Así está el tesoro quimbaya en Madrid que Colombia debe reclamar

Así está el tesoro quimbaya en Madrid que Colombia debe reclamar

Ires y venires de las 122 piezas que Holguín Mallarino le regaló a la reina María Cristina.

Así está el tesoro quimbaya en Madrid

Una cabeza de cacique de oro parte hace parte de un tesoro arqueológico precolombino de 123 piezas de los indígenas Quimbayas.

Foto:

Gerard Julien / AFP

26 de octubre 2017 , 08:23 p.m.

En uno de los últimos salones, sobre un fondo negro, lucen las 122 piezas del tesoro quimbaya resplandecientes.

Ocupan una larga pared y dos medias más cortas. Están agrupadas con otras colecciones relacionadas con ritos fúnebres en lo que se denomina ‘El viaje al mundo de los muertos’.

Para llegar hasta ellas es necesario realizar casi todo el circuito del Museo de América, en Madrid, por más de una hora. Y vale la pena. Se ven realmente impactantes.

La Corte Constitucional de Colombia ordenó al Gobierno pedir de vuelta este regalo que le entregó el presidente Carlos Holguín en 1892 a la reina María Cristina de España, en agradecimiento por el apoyo de ese país en la diferencia limítrofe sostenida con Venezuela.

Aunque los medios, las academias y los gobiernos han reaccionado ante la decisión, las piezas permanecen incólumes.

No siempre ha sido así. El tesoro ha sufrido varios ires y venires desde que está en territorio español. Llegó en 1892, con el propósito de regresar al país, pues la idea era que se exhibiera temporalmente en la Exposición Histórico Americana en la conmemoración del IV Centenario del Descubrimiento de América.

Una vez aquí, el presidente Holguín lo regaló a la Corona, al año siguiente de la adquisición. La Reina lo entregó al patrimonio histórico de España y así llegó al Museo Arqueológico Nacional, pues el de América no existía.

Estuvo allí, al lado de otras piezas americanas, hasta que estalló la Guerra Civil española (1936-1939). Entonces tomó rumbo hacia Suiza, a donde llevaron varios objetos del patrimonio nacional, incluidas pinturas del Museo del Prado, para salvarlas de la destrucción bélica.

Regresó cuando ya el franquismo se había impuesto. Siguió en el Museo Arqueológico, aunque como parte del de América, cuya sede aún no se había construido.

En 1965 lo trasladaron al nuevo edificio, levantado en la zona que se conoce como Ciudad Universitaria dentro de Madrid, donde permaneció hasta 1978.

En esa fecha el Museo retiró las piezas originales “por motivos de seguridad”, según dice, y las llevó al Banco de España, en un primer momento, y luego a la cámara acorazada del Museo Arqueológico. En su lugar, ubicaron copias de los originales.
Estuvieron allí, medio olvidadas, hasta que se reabrió el Museo de América en 1994, luego de una importante rehabilitación.

Ahora se exhiben en el segundo y último piso, al lado de un ajuar fúnebre inca, otro mochica, momias de Paracas y textiles funerarios.

Lo mismo sucede con otros países del mundo y siempre suelen reclamar

El tesoro

A la entrada del salón donde se exhibe el tesoro quimbaya un letrero advierte que “por razones de conservación el nivel de iluminación es bajo”. Y es cierto. Es casi imposible tomar fotos.

Unas pocas personas caminan por el recinto y miran las piezas sin mayor detenimiento. Hay dos, sin embargo, que aprecian cada detalle. Una es colombiana: Alejandra Rodríguez. Llegó hace dos semanas a Madrid a estudiar un máster en Biodiversidad. Leyó las noticias sobre la resolución de la Corte y decidió ver en vivo y en directo el tesoro. “Me encanta –dice–. Me gustan las representaciones de flora y fauna, tal vez porque soy bióloga”.

Le parece que fue un error haberlo obsequiado. “Como siempre, regalamos nuestra identidad y no la apreciamos”, se lamenta.

La otra es Margarita, una española asidua al museo, que está segura de que el tesoro es “una maravilla”. Conoce las últimas noticias y cree que se trata de una vieja polémica. “Lo mismo sucede con otros países del mundo y siempre suelen reclamar”, asegura. Como ejemplos, cita las situaciones de los frisos del Partenón de Atenas con el Museo Británico y del busto de Nefertiti, la reina egipcia, que se exhibe en un museo de Berlín.

Todas las piezas colombianas están acompañadas de letreros que señalan que pertenecen a la cultura quimbaya arqueológica (200-1000 a. C.). Se pueden apreciar vasijas en forma de calabaza, collares, separadores de collar, colgantes (algunos de ellos, provenientes del Darién de Panamá, lo que es prueba de relaciones comerciales con esa región), orejeras, cascabeles, pulseras, vasos, silbatos, figuras de caciques, varios contenedores de cal, aretes, narigueras, platillos, una corona y cuencos.

Una hoja informativa que entregan a la entrada al museo recomienda diez piezas de todo el edificio. Una de ellas es un cacique quimbaya, del que informa que es “integrante del más importante tesoro indígena llegado hasta nuestros días”.

De todas las piezas quimbayas, el portal del museo destaca seis representaciones de caciques: cuatro hombres y dos mujeres, desnudos, “con los mismos símbolos de poder en las manos y adornados con collares, orejeras de arete y narigueras”. Y asegura que “estas figuras antropomorfas son las que han proporcionado la merecida fama al excepcional conjunto del tesoro”.

Posición oficial

Cuando se difundió la noticia de que la Corte Constitucional de Colombia había determinado que el Gobierno debía reclamar el tesoro quimbaya, el ministro español de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, dijo que estaba a la espera de recibir la solicitud oficial. La canciller María Ángela Holguín, posteriormente, aseguró que actuará de acuerdo con el mandato de la Corte.

Por ahora, y mientras se resuelve el litigio internacional, el tesoro quimbaya permanece detrás de gruesos vidrios en el Museo de América de Madrid. Allí se puede visitar todos los días, menos los lunes, cuando el edificio está cerrado.
Las piezas, ajenas al debate, permanecen incólumes. Constituyen una lección de la vida indígena colombiana que pueden apreciar los europeos. Una lección realmente brillante.

JUANITA SAMPER OSPINA
Especial para EL TIEMPO
Madrid

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA