La Unión Europea se desmarca de Trump y le tiende la mano a Cuba

La Unión Europea se desmarca de Trump y le tiende la mano a Cuba

El bloque europeo avanza hacia un acuerdo para mejorar la relación comercial y política con la isla.

Sergio Mattarella y Bruno Eduardo Rodríguez

El presidente de Italia, Sergio Mattarella (der.) recibió el viernes en Roma al canciller cubano, Bruno Eduardo Rodríguez (izq.).

Foto:

Francesco Ammendola / EFE

25 de junio 2017 , 12:00 a.m.

A pesar de la marcha atrás que dio el presidente de EE. UU., Donald Trump, quien puso fin a algunas medidas liberalizadoras aprobadas por la administración del expresidente Barack Obama con respecto a Cuba, la Unión Europea (UE) decidió seguir adelante con su política de acercamiento a la isla.

La Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo aprobó esta semana, por una abrumadora mayoría (57 votos a favor, 9 en contra y 2 abstenciones), el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la UE y Cuba, y pidió el fin del embargo estadounidense.

Los eurodiputados esperan que “el acuerdo sirva para mejorar las condiciones de vida y derechos sociales de los ciudadanos cubanos”, además de poner fin a la ‘posición común’ de la política europea aprobada en 1996 a instancias del gobierno español (entonces presidido por el conservador José María Aznar, firme aliado de George W. Bush y de los sectores más conservadores del exilio cubano en Miami) que congeló la relación cubano-europea y condicionó cualquier mejora a la democratización de la isla caribeña.

De otro lado, el acuerdo ya solo necesita el voto del plenario de la Eurocámara, a finales de julio, para entrar en vigor e incluye aspectos de mejora de la relación comercial, diálogo político, cooperación económica y derechos humanos, un asunto que La Habana aceptó discutir con los europeos.

La Habana era la única capital de América Latina que no mantenía hasta ahora relaciones normalizadas con la UE.

Para Carlos Malamud, analista del Instituto Elcano, “la política de la UE hacia Cuba es coherente. Europa utilizó el ‘deshielo’ de Obama para normalizar y potenciar su relación con Cuba, pero con objetivos propios. Ahora, la deriva marcada por Trump no debe marcar su relación con la isla, como tampoco lo haría con México el hecho de que el presidente de EE. UU. decida finalmente construir el muro”.

Sin embargo, la resolución advierte al régimen cubano que debe mejorar la situación de los derechos humanos de acuerdo con los estándares internacionales y tratados de los que Cuba es signataria, e incluye una cláusula a ese respecto para suspender el acuerdo “en caso de vulnerarse las disposiciones sobre derechos humanos”.

El texto también asegura que “la persecución y reclusión de cualquiera por sus ideas o su actividad pacífica supone una infracción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas” y pide “la liberación de toda persona encarcelada por esos motivos”.

Para ello, los eurodiputados aprobaron una resolución adjunta específica sobre derechos humanos.

Malamud “duda mucho de que, como consecuencia del acuerdo, el régimen cubano dé pasos hacia la democratización”, porque “tiene su propia agenda y es la que va a aplicar, al menos de momento”.

Según el analista, “está por verse lo qué ocurrirá a partir de 2018, cuando Raúl Castro deje la presidencia, si comienza o no un periodo de ‘descastrización’, más testimonial que real en sus inicios, o si por el contrario terminan imponiéndose los sectores más duros o si se pone en marcha una solución ‘dinástica’ ”. Dentro del acuerdo se explica que habrá encuentros ministeriales regulares entre Cuba y la UE y se aumentará la ayuda financiera europea a Cuba en el marco de la política de cooperación europea.

El acuerdo fue firmado por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y la ‘canciller’ europea, Federica Mogherini, en diciembre del año pasado y supone un punto de inflexión en las relaciones entre Cuba y la UE que acaba con más de dos décadas de encontronazos.

En él, la Eurocámara “reclama el cese del bloqueo económico estadounidense sobre la isla y destaca el gran impacto que tiene sobre la población cubana”.

Elena Valenciano (socialdemócrata española y ponente del informe) considera que “con esta votación, el Parlamento Europeo apuesta por el diálogo y la cooperación con Cuba como el mejor instrumento para avanzar en una relación constructiva y de futuro que beneficie a los ciudadanos de ambos lados del Atlántico”.

La socialdemócrata aseguró sentirse “satisfecha” de la aprobación de su informe, “porque refleja las distintas posturas de la Eurocámara” y porque “se establecen garantías para que se cumplan los estándares de derechos humanos y libertades”.

Por su parte, el grupo conservador, que votó a favor del acuerdo, dijo que “la UE debe aprovechar la oportunidad que ofrece este acuerdo para establecer un futuro esperanzador para las nuevas generaciones cubanas”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA