Economía y crisis catalana, los retos que Sánchez tendrá que enfrentar

Economía y crisis catalana, los retos que Sánchez tendrá que enfrentar

El nuevo jefe del Gobierno español se comprometió a asegurar la unidad y la cohesión en el país.

Pedro Sánchez

Sánchez logró, en menos de una semana, destituir al presidente Mariano Rajoy, en la primera moción de censura triunfadora en la historia democrática española

Foto:

Pierre-Philippe Marcou / AFP

01 de junio 2018 , 08:44 p.m.

El nuevo presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, tiene ante sí un horizonte complicado, con la economía y el contencioso soberanista catalán como retos inmediatos y el problema de tener un reducido grupo parlamentario, lo que le exigirá continuos apoyos externos.

Los socialistas tienen 84 diputados, y Sánchez ha logrado sumar otros 96 procedentes de otros siete grupos, algo que sus críticos le echan en cara por la dificultad de combinar los intereses de todos ellos. “Hoy gana la democracia”, proclamó Sánchez justo después de la votación para dejar claro que son las mayorías parlamentarias las que ponen y quitan gobiernos.

La primera moción de censura triunfadora en la historia democrática española ha tenido mucho de “no” a Mariano Rajoy y un rechazo a la corrupción, pero también por la crisis en Cataluña, donde los secesionistas que han impulsado un proceso ilegal de independencia le han pasado la factura. Rajoy aplicó la Constitución para destituir al gabinete regional y asumir temporalmente sus competencias para volver a la legalidad.

Su prioridad será –dice– favorecer la cohesión social y territorial de España, que se considera dañada por los casi seis años y medio de gobierno de Rajoy. Ello sin romper el principio de estabilidad presupuestaria y cumpliendo con “los deberes europeos”.

Sánchez y su futuro gabinete tendrán que asumir los presupuestos del Estado que fueron aprobados hace nueve días por el Congreso con el voto contrario de los socialistas.

Este no es nuestro presupuesto, pero no lo vamos a retirar por responsabilidad de Estado y nos vamos a centrar en el futuro

Esa paradoja se debe a que el nuevo presidente admitió durante el debate las cuentas del Estado en vigor para asegurarse el apoyo de los cinco diputados del PNV (nacionalistas vascos moderados), fundamentales para ser investido.

Aparte de la concesión a los vascos, aceptar los presupuestos es una señal de que pretende mantener la estabilidad económica en el país y garantizar la gobernabilidad. “Este no es nuestro presupuesto, pero no lo vamos a retirar por responsabilidad de Estado y nos vamos a centrar en el futuro”, dijo Sánchez. Además, se comprometió a impulsar medidas para un pacto de rentas y la igualdad salarial.

Ahora queda la incógnita de qué tipo de gobierno formará Sánchez, aunque en el Congreso ha dicho que será “socialista, paritario y europeísta”, y si integrará a independientes que supongan un guiño a los variopintos apoyos que ha tenido para ser el séptimo presidente del gobierno en la actual etapa democrática española. Por delante quedan dos años de legislatura, hasta junio de 2020, aunque una de las prerrogativas del jefe del Ejecutivo es anticiparlas.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.