Con aplazamiento, Puigdemont gana días para esquivar la justicia

Con aplazamiento, Puigdemont gana días para esquivar la justicia

El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, aplazó el debate de investidura.

Barcelona

Varias protestas se vivieron este martes en Barcelona tras el aplazamiento de la investidura del presidente.

Foto:

Toni Albir / EFE

30 de enero 2018 , 10:24 p.m.

Aunque estaba previsto para este martes el debate de investidura de Carles Puigdemont como presidente catalán, Roger Torrent, presidente del Parlamento de la región, lo aplazó para una fecha futura que no concretó.

Torrent advirtió que mantiene, en todo caso, a Puigdemont como candidato a convertirse de nuevo en el dirigente de Cataluña.

Aseguró que el debate no se celebrará mientras no cuente con la seguridad de que se desarrolle de manera “efectiva, con garantías y sin injerencias”. Y pidió al Tribunal Constitucional que “deshaga la chapuza (chambonada) jurídica que perpetró para no contradecir al Gobierno español”.

Se refería así al auto del sábado pasado en que prohibió la investidura de Puigdemont si no se presentaba en la Cámara. Sobre el expresidente regional recae una orden de captura por haber declarado la independencia ilegal de Cataluña, que se haría efectiva en cuanto pise territorio español. Horas más tarde, Puigdemont habló desde su ‘exilio’: “No hay ningún otro candidato posible ni otra mayoría parlamentaria alternativa”, aseguró.

El gobierno central de Mariano Rajoy acogió con beneplácito la decisión de Torrent por su “respeto a la legalidad” y como una “consecuencia obligada de la actuación del Estado de derecho”. En cambio, dividió a las fuerzas independentistas. Junts per Catalunya y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) se mostraron contrarias a no haber celebrado el pleno, y cientos de manifestantes salieron a la calle a protestar por ello.

“Lo que nos ha llevado hasta aquí es la unidad, no la perdamos, ya que solo con unidad podremos superar los próximos desafíos”, advirtió Puigdemont. Y dijo, en todo caso, que “la democracia ni se aplaza ni se suspende”.

La medida de Torrent le permite ganar tiempo. Por una parte, pidió a los abogados que presenten alegaciones dentro del plazo de diez días que estableció el Tribunal. Y, por otra, da un lapso a las fuerzas independentistas para que se pongan de acuerdo en torno a la investidura y el programa de gobierno.

“Iré hasta el final en la defensa de los derechos de Carles Puigdemont”, dijo Torrent. “El presidente de la Generalitat (gobernación catalana) será el que elijan los diputados de esta Cámara, no el que decida un tribunal o un ministro a 600 kilómetros”, aseguró.

JUANITA SAMPER OSPINA
Corresponsal de EL TIEMPO
Madrid

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.