Yihadismo aplica en Barcelona la receta del atropellamiento masivo

Yihadismo aplica en Barcelona la receta del atropellamiento masivo

En una operación en Cambrils, la Policía frustra otro ataque: 5 terroristas fueron abatidos.

Atentado en Barcelona

La escena trágica luego del paso de una furgoneta que embistió en zigzag a los paseantes de Las Ramblas, en Barcelona.

Foto:

David Armengou / EFE

18 de agosto 2017 , 12:26 a.m.

Un atentado terrorista del Estado Islámico dejó 13 muertos y al menos un centenar de heridos en Barcelona, este jueves. Una furgoneta arrolló a los transeúntes de Las Ramblas, la avenida más transitada y turística de la ciudad, a las 16:50 horas, en uno de los momentos más concurridos en pleno verano. Se trata del golpe más fuerte que sufre España desde el atentado del 11 de marzo del 2004, cuando varias explosiones dejaron 192 muertos en varios trenes de Madrid.

Este jueves en la noche, la cancillería colombiana informó que entre los heridos hay una persona de nacionalidad colombiana, pero hasta el momento, y por cuestiones de habeas data, su nombre no puede ser divulgado.

Aunque el autor se escapó, los Mossos d’Esquadra (policía catalana) detuvieron a dos individuos relacionados con la tragedia: la persona que alquiló la camioneta y otra, en Tarragona, de quien se sospecha que estaba preparando una bomba.

En la misma noche, en una operación relacionada con otro posible atentado, la policía reportó un tiroteo en el puerto de Cambrils, Tarragona, el cual dejó al menos cinco presuntos terroristas muertos. Según las primeras informaciones, los sujetos intentaban replicar el atropellamiento, pero fueron abatidos. Al parecer llevaban chalecos con explosivos. Seis civiles y un policía resultaron heridos. La policía trabaja en la hipótesis de que el terrorista fugitivo de la furgoneta tiene relación con este grupo, lo que comprobaría una acción de una célula coordinada.

En la tarde, el caos se apoderó del centro de Barcelona. Las autoridades evacuaron a las personas del centro y pidieron que la gente se quedara en sus casas. Varias decenas se quedaron confinadas en bares y restaurantes. Circularon versiones falsas y contradictorias de lo sucedido hasta que a las 23:00 horas el jefe de los Mossos d’Esquadra ofreció la versión oficial.

Una camioneta Fiat blanca invadió el carril central de Las Ramblas, destinado solo a peatones, y circuló a alta velocidad mientras atropellaba a los viandantes. Tras 500 metros de recorrido en zigzag se detuvo frente al teatro del Liceu y el conductor se fugó. No hay evidencias de que fuera armado. La policía lo busca. Dejó un reguero de personas heridas, en una modalidad similar a la que tuvo lugar en Berlín, Niza, Estocolmo y Londres. Fueron repartidas por los hospitales de la ciudad, a los que también acudió gente para donar sangre y ofrecer ayuda. Quince de ellas se encuentran en estado muy grave.

Dos personas fueron detenidas. La primera es el marroquí Driss Oukanir, que llegó de Marruecos el 13 de agosto. Fue quien alquiló la camioneta cerca de Barcelona. La otra es un español nacido en Melilla, cuya identidad no se dio a conocer. Fue detenido en Alcanar, Tarragona, y está relacionado con una explosión que tuvo lugar el miércoles en un edificio de esa ciudad, en la que murió una persona. Los Mossos creen que tuvo que ver con el atentado de Barcelona y que allí se podrían estar preparando artefactos explosivos.

Otro incidente extraño sucedió también en Barcelona, pero no está relacionado con el atentado. Un conductor se saltó un control de los Mossos y arrolló a un sargento. Su compañero disparó al hombre, un español que murió.

¿Por qué Barcelona?

“No me sorprende la tragedia que acaba de ocurrir: Barcelona tenía todos los números para un atentado terrorista”, señaló a El TIEMPO un empresario catalán que pidió la reserva de su nombre: “Era un objetivo redondito”. El empresario señaló que desde hace tiempo se veía que la capital catalana “ofrecía un perfil perfecto” para que los terroristas ampliaran a España los atentados que han cometido en París, Londres y Bruselas.

Barcelona es una ciudad muy atractiva para el turismo y en la que resulta muy difícil encerrar a la gente entre un corral para protegerla”, dijo. Justamente, la abundancia de turistas desató desde hace algunos días una campaña para poner límites al número de visitantes. Un grupo militante antiturismo ha protestado con actos de fuerza.

“En esta clase de sacudidas se registran dos efectos –añadió el empresario–. El primero es la conmoción inmediata que produce una barbaridad como la que ha sucedido y la segunda es la marca que deja en la ciudad: la repercusión internacional, el miedo en las calles, los visitantes que se espantan, la gente que se abstiene de concurrir a muchos lugares públicos. Es decir, precisamente lo que buscan los terroristas”.

El empresario apuntó que Barcelona “atraviesa un momento difícil, y al final uno no sabe si el atentado servirá para unir o para dividir aún más”. Cataluña enfrenta un proceso separatista cuya próxima etapa es un referendo inconstitucional el primero de octubre; en él, los ciudadanos votarán a favor o en contra de que la región se independice de España.

“Estamos unidos en el duelo y, sobre todo, en la voluntad de vencer a quienes nos quieren arrebatar nuestros valores”, dijo, por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien transmitió su solidaridad a Carles Puigdemont, presidente de Cataluña. “Hemos sufrido otros zarpazos como este, pero sabemos que a los terroristas se les vence con democracia y libertad”.

Juanita Samper Ospina
Corresponsal de EL TIEMPO

Las Ramblas, gran arteria popular catalana

Las Ramblas, escenario del mortífero atentado, es la gran avenida popular de Barcelona, donde históricamente la ciudad celebra los triunfos del Barça, protesta o da rienda suelta a sus sentimientos.

Aunque los barceloneses parecen haberlo cedido al turismo, ese paseo del centro histórico, que discurre entre la plaza Cataluña y el viejo puerto, ocupa un lugar especial en el corazón de la ciudad.

Antes, coincidían en ella los grandes burgueses catalanes que acudían al teatro de la ópera del Liceo, con los marineros de EE. UU., las prostitutas, las floristas, los vendedores de pájaros y los marchantes de la Boquería, el mercado de alimentos más emblemático de la ciudad. Las Ramblas atraviesan el corazón de la ciudad, y a su alrededor están la sede de los poderes políticos, bancos, el gobierno catalán y el de Barcelona, la catedral y la iglesia de Santa María del Mar. El paseo está dividido en cinco tramos.

AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA