El regreso fallido de Nicolás Sarkozy a la presidencia

El regreso fallido de Nicolás Sarkozy a la presidencia

Luego de perder en primarias, el expresidente francés no podrá participar en elecciones del 2017.

fg

Al admitir la derrota, Sarkozy dio su respaldo a François Fillon, quien fue primer ministro durante su presidencia (2007-2012).

Foto:

AFP

21 de noviembre 2016 , 07:40 p.m.

Adulado por algunos, detestado por otros, el expresidente francés Nicolás Sarkozy, de 61 años, fue derrotado en su intento de reconquistar el poder y no podrá participar en las elecciones presidenciales del 2017.

Ha llegado la hora para mí de levantar más pasión privada y menos pasión pública”, declaró el domingo por la noche, dejando vislumbrar una retirada de la vida política, tras haber sido eliminado en la primera vuelta de las primarias de la derecha de su país.

Sarkozy fue pulverizado en la primera vuelta de estas primarias inéditas en la derecha francesa, con 21 por ciento de los votos, según resultados casi definitivos, muy por detrás de quien fue su discreto primer ministro durante cinco años, François Fillon, quien obtuvo un 44 por ciento. También se ubicó detrás del ex primer ministro Alain Juppé, que alcanzó un 28 por ciento de la votación. Así las cosas, la segunda vuelta se disputará el próximo domingo entre Fillon y Juppé. Sarkozy, tras reconocer su derrota, anunció que apoyaría a Fillon.

(Le puede interesar: Sarkozy amenazado de juicio por financiamiento de su campaña en 2012)

La estrategia de ‘todos contra Sarko’, que sus seis rivales en las primarias adoptaron en los debates, acabó por pasarle factura, así como también los numerosos escándalos judiciales en los que sigue inmerso,–entre ellos, el incumplimiento en los límites de gastos de campaña en las elecciones del 2012– que lo hacían un candidato vulnerable si era hallado culpable en alguno de ellos.

En los últimos años, Sarkozy acercó su discurso a las cuestiones que dominan la agenda de la ultraderecha, sobre todo las referidas a la identidad nacional y a la mano dura en la seguridad. Con esas ideas –que reforzó tras ser elegido hace dos años al frente de su partido, Los Republicanos, con menor apoyo de lo previsto–, Sarkozy pretendió convertirse en el garante de que el Frente Nacional encabezado por Marine Le Pen no alcanzara el Palacio del Elíseo, pero sus votantes no lo siguieron.

Alcalde a los 28 años de un rico suburbio de París, Neuilly-sur-Seine, diputado a los 34, ministro a los 38, superó todos los obstáculos antes de ser elegido jefe de Estado a los 52 años, en su primer intento en 2007.

Durante su Gobierno, su voluntarismo le llevó a hacer intervenir militarmente a Francia en el extranjero (Costa de Marfil, Libia). Su visibilidad mediática se debió también a su relación nada discreta con la exmodelo Carla Bruni.

Criticado por su afición al dinero y el alarde de su vida privada, Sarkozy fue el primer presidente francés que se divorció durante su mandato, antes de casarse con Bruni, con quien tuvo una hija.

A pesar del anuncio del posible retiro de la vida pública, muchos piensan que sigue albergando esperanzas de recuperar el trono.

AFP y EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA