Murió Alfie Evans, el bebé inglés que fue objeto de batalla judicial

Murió Alfie Evans, el bebé inglés que fue objeto de batalla judicial

El niño sufría de una enfermedad degenerativa. Hace una semana lo desconectaron de su soporte vital.

Alfie Evans

Un hospital en Italia se ofreció a tratarlo.

Foto:

AFP

28 de abril 2018 , 08:12 a.m.

Los padres del bebé británico de 23 meses, Alfie Evans, quien sufría una enfermedad cerebral degenerativa irreversible, anunciaron este sábado la muerte de su hijo, quien había sido desconectado de las máquinas de soporte vital el pasado lunes, tras una batalla legal de varios meses.

Tom Evans, de 21 años, y Kate James, de 20, se mostraron "desconsolados" al comunicar en sus cuentas de la red social Facebook que Alfie había fallecido.

El Tribunal Supremo del Reino Unido dio luz verde la semana pasada al hospital Alder Hey, de Liverpool (Inglaterra), para desentubar al bebé, mientras que la Corte de Apelaciones prohibió el miércoles su traslado a Italia, donde un hospital pediátrico se ofrecía a mantenerle con vida.

Alfie, quien estaba en estado semivegetativo, padecía una rara dolencia progresiva que había provocado "daños catastróficos en el tejido cerebral" y ya no podía ver ni oír. Tampoco tenía sentido del tacto y el gusto, según los médicos.

Los doctores sostuvieron, ante las diversas instancias judiciales que evaluaron el caso desde diciembre pasado, que el proceso de erosión cerebral no tenía cura conocida y consideraron que sería "inhumano" mantenerle con vida.

Pero los padres argumentaron esta semana que el hospital romano Bambino Gesù, gestionado por el Vaticano, ofrecía un "tratamiento" para su hijo y acusaron al centro de Liverpool de mantener "prisionero" al pequeño.

Alfie Evans

Durante los últimos días, varias personas se manifestaron en favor de los padres de Alfie. 

Foto:

AFP

El Gobierno italiano concedió la semana pasada la nacionalidad al bebé, en un intento por facilitar su traslado desde el Reino Unido, y puso a disposición de la familia un avión y un equipo médico, pero la Corte de Apelaciones británica cerró el miércoles la puerta definitivamente a esa posibilidad. Además, el papa Francisco se declaró "conmovido por las oraciones y la amplia solidaridad en favor del pequeño" y defendió que se cumpliera el deseo de los padres de "intentar nuevas posibilidades de tratamiento".

Tras conocerse la muerte del bebé, el hospital Alder Hey transmitió sus condolencias a la familia: "Lo sentimos profundamente por Alfie, Kate, Tom y toda su familia. Nuestros pensamientos están con ellos. Este ha sido un camino devastador para ellos y pedimos que su privacidad, así como la del personal del Alder Hey, sea respetada".

Durante los últimos días, frente al hospital, aparecieron ofrendas florales, globos, juguetes y velas. Quienes respaldaban a los padres del pequeño llegaron a formar en Facebook la llamada ‘Armada de Alfie’, un grupo con más de 800.000 seguidores.

El jueves, tras la última sentencia de la Corte de Apelaciones, el padre del bebé agradeció el respaldo a las personas que apoyaron su causa, pero les pidió que regresaran "a casa". Evans indicó entonces que tenía intención de colaborar con los médicos del hospital para proveer "dignidad" y "confort" a su hijo en sus últimos momentos de vida.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.