Los europeos, más divididos que nunca antes de cumbre de Bruselas

Los europeos, más divididos que nunca antes de cumbre de Bruselas

Cuatro países no están de acuerdo con la reunión del próximo domingo y anuncian su boicot.

UE

Banderas de la Unión Europea en su sede de Bruselas, Bélgica.

Foto:

Reuters

21 de junio 2018 , 12:19 p.m.

Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia, los países denominados del grupo Visegrado, no acudirán a la minicumbre sobre migración prevista para el próximo domingo en Bruselas, impulsada por la Comisión Europea.

"No vamos a asistir, quieren volver a presentar una propuesta que ya rechazamos" explicó el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, tras una reunión de los cuatro líderes del grupo en Budapest.

En esta minicumbre se discutirán temas relacionados con las políticas que deberán adoptar los países miembros de la Unión Europea para controlar el flujo migratorio que llega especialmente desde África. 

Incluso, la presión de algunos países de la Unión Europea, como Alemania, ha forzado a la Comisión Europea (CE) a adaptar en parte sus planes en política migratoria y plantear la creación de centros de desembarco de inmigrantes fuera de la UE, una idea que hasta ahora no había contado con apoyo expreso de Bruselas.

La idea de establecer esos campos para seleccionar a los inmigrantes que tienen derecho a solicitar asilo en la UE y descartar al resto antes de que pisen suelo europeo, recogida en el borrador de conclusiones del Consejo Europeo de los próximos 28 y 29 de junio, fue detallada este jueves por el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramópulos.

El titular europeo presentó la propuesta en una rueda de prensa, en el marco de un conjunto de "nuevos elementos" que la CE confía que sirvan para dar un impulso a la reforma del sistema europeo de asilo, bloqueada desde hace más de dos años.

El Ejecutivo comunitario, en el contexto del rescate de inmigrantes en el mar, insta a "explorar un compromiso mayor" con los países del Norte de África y socios como el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional de Migraciones sobre la posibilidad de crear un "esquema regional de desembarco".

En su cuenta de Twitter, el comisario europeo resaltó el compromiso de no perder los principios que han caracterizado a la Unión Europea. "Nuestra política migratoria es y debería continuar siendo construida en los valores europeos de solidaridad, responsabilidad, y respeto por los derechos humanos. Podemos desarrollar nuevos métodos para direccionar el reto de la migración, pero no debemos torcer nuestros principios".

El comisario europeo negó también este jueves que el esquema de desembarcos esté tratando de conducir hacia la creación de un "Guantánamo para migrantes". 

"No quiero un Guantánamo para migrantes [...], no es de eso de lo que hablamos ni lo que hemos propuesto", insistió en referencia a la prisión estadounidense situada en una base militar de ese país en Cuba, de la que a menudo se critican las condiciones de detención de los yihadistas.

"Yo lo veo en la forma de un acuerdo con países mediterráneos para garantizar que las personas reciben la protección que necesitan y son tratadas con la dignidad que se merecen", añadió, asegurando que tales "centros externos", deberían respetar "los valores europeos". 

Convocada sorpresivamente por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, en el marco de la crisis del barco "Aquarius", esta minicumbre está destinada a preparar la de Bruselas los días 28 y 29 de junio, que será consagrada a la inmigración, tema que domina la agenda de los países europeos divididos sobre el tema.

El episodio del barco "Aquarius" con 630 migrantes a bordo, al que Italia cerró sus puertas, denunciando una falta de solidaridad de sus vecinos de la Unión Europea (UE), puso en primer plano la necesidad de encontrar una respuesta europea común a la cuestión migratoria.

Los participantes en la reunión de Bruselas propondrán el refuerzo de las obligaciones impuestas a los demandantes de asilo, para tratar de calmar las tensiones entre Estados miembros.

La canciller alemana Angela Merkel está bajo presión de sus aliados bávaros, partidarios como Italia, Austria y los países de Visegrad de un endurecimiento en la materia. Además de Alemania y Francia, Italia, Grecia, Malta, España, Austria, Bulgaria, Bélgica y Holanda son esperados en esta minicumbre, una lista abierta según la Comisión a otros países que deseen participar.

Según un documento de trabajo provisional obtenido por la AFP, los participantes en la reunión se comprometerán a acelerar los reenvíos de demandantes de asilo de un país de la UE hacia otro, según el acuerdo de Dublin. Pero el texto prevé también la instalación de un "mecanismo de solidaridad eficaz" con cuotas de repartición obligatorias de los migrantes entre los diferentes países miembros, asunto candente para los países de Visegrad que rechazan categóricamente tal iniciativa desde hace más de dos años.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, punta de lanza de la línea más intransigente en migración, erigió en 2015 una barrera antimigrantes a lo largo de varios cientos de kilómetros en la frontera.

AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.