El holocausto judío, la campaña de exterminio masivo de Hitler

El holocausto judío, la campaña de exterminio masivo de Hitler

Un resumen de uno de los episodios más cruentos del siglo XX, en el día de su conmemoración.

Holocausto judío

Tarjetas en los rieles del tren que transportaba a los judíos al campo de concentración de Auschwitz en Polonia, como parte de la "Marcha de los vivos", en conmemoración al holocausto.

Foto:

Reuters / Kacper Pempel

12 de abril 2018 , 07:05 p.m.

El holocausto fue el asesinato masivo de millones de personas a manos del régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, que se desarrolló entre 1939 y 1945. La población judía fue el principal objetivo de los nazis, y se estima que 2 de cada 3 judíos europeos murieron durante esta campaña de exterminio. ¿Qué fue el holocausto y cómo sucedió?

En 1933, el partido Nacional Socialista alemán, o Nazi, llegó al poder en el país, a cabeza de Adolf Hitler, con la promesa de llevar a cabo verdaderas transformaciones políticas y económicas en Alemania, que se había visto severamente afectada tras el fin de la Primera Guerra Mundial y con la firma del Tratado de Versalles, en 1918.

En medio de la crisis económica que atravesaba el país, las ideas políticas radicales y extremistas permearon en la sociedad, y con la ayuda de una poderosa campaña de propaganda que mostraba a Hitler y al partido nazi como la ‘esperanza’ para reestructurar a Alemania, fueron adquiriendo terreno en la política de ese país, hasta que en 1932 ganaron las elecciones y se convirtieron en el partido mayoritario en el Gobierno, que Hitler pasó a liderar en enero de 1933.

El partido nazi se fundó bajo las bases ideológicas de que las personas estaban determinadas por su raza, y como tal, existían unas razas superiores y otras inferiores. La raza aria era considerada como la ‘raza dominante’, mientras que los judíos eran vistos como ‘inferiores’.

Desde su llegada al poder, los nazis emprendieron una campaña de discriminación contra los judíos que fue escalando progresivamente, y que en sus etapas tempranas (entre 1933 y 1939), se caracterizó por estrictas medidas económicas y un auge de la propaganda antisemitista –que en sus términos básicos se resume en el odio hacia los judíos- con el objetivo de aislar y segregar a esta población.

Holocausto judío

Participantes de la "Marcha de los vivos" se dirigen hacia Auschwitz.

Foto:

Reuters / Kacper Pempel

La llegada al poder de los nazis también marcó el comienzo de los campos de concentración. El primer campo, destinado para los presos políticos, se llamó Dachau y se estableció en Alemania en 1933. Los primeros campos de concentración se basaban en el trabajo forzado, y no eran campos de exterminio, como sí lo eran los que llegarían después.

En 1939, los nazis invadieron el país vecino de Polonia, y con ese acto inició oficialmente la Segunda Guerra Mundial. También inició una campaña de persecución mucho más radical contra aquellos considerados como ‘inferiores’, un concepto que no solo abarcaba a la población judía, sino a los gitanos, a los discapacitados, a los testigos de Jehová, a los homosexuales y a los comunistas.

Fue en ese mismo año, en la zona invadida de Polonia, cuando se estableció el primer gueto. Los guetos fueron barrios donde se confinaban a los judíos, con el objetivo de incrementar su aislamiento y su segregación. El Museo Memorial del Holocausto en Estados Unidos estima que al menos 800.000 personas murieron dentro de los guetos entre 1939 y 1945, debido a las pobres condiciones sanitarias y a la falta de alimentos.

Israel se detiene por dos minutos en conmemoración de las víctimas (video)

Sin embargo, la campaña de exterminio nazi comenzó en 1941, cuando Hitler emprendió su ‘Operación Barbarroja’, con la cual se planeó la invasión de la Unión Soviética de la mano de escuadrones que realizaban asesinatos masivos a medida que los nazis ganaban terreno.

Durante ese año se introdujeron las primeras cámaras de gas –que posibilitarían el asesinato masivo a través de la asfixia por inhalación de gases. Se estima que en algunas cámaras de gases cabían hasta 6.000 personas- y se creó el primer campo de exterminio, denominado Chelmner, en Polonia. A este le seguirían los campos de Belzec, Sobibor y Treblinka, también en Polonia.

En 1942, como parte de un programa denominado “La solución final” –un eufemismo para ocultar su objetivo principal, la erradicación total de la población judía europea- se estableció el campo de concentración de Auschwitz, que llegó a ser el campo de exterminio más letal, con más de un millón de muertos bajo su impronta.

Holocausto judío

La "Marcha de los Vivos", se realiza cada año en conmemoración del holocausto. El recorrido cubre la trayectoria entre los campos de concentración de Auschwitz y de Birkenau.

Foto:

Reuters / Kacper Pempel

En total, entre 1941 y 1945, los principales centros de exterminio cobraron la vida de al menos 2’700.000 judíos, que murieron por asfixia, por inhalación de gas venenoso, por las condiciones de los campos o asesinados a tiros, según el Museo Memorial del Holocausto de EE. UU.

Después de la Operación Barbarroja, la Unión Soviética se anexó a los aliados, quienes liderados por Estados Unidos, fueron recuperando progresivamente el terreno que había sido invadido por los nazis.

A medida que cercaban al Reich, los colaboradores de Hitler comenzaron a destruir la evidencia de sus campañas de exterminio, a través de la evacuación de prisioneros y la demolición de cámaras de gas, bajo orden de Heinrich Himmler, uno de los líderes del partido nazi.

Esto no evitó, sin embargo, el descubrimiento de los campos de exterminio y de concentración por parte de los aliados. Los nazis habían sido herméticos respecto a sus matanzas y su proceder no era muy bien conocido por la comunidad internacional, a pesar de que desde 1944 se tenía conocimiento de la situación en los campos de concentración tras la filtración y difusión del ‘reporte de Auschwitz’, escrito por dos judíos suizos que documentaban su experiencia y sus horrores en el campo de concentración y se los presentaron al mundo. El 27 de enero de 1945, las fuerzas soviéticas liberaron Auschwitz y los 7.000 prisioneros que aún permanecían allí.

Los soviéticos cercaron Alemania, y Hitler, acorralado, se suicidó el 30 de abril de 1945. El partido nazi anunció su derrota una semana después y Berlín fue tomada por los aliados. En 1950, cinco años después del fin de la guerra –que se acabaría oficialmente tras el lanzamiento de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagazaki, en agosto de 1945-, la población de judíos de Europa era de 3’500.000, a pesar de que 17 años antes la cifra sobrepasaba los nueve millones.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.