Los 70 años que el cantante Freddie Mercury no alcanzó a celebrar

Los 70 años que el cantante Freddie Mercury no alcanzó a celebrar

Era un amante extremo de la vida, un hombre que con la fuerza de su voz pulió la historia del rock.

Feliz cumpleaños Freddie Mercury| EL TIEMPO| Septiembre Feliz cumpleaños Freddie Mercury| EL TIEMPO| Septiembre

Freddie Mercury, 70 años de la leyenda del rock

04 de septiembre 2016 , 12:38 a.m.

I don't want my freedom, there's no reason for living with a broken heart” (No quiero mi libertad, no hay razón para vivir con el corazón roto). Las primeras frases de ‘It's a Hard Life’, una de las canciones más intimistas de Queen, pueden darnos un ejemplo de las contrariedades y paradojas de la vida de Freddie Mercury, quien este 5 de septiembre estaría cumpliendo 70 años.

Nacido con el nombre de Farrokh Bulsara en la isla africana de Zanzíbar (actual Tanzania), Mercury vivió de manera extrema, rápida, como si siempre corriera por alcanzarse a sí mismo.

Antes de la fama (y todo lo que le trajo), la vida lo puso a navegar por el Índico desde su pequeña isla hasta Bombay. El Saint Peter's School fue el escenario en el que florecieron sus talentos artísticos más destacados: la música y el dibujo.

En 1964, la inestabilidad política en Zanzíbar obligó a sus padres a trasladarse a Inglaterra. Ahí, la futura estrella siguió brillando en el dibujo, lo que le valió en 1966 una beca en el Ealing School of Arts de Londres.

Fue allí donde la música lo tocó, inicialmente con un grupo llamado Ibex, que duró un año. Bulsara decidió, entonces, darle vida al personaje público que lo acompañó por el resto de sus días.

Por otra parte, se estaba formando el embrión de Queen. En el escenario del ‘glam’ rock estaba Smile, que tenía como integrantes al guitarrista Brian May, al baterista Roger Taylor y al vocalista y bajista Tim Staffell, quien decidió irse en 1969. Lo reemplazó Mercury y, para 1970, Smile ya era historia: tras una larga insistencia del cantante, se transformó en Queen.

Llegó la Reina

“Formamos Queen antes de... cómo digo esto... de que David Bowie hiciera algo”, afirmó Mercury en una entrevista en 1976. Los primeros acordes de Queen buscaban tener la fuerza y el gigantismo del ‘glam’, pero con un sonido más directo.

Entretanto, Freddie buscaba su mundo: buscó el amor y este lo llevó a conocer a Mary Austin, una rubia joven londinense con la que viviría seis años y a quien durante el resto de su vida puso en un pedestal por encima del resto de sus efímeros y pasajeros pero no pocos amantes.

Los álbumes ‘Queen’ (1973) y ‘Queen II’ (1974) salieron al mercado con un sonido muy acorde a los tiempos. Para la tercera producción, ‘Sheer Heart Attack’ (1974), ya se veía una inquietud por incursionar en otros géneros. Y con ‘A Night At The Opera’ (1975) vino la explosión real de Queen gracias a una obra maestra: ‘Bohemian Rhapsody’. Entonces, Mercury comenzó a disfrutar el fruto del éxito en ventas de sus discos. Por aquella época, su relación con Austin fracasó.

Hacia 1978, Mercury se dejó crecer el bigote y salía al escenario con prendas de cuero. Estaba completamente inmerso en el mundo gay. Con el disco ‘The Game’, vino una extensa gira que incluyó Brasil, Argentina, Venezuela y México.

Desgaste

Con la mala recepción que tuvo el álbum ‘Hot Space’, Queen desaceleró la máquina y no volvió a estudio hasta finales de 1983.

Entonces Mercury ‘huyó’ a Nueva York. En la Gran Manzana, con tanto tiempo libre, se dedicó a ser un “explorador de la vida humana”, como lo diría el periodista británicoestadounidense Paul Gambaccini en el documental ‘Days Of Our Lives’. Allí comenzó a oír sobre la ‘nueva enfermedad’ o el ‘cáncer gay’, como se le conocía al Sida por esos años. En entrevistas, Mercury hacía alarde de tener “más amantes que Elizabeth Taylor”.

El futuro de Queen dependía en 1984 del éxito de un nuevo álbum, ‘The Works’. ‘I Want to Break Free’, ‘It's a Hard Life’ y ‘Hammer to Fall’ fueron éxitos, pero la estabilidad de la banda seguía frágil. Mercury aprovechó una nueva pausa para irse a Múnich y grabar su único álbum en solitario, ‘Mr. Bad Guy’, que, a pesar de ser sólido conceptualmente, fue un desastre en ventas: solo 130.000 copias.

Convocados por Bob Geldof, Mercury, May, Taylor y Deacon decidieron participar en el megaconcierto ‘Live Aid’ del 13 de julio de 1985 contra la hambruna en Etiopía. Esto los motivó en 1986 a entrar de nuevo a los estudios para un doble proyecto: un álbum y la banda sonora de ‘Highlander’, que luego se convirtieron en uno: ‘A Kind of Magic’.

La gira de conciertos por Europa fue un gran éxito, coronada por dos llenos en Wembley. El verano del 86 no quería acabarse sin otra presentación de Queen, esta vez el 9 de agosto en Knebworth Park. Sería la última con Freddie en el escenario.

El comienzo del fin

En 1987, los médicos le confirmaron a Mercury que era portador del VIH. No obstante, no dejó de producir: sacó al mercado un sencillo titulado ‘The Great Pretender’, en el cual entregó una versión del clásico de The Platters. Luego grabó junto con Montserrat Caballé el álbum ‘Barcelona’, pionero de los experimentos entre la ópera y el pop.

Llegado 1990, Brian May anunció nuevos proyectos,los cuales se hicieron realidad con ‘Innuendo’, que no deslucía en calidad. Pero los pocos videos mostraban a un Freddie fantasmagórico, pálido, extremadamente delgado y débil. Corría mayo de 1991.

El entorno de Freddie se preparaba para lo peor, pero aun así él quería seguir. Entre junio y septiembre grabó pistas para un nuevo álbum, que se editó en 1995 bajo el nombre de ‘Made In Heaven’. El 5 de septiembre, día de su cumpleaños 45, dejó de tomar la medicación. El 23 de noviembre dio el aval a un comunicado en el que anunciaba que padecía Sida. Al día siguiente, murió. El mundo del rock le rindió un gran tributo en Wembley el 20 de abril de 1992.

Brian May y Roger Taylor han seguido con el proyecto Queen, mas no así John Deacon. Han hecho trabajos conjuntos con Elton John y George Michael y han integrado a vocalistas como Paul Rodgers y Adam Lambert, pero el espíritu de Freddie sigue ahí, no se puede desprender. Como Gardel, cada año canta mejor.

¡Felices 70, Freddie!

LUIS ALEJANDRO AMAYA E.
Subeditor Internacional
En Twitter: @luisamaya2

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA