Confusión y duda en la primera vuelta de las elecciones francesas

Confusión y duda en la primera vuelta de las elecciones francesas

Los candidatos más jóvenes y lejanos a partidos tradicionales marcan las preferencias en encuestas.

Francia

Los ciudadanos franceses irán mañana a las urnas en primera vuelta. En el muro de la foto, el menú de las candidaturas.

Foto:

AFP / Philippe Huguen

21 de abril 2017 , 08:34 p.m.

Durante una campaña electoral se ponen a prueba la astucia, inteligencia y ambición de los candidatos. Como lo recuerda el periodista de Le Monde Gérard Courtois, François Mitterrand afirmaba que la clave para ganar una elección debe tener tres elementos: “Un candidato que sepa hacer campaña, un partido en orden y un proyecto que contenga por lo menos tres o cuatro medidas faro que permitan delinear una dirección”.

En vísperas de la votación de primera vuelta mañana –en la que están habilitados para votar 46,97 millones de electores–, estas medidas parecen haberse cumplido en los cuatro favoritos. La estrecha cercanía y la alta favorabilidad de pasar a la segunda vuelta ha generado mayor incertidumbre para los comicios.

Quienes encabezan la tendencia son los candidatos que están por fuera de los partidos tradicionales y los aspirantes más jóvenes. La ultraderechista Marine Le Pen, de 48 años, en el primer lugar, y luego el líder de En Marcha, con 39, Emmanuel Macron. En las últimas semanas el líder de izquierda de Francia Insumisa Jean-Luc Mélenchon se ha acercado al tercer puesto al lado de François Fillon, el ex primer ministro de Nicolás Sarkozy y candidato de Los Republicanos.

Los discursos de campaña parecen oponer clases sociales ‘ricos versus pobres’, visiones de país extremas ‘nacionalistas versus multiculturalistas’, posiciones ideológicas irreconciliables ‘liberales versus ultraconservadores’.

Mientras Le Pen aboga por una “inmigración cero”, Mélenchon, apoyado por los comunistas, propone un país abierto a la inmigración. Si el candidato de derecha, Fillon, plantea la eliminación del impuesto a las grandes fortunas, el líder de izquierda de Francia Insumisa le apuesta a una aún mayor imposición fiscal.

Todos acusan a Mélenchon de ser el producto de una “revolución comunista” a la Chávez y el independiente Macron, exsecretario general del Elíseo y exministro de Economía del socialista François Hollande, es calificado como un continuador de la política del actual gobierno.

Los discursos de campaña parecen oponer ‘ricos versus pobres’, ‘nacionalistas versus multiculturalistas’ y ‘liberales versus ultraconservadores’

En la extrema derecha, Marine Le Pen reitera que de llegar a la presidencia buscará salirse del euro y adoptar un modelo proteccionista; el candidato de derecha François Fillon asegura que “cambiará radicalmente el clima económico y social” y que “es necesario que los responsables de la zona euro se comprometan para que la moneda única sea una divisa estable internacionalmente”.

¿Cuál ha sido la clave del éxito de Le Pen? Por primera vez la candidata del Frente Nacional fue recibida oficialmente por el presidente del Líbano, Michel Aoun, y por el presidente de Rusia, Vladimir Putin. También, por primera vez, fue invitada con los demás candidatos a presentar su programa económico a los empresarios franceses.

En una entrevista con la revista conservadora Valeurs Actuelles, aseguró que esta campaña le ha permitido jugar un verdadero rol de liderazgo. En el 2012, acababa de llegar a la cabeza del partido y este tenía aún el funcionamiento, las propuestas programáticas, el equipo y la imagen de su padre y mentor Jean Marie Le Pen. Por primera vez dice sentirse “en la piel de una candidata de la V República” con su equipo, sus propuestas y su imagen.

Traiciones políticas

A pesar de que muchos analistas aseguran que esta campaña es inédita por los escándalos de corrupción, un repaso de la historia permite ver algunos elementos reiterativos a lo largo de las 9 elecciones en la V República, desde la victoria del general De Gaulle en 1965.

Las supuestas traiciones, las acusas de corrupción, el referente de las campañas norteamericanas y el papel central de los medios de comunicación se mantienen incólumes. La supuesta traición de Manuel Valls, ex primer ministro de Hollande, con el candidato del partido socialista, Benoît Hamon, al afirmar que votará por Emmanuel Macron, es un tema que en política se repite.

El periodista Franz-Olivier Giesbert constata que las falsas promesas de De Gaulle le permitieron consolidar su poder antes de aceptar la independencia de Argelia o en el caso del socialista François Mitterrand, quién abandonó el programa económico de 1981 y regresó a una política más austera en 1983. Giesbert retoma la célebre frase del socialista Georges Clemenceau: “Solo los hombres absurdos no cambian de opinión”.

Un ojo en Norteamérica

Se podría pensar que en la campaña electoral gala solo existe el made in France. Sin embargo los candidatos como Kennedy, Reagan y Obama han sido fuente de inspiración en más de una campaña: Giscard d’Estaing en 1974, Jacques Chirac en 1981 y Emmanuel Macron en 2017. Courtois en su libro 'Partis de campagne' recuerda que las campañas francesas han tenido a lo largo de los últimos 50 años un ojo en las norteamericanas. El lema de campaña y el programa de Jacques Chirac en las elecciones de 1981 ¡Chirac ahora! fueron inspirados de la elección de Ronald Reagan.

Por su parte el expresidente Valéry Giscard d’Estaing confiesa que jugó con el aura de Kennedy: “Cuando diseñábamos el pequeño comité una futura campaña (…) la referencia era Kennedy y su campaña de 1960. Esta música de Kennedy fue algo pensado”. No solo se estudió el programa sino también el manejo de la imagen de la familia de Kennedy. Giscard d’Estaing fue el primer presidente que, sin consultar con sus asesores, se dejó fotografiar con su hija en los jardines de las Tuillerías y dio una entrevista para la revista Paris-Match. Años más tarde, pero en esos mismos términos, jugando al rol de intimidad con los franceses, Macron aceptó un gran reportaje para Paris-Match con su esposa, quien fue su profesora de francés en el colegio y es mayor que él 25 años. El juego es claro: cercanía con los electores e intimidad sobre sus vidas. Todo en la campaña está permitido.

Macron ha llegado a ser calificado como el Obama francés. Su fuerza radica en su juventud y un discurso nuevo fuera de la política tradicional. La portavoz de Macron Laurence Haim asegura que el “entusiasmo” y el “dinamismo” de la campaña son similares a lo que vivieron los estadounidenses con Obama: “Veo una dinámica de campaña parecida a la de Obama. La gente piensa que se necesita un nuevo juego en política, que sea capaz de hacer cosas nuevas”.

De otra manera, pero siempre con una mirada en Norteamérica, la ultraderechista Le Pen no esconde su admiración por Donald Trump y sus afinidades con la política nacionalista. Valeurs Actuelles asegura que el 69 % de los franceses cree que ella podría llegar a la primera magistratura. Ella también lo considera viable: “Nuestras ideas han sido traídas por el viento de la historia: el brexit, la elección de Trump, la llegada por todos lados de los sentimientos nacionales. Vivimos una recomposición total de los desequilibrios del mundo. Trump-Putin-Le Pen: es un nuevo mundo, fundado sobre el patriotismo y la no injerencia”.

Escándalos del ‘Canard Enchaîné’

El tradicional periódico satírico Le Canard Enchaîné es otro actor de esta pieza teatral en la campaña. El semanario, que existe desde la época de De Gaulle, ha crecido como medio independiente, no se financia con publicidad de los grandes grupos económicos, tiene un tiraje de 400.000 diarios y cuenta con 70.000 suscriptores.

El historiador Olivier Cariguel, en un artículo para la revista Des Deux Mondes cuenta que “durante los años sesenta el Canard Enchaîné tomó el rumbo del periodismo de investigación. Eterno caballo de batalla contra la mala información y la retórica política, revela escándalos, comportamientos sin moral y prácticas abusivas o fraudulentas de los políticos que deben mantener un conducta ejemplar”. Ha sido el medio que ha informado a los franceses sobre posibles casos de malversación de fondos públicos e intereses oscuros.

Este diario, que daría a conocer discutibles conductas del candidato Fillon, fue un jugador clave en la campaña de 1981, que opuso entonces a los candidatos Giscard d’Estaing y Mitterrand. En esa ocasión anunció los costosos regalos que le habría hecho el exemperador centroafricano Bokassa a Giscard. Este episodio es conocido como el “affaire de los diamantes”.

La candidatura de derecha de François Fillon, la más opcionada a ganar la presidencia en el 2017 ha estado manchada por escándalos que fueron socavando su perfil de presidenciable. Las acusaciones de corrupción y actuaciones poco éticas fueron resquebrajando su figura política. El candidato, que se mostraba transparente ante la opinión pública, ha dejado ver un preocupante deseo por el dinero.

Posiblemente lo que más choca a los franceses es que quien se erigía como un eventual seguidor de los valores gaullistas tales como la austeridad y la transparencia, hoy se encuentra en la mira de la justicia.

Pero, al margen de estas incidencias de la política interna, hoy son los atentados terroristas, en especial el del pasado jueves en París, los que seguramente estarán en la mente de los electores


Luego de la apertura de la investigación judicial sobre supuestos empleos ficticios de su esposa y sus hijos, Fillon tuvo que responder ante la opinión pública por el regalo de dos vestidos que costaron 13.000 euros ofrecidos por un reconocido abogado francolibanés, y el pago de 46.000 euros por haber facilitado el contacto de un empresario libanés con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. El candidato discreto, serio, conservador y liberal se fue desmoronando y se superpuso el de un hombre imprevisible, calculador, ligero con el dinero y poco transparente para dirigir los destinos del país.

El exministro de Relaciones Exteriores socialista Hubert Védrine asegura que los retos del nuevo presidente son múltiples. Quien llegue al Elíseo sin una mayoría legislativa deberá construir una coalición izquierda-derecha, mejorar las condiciones del mercado laboral, dar prioridad al mérito, la educación y la formación. Será esencial reducir el gasto público y el déficit de la deuda para ganar mayor credibilidad en Europa.

Pero tal vez lo más importante será “ganar la batalla de la opinión”. El nuevo gobierno deberá exponer claramente sus reformas una a una con una amplia difusión y pedagogía de sus acciones. A la fecha, las redes sociales representan un nuevo poder que puede ser decisivo en generar un sentimiento de éxito o fracaso de las políticas de gobierno.

Pero, al margen de estas incidencias de la política interna, hoy son los atentados terroristas, en especial el del pasado jueves en París, los que seguramente estarán en la mente de los electores al escoger.

En caso de requerirse segunda vuelta, esta se realizará el 7 de mayo y de los 11 candidatos que hoy disputan las preferencias de los electores, solo dos llegarán a esa instancia. El futuro mandatario francés tiene el duro reto de enfrentar la amenaza de grupos yihadistas, especialmente del Estado Islámico.

Atacante de París tenía historia criminal

París (AFP-Efe). Aunque Karim Cheurfi, el atacante que mató el jueves a un policía en los Campos Elíseos de París, fue un delincuente reincidente, obsesionado con atacar policías, no se supo nunca que fuese un islamista radical.

De hecho, la reivindicación del ataque que hizo el grupo terrorista Estado Islámico planteó varias dudas, pues la organización citó el nombre de guerra de un yihadista apodado ‘Abu Yusef el Belga’. Sin embargo, después de que Cheurfi fue abatido por la Policía, en su pantalón se encontró una nota en la que juraba lealtad a esa organización.

Más allá de su radicalización, Cheurfi, nacido el 31 de diciembre de 1977 en París, ya había tenido problemas con la justicia. En el 2005 y en el 2014 fue condenado a reclusión por 15 y cuatro años, respectivamente.

La primera condena fue por tratar de matar a un alumno del cuerpo de Policía y a su hermano. La segunda, por un robo, aunque solo pagó dos años de prisión y quedó en libertad condicional. En febrero pasado fue detenido por la Policía Judicial por ser sospechoso de querer matar policías. Al día siguiente fue liberado por falta de pruebas. Además, Cheurfi era desde hace un mes objeto de una investigación antiterrorista dirigida por la Dirección General de Seguridad Interior, que no trascendió, pues no fue considerado peligroso.

Otra impresión tienen sus vecinos. “Sus actos, sus reacciones, su forma de caminar (...) eran como desfasados, como si viniera de Marte”, dijo un habitante del barrio Chelles, nordeste de París, donde vivía Cheurfi. “Estaba chiflado”, confirmó Salim, amigo de uno de sus primos.

El viernes  la candidata ultraderechista Marine Le Pen intentó capitalizar las secuelas del atentado y pidió restaurar las fronteras nacionales, algo que apoyó el presidente de EE. UU., Donald Trump, y rechazó el Ejecutivo francés por “alimentar el miedo”.

El centrista Emmanuel Macron, entre tanto, aseguró que está listo para dirigir a Francia ante los ataques, mientras que el derechista François Fillon prometió manejar la amenaza con “puño de hierro”.

Finalmente, el izquierdista Jean-Luc Mélenchon pidió evitar “el odio y la venganza” y cerró su campaña al grito de “sí se puede”.

MARÍA FERNANDA GONZÁLEZ*
Especial para EL TIEMPO

*Acerca de la autora
María Fernanda González es Ph. D. en Ciencia Política de la U. de la Sorbona y el Institut des Amériques (París).

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA