Theresa May busca en las urnas la fuerza para el ‘brexit’

Theresa May busca en las urnas la fuerza para el ‘brexit’

La primera ministra del Reino Unido busca legitimar divorcio con Bruselas.

Jeremy Corbyn y Theresa May

Jeremy Corbyn, líder del partido Laborista, y Theresa May, primera ministra, del partido Conservador.

Foto:

Dan Kitwood / AFP

04 de junio 2017 , 01:28 a.m.

La conservadora Theresa May, con menos de un año en el poder, pone su cargo como primera ministra en manos del pueblo británico el próximo jueves, al someterse por primera vez a las urnas en unas elecciones para ganar más legitimidad de cara al ‘brexit’ y negociar con fuerza la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

May llegó a ese cargo en julio del año pasado al derrotar a sus rivales en la pugna por liderar el partido Conservador, tras la renuncia de David Cameron luego de decidir los británicos romper con Bruselas en el referendo del 23 de junio.

Aunque había dicho que no iba a adelantar los comicios generales previstos para el 2020, la mandataria –a quienes algunos han llamado ‘la nueva dama de hierro', además de compararla con la canciller alemana Angela Merkel– decidió darle al electorado la oportunidad de manifestar su veredicto final, tanto sobre ella como sobre su deseo de negociar un ‘brexit’ duro, es decir, una ruptura total con la Unión Europea que en el futuro debería incluir fuertes y difíciles negociaciones comerciales, económicas y administrativas.

La apuesta es arriesgada, pues, aunque partía con una amplia ventaja en las encuestas, durante la campaña electoral, el partido Laborista de Jeremy Corbyn ha experimentado un fuerte ascenso, al amparo de sus promesas de proteger las políticas sociales.

May, quien durante la campaña para el referendo había apostado tímidamente por la permanencia en el bloque comunitario, aboga ahora por la salida del mercado único y el control de la inmigración, y será quien negocie la factura de la separación de la UE y la frontera con Irlanda, y, por si fuera poco, enfrentar la amenaza independentista de Escocia.

El futuro

La negociación con Bruselas comenzará muy posiblemente el 19 de junio, si los británicos dan el visto bueno a la segunda mujer en la historia del país que ocupa el puesto de primera ministra tras Margaret Thatcher.

Calificada por los diputados ‘tories’ (del partido conservador) como una política “extremadamente difícil”, algo de lo que ella presume, esta hija de un pastor anglicano nació el primero de octubre de 1956 en el seno de una familia modesta de Eastbourne, en el sureste de Inglaterra.

Hizo sus primeros estudios en colegios públicos antes de graduarse de geógrafa en la Universidad de Oxford, gracias a sus excelentes notas.

Comenzó su carrera profesional en el Banco de Inglaterra y posteriormente ocupó varios puestos en la Association for Payment Clearing Services (Apacs), una agrupación de bancos encargada de supervisar la liquidación de deudas y las transferencias internacionales de dinero.

Con una larga carrera política, es diputada del Parlamento británico desde mayo de 1997 y ha sido miembro de los “gobiernos en la sombra” de cuatro líderes conservadores.

Rumbo al poder

Cuando presidió el partido Conservador entre 2002 y 2003, May ganó protagonismo al instar a los militantes a acabar con la imagen del ‘nasty party’ (partido antipático) que se había ganado su formación entre la opinión pública.

Con la victoria de su predecesor, David Cameron, en las elecciones de 2010 fue nombrada ministra del Interior, cargo que ocupó de manera simultánea con el de titular de Igualdad y Mujer hasta 2012.

Casada con el banquero Philip John May, con quien no tiene hijos, May es fanática del críquet y de la cocina, le encanta la música clásica y el grupo Abba, y se declara lectora de la revista Vogue.

La dirigente tiene fama de ser extremadamente exigente con su vida profesional y de conformarse con dormir solo cuatro horas.

Si los votantes la dejan seguir viviendo en el número 10 de Downing Stret, residencia oficial de los primeros ministros, May tendrá en sus manos un arduo trabajo: lograr un acuerdo de ruptura con los 27 países de la UE que garantice la prosperidad del Reino Unido y el futuro de las nuevas generaciones. Ella ha dicho que “el Reino Unido será un país más próspero y más global tras el ‘brexit’ ”.

Los temores económicos

El Gobierno británico deberá combatir los efectos de la caída de la libra esterlina, el aumento de la inflación y otras incertidumbres que acechan a la economía ante el ‘brexit’. La divisa británica ha caído 14 por ciento frente al dólar y 12 por ciento ante el euro desde el referendo del ‘brexit’, celebrado en junio del año pasado, lo que ha contribuido a disparar los precios –la inflación en abril fue del 2,7 por ciento, máximo en tres años- y a desacelerar la economía –el PIB creció tan solo un 0,2 por ciento en el primer trimestre–.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA