, y uno de esos lugares obligados para cualquier turista y residente por la gran variedad de sitios de comida o diversión.

Allí, en medio de ese ambiente de bohemia y alegría se dio el ataque del sábado en la noche en Londres. Jimmy Varón, un colombiano que trabaja en el restaurante italiano Over, en la calle Southwark, a solo cuadra y media del Borough Market, presenció las escenas de pánico y dolor tras los ataques. Este es su testimonio:

“Soy de Ibagué y hace 22 años llegué a Londres a trabajar en diferentes oficios. El tiroteo comenzó en frente del restaurante donde trabajo; estoy convencido de que eran más de tres hombres los que estaban participando en este ataque, que comenzó hacia las 10:05 minutos de la noche.

Había mucha gente en la calle, era noche de fútbol, se estaba viendo la final de la Champions que acababa de terminar. De repente, empezamos a escuchar disparos, la gente corría, caía al piso, las ambulancias empezaron a sonar, la Policía se hizo presente casi instantáneamente, no sabíamos si cerrar o salir corriendo.

Los oficiales nos metieron en el sótano, no nos dejaban salir, y allí estuvimos escuchando disparos y explosiones afuera

A uno de los administradores del restaurante, Alejandro, la Policía lo confundió con un atacante porque vio a alguien herido en el andén y empezó a gritar pidiendo ayuda. Cuando la Policía llegó creyó que era uno de los agresores, pero al final se dieron cuenta de que no, pero fue terrible.

La Policía entró al restaurante, estábamos unas 80 personas entre personal y comensales. Los oficiales nos metieron en el sótano, no nos dejaban salir y allí estuvimos escuchando disparos y explosiones afuera.

Dos horas más tarde intentamos evacuar, pero volvieron a sonar los disparos, nos devolvimos al sótano, y como a las 2 de la mañana, la Policía nos obligó a salir.

Había gente que no se quería ir, que se sentía más segura encerrada en el sótano, pero nos sacaron a las malas. Fue un momento de tensión, de nervios. Mucha gente se estrelló entre ella misma precisamente por la ansiedad que sentían.

Homenajes en Londres

Ofrenda floral de integrantes de la comunidad musulmana británica cerca del puente de Londres.

Foto:

Peter Nicholls / Reuters

‘No me quiero morir, hagan algo’

Una de mis compañeras de trabajo, Margot, se desmayó porque estaba muy nerviosa. Yo la ayude a levantar y claro, había prensa por todas partes, después me mandaron fotos que salieron en la TV, en la BBC y en varios medios donde se me ve tratando de ayudar a mi compañera.

A mi alrededor, la gente gritaba: ‘No me quiero morir, hagan algo’. La Policía trataba de calmarlos, pero muchos gritaban y lloraban. Yo tuve tiempo de llamar a mi esposa y a mi mamá, principalmente. Les pedí perdón por los errores que he cometido, les dije que las amaba y les conté lo que estaba pasando.

El momento más angustiante para mí fue cuando empecé a llamar a mi hermano Fabián. Estaba en la zona, nos habíamos tomado una cerveza tres horas antes con él y con un amigo, William, y ninguno de los dos me respondía. Se habían movido a un sector cercano, a Elephant and Castle, a solo 10 minutos del puente de Londres para ver la final de la Champions, y solo me respondieron al día siguiente.

Afortunadamente están bien y no respondían, simplemente porque estaban emparrandados. Me sorprendió la rápida reacción de la Policía, tomaron el mando increíblemente rápido.

Esto es realmente triste y lamentable en una ciudad como Londres, donde la libertad ha sido uno de sus principales atractivos

No creo que mi vida cambie sustancialmente después de esto, pero sin duda las medidas de seguridad en las calles van a ser más fuertes. Nosotros no estamos acostumbrados a ver policía armada en la calle y eso es ahora cada vez más frecuente y creo que también la policía va a empezar a cuestionar a la gente en cualquier lugar y todos nos vamos a convertir de alguna forma en sospechosos. Eso es realmente triste y lamentable en una ciudad como Londres, donde la libertad ha sido uno de sus principales atractivos.

Creo que vamos a perder privacidad, pero es un riesgo que tenemos que asumir si queremos estar seguros. Me aterra ver que son chicos y chicas británicos, nacidos aquí, los que están detrás de esas acciones y espero que no pase nada más grave aunque esta gente va a querer aprovechar el inicio del verano, la época del año donde se realizan muchas actividades en las calles, a la orilla del río, para tratar de hacer daño”.

Claudia Gaona
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA