La carta de la profesora de los terroristas de Barcelona

La carta de la profesora de los terroristas de Barcelona

Raquel Rull describió cómo de niños decían querer ser médicos, pero terminaron en la yihad.

Atentado en Barcelona

Raquel Rull, que fue profesora de algunos de los terroristas que cometieron el atentado en Barcelona escribió una sentida carta en la que señala estar rota por lo que hicieron. 

Foto:

Efe

23 de agosto 2017 , 04:16 a.m.

Raquel Rull, profesora de la población de Ripoll, conocía a varios de los atacantes yihadistas en Las Ramblas de Barcelona el jueves pasado. De niños les dictó clase y conoció los sueños de los pequeños. Varios querían ser médicos, seguramente para salvar vidas. Pero de grandes les cambió el pensamiento, pues solo querían matar a quienes no piensan como ellos.

Raquel, maestra de escuela, describió cómo eran de niños Younes y Houssaine Abouyaaqoub o Moussa Okabir, los perpetradores del atentado en Cataluña.

La educadora escribió una carta en la que dice que está “rota” por el dolor.

Tuvieron la ilusión de ser piloto, maestro, médico, colaborador de una ONG, sin embargo acabaron uniéndose a la yihad. “¿Cómo se ha podido esfumar esto? ¿Qué os ha pasado? ¿En qué momento …?” son algunas preguntas que Raquel hace en la carta. “¿Cómo puede ser Younes…? Me tiemblan los dedos, no he visto a nadie tan responsable como tú…”.

No podré ver a sus hijos, como lo hago con los demás. No os podré abrazar … Me duele tanto. No me lo puedo terminar de creer.

Esta es la carta íntegra que circula por redes sociales, tal y como ha sido traducida al castellano por el diario 'La Vanguardia':

"He trabajado casi toda mi vida, ahora ya tengo 41, en el mundo social, a pie de calle, en las trincheras como decimos nosotros. Nada más aterrizar en Ripoll, empecé a trabajar con un grupo jóvenes, pero había niños casi de todas las edades, unos cuidaban de los otros.

Piloto, maestro, médico, colaborador de una ONG. ¿Cómo se ha podido esfumar esto? ¿Qué os ha pasado? ¿En qué momento…? El más pequeño tenía unos 8 años y venía siempre de la mano de su hermano. Un hermano educado, tímido, amable, buen estudiante, tranquilo, en la escuela nunca se metía en líos. Un niño que siempre me ofrecía bolsas de quicos o alguna golosina que se compraba con el poco dinero que tenía.

Había dos hermanos qie siempre se peleaban. El mayor se ponía rojo cuando entraba aquella niña que le gustaba, aunque nunca le llegó a decir nada. Nunca fallaba al lokal cuando estaba ella.

Al cabo de un tiempo llegaron más jóvenes del Nador, muchos aprendieron sus primeras palabras y por qué no decirlo: insultos entre golpes de ping pong. Yo también aprendí algunos en su lengua.

Y cómo no, después venían los hermanos, las nuevas generaciones. Los traviesos, los de los ojos vivos y la sonrisa en la boca.

Todos íbamos creciendo y pasando etapas. ¡No sufrimos con la adolescencia, madre mía!! Entre granos, espinillas, testosterona, y sueños por cumplir. Todavía recuerdo las largas charlas en el despacho. Raquel necesito hablar contigo… y allí hacíamos nuestras tertulias y hablábamos del futuro.

Piloto, maestro, médico, colaborador de una ONG. ¿Cómo se ha podido esfumar esto? ¿Qué os ha pasado? ¿En qué momento…? ¡¡Qué estamos haciendo para que pasen estas cosas!! Erais tan jóvenes, tan llenos de vida teníais todo una vida por delante… y mil sueños por cumplir.

Atentado de Barcelona

El atentado del pasado jueves en Barcelona ha despertado la solidaridad mundial.

Foto:

Efe

Ya no podré volver a decir qué guapos estáis, o ¿ya tienes novia? O, madre mía cómo has crecido. No podré ver a sus hijos, como lo hago con los demás. No os podré abrazar… Me duele tanto. No me lo puedo terminar de creer.

Esto no debe quedar con una historia más, tenemos que aprender debemos hacer un mundo mejor. Practicando con el ejemplo, educando en la no violencia, transmiten el no odio, la igualdad. Educando en las escuelas, en los espacios abiertos, en las familias, a nuestros hijos…

Piloto, maestro, médico, colaborador de una ONG. ¿Cómo se ha podido esfumar esto? ¿Qué os ha pasado? ¿En qué momento …?

Me quedan muchas cosas dentro y muchas instantáneas que nunca olvidaré.

Said, Moha, Moussa, Youssef, Omar… Younes… Y ahora Houssin… (es una pesadilla, la lista cada vez es más larga)

¿Cómo puede ser Younes…? Me tiemblan los dedos, no he visto a nadie tan responsable como tú…

Los actos que habéis cometido no tienen explicación y no son lícitos… la guerra la ira, el odio no llevan a ninguna parte. Nunca, en nombre de nadie. Ni para nadie. Ni dioses, ni banderas, ni religión… Sólo puedo decir que tengo el corazón roto…"

INTERNACIONAL

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA