Dos semanas en el poder y Trump ya transformó el tablero geopolítico

Dos semanas en el poder y Trump ya transformó el tablero geopolítico

Con tono fuerte hacia aliados y suave hacia rivales, presidente de EE. UU. patea sistema de décadas.

fg

Trump lanza de regalo a la gente su marcador Sharpie, con el que ha firmado algunas de sus órdenes ejecutivas.

Foto:

Joe Raedle/Getty Images/AFP

05 de febrero 2017 , 11:02 a.m.

Lleva solo 15 días en el poder. Pero en ese tiempo, el presidente de EE. UU., Donald Trump, ha pateado el tablero geopolítico que ha imperado en el planeta desde la Segunda Guerra Mundial, causando zozobra entre antiguos aliados y hasta aplausos entre reconocidos enemigos.

Aunque durante la campaña Trump nunca escondió su visión irreverente –y a veces errática– frente a este ordenamiento, sus efectos en la práctica solo comenzaron a sentirse esta semana cuando se enfrascó en peleas con dos de sus grandes aliados (México y Australia) y levantó algunas de las sanciones que pesaban contra Rusia, eterno rival de EE. UU.

Si bien no hay total claridad en algunos de los hechos, el mandatario habría entrado en furia durante una conversación con el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, en la que este le pidió al mandatario estadounidense aceptar a 1.250 refugiados de Siria en cumplimiento de una promesa que le hizo su antecesor, el presidente Barack Obama.

Y en otra conversación con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, Trump lo habría amenazado con enviar tropas a ese país si no podía controlar el narcotráfico y la inmigración ilegal.

La Casa Blanca matizó la conversación y alegó que el presidente le había ofrecido “ayuda” a Peña Nieto. Pero el mismo Trump confirmó horas más tarde que las conversaciones habían sido “fuertes”, pues, según él, muchos países se “han aprovechado de EE. UU.”

Los roces también llegaron a Europa, donde la mayor parte de los miembros de la Eurocámara rechazaron el nombramiento de Ted Malloch como futuro embajador de EE. UU., alegando que éste ha despotricado de la Unión Europea.

Además, el jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, llamó al presidente estadounidense una amenaza del mismo calibre que el grupo terrorista Estado Islámico.

Trump, además, enfiló su artillería hacia Irán, después de que la República Islámica probó un misil balístico de largo alcance.

“Están avisados”, dijo el presidente, tras indicar que todas las opciones, incluida la militar, estaban sobre la mesa.

De nuevo Irán

Y el mismo viernes, el gobierno de EE. UU. materializó nuevas sanciones económicas contra Teherán por la prueba.

Aunque Irán está lejos de ser un aliado de Washington, bajo el gobierno de Obama se dieron acercamientos que condujeron a un acuerdo para que este país suspendiera sus ambiciones nucleares a cambio del levantamiento de sanciones. Algo que ahora está amenazado.

Lo cierto es que las disputas con los aliados de antaño contrastaron con el tono adoptado hacia Moscú. Este jueves el Departamento del Tesoro levantó una sanción que bloqueaba la venta y colaboración en áreas de ciberseguridad con el Servicio Federal de Seguridad de Rusia –antiguo KGB y equivalente a la CIA–, precisamente el organismo al que se acusa de haber ‘hackeado’ las elecciones presidenciales del 2016.

Además, hubo una serie de eventos que si bien no fueron provocados por Trump, sí tienen relación directa con sus acciones.

Israel, por ejemplo, dio luz verde a la construcción de más de 6.000 asentamientos en Jerusalén Oriental y Cisjordania, algo calificado en la Organización de las Naciones Unidas como “una flagrante violación al derecho internacional” y que –según el vicealcalde de Jerusalén, Meir Turgeman– ha sido posible gracias a la llegada de Trump al poder.

El mandatario de EE. UU., incluso, ha sugerido que trasladará la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, una movida que generaría un rechazo masivo entre árabes, y que podría alterar profundamente la dinámica en Oriente Próximo.

La situación se tornó más confusa el jueves en la noche cuando la Casa Blanca emitió un comunicado en el que dice creer que los “nuevos asentamientos no serán un obstáculo para la paz”, pero quizá no serían “útiles” para alcanzar ese fin.

Por otra parte, desde la llegada de Trump a la Oficina Oval, se han reactivado las acciones de los separatistas prorrusos en Ucrania, probablemente entusiasmados por la nueva relación entre Moscú y Washington.

‘Dos principios’

De acuerdo con Robert Kagan, del Brookings Institute, las maniobras de Trump en el terreno internacional parecen estar guiadas por dos principios básicos.

El primero, es mirar todo bajo el prisma de una transacción comercial en la que lo único que importa es obtener el mejor negocio posible.

De ahí las filtraciones del contenido de sus llamadas a la prensa y otras bravuconadas que lo ayudan –o eso cree– a mejorar sus cartas en la mesa.

El segundo, es una perspectiva eminentemente nacionalista en la que priman los intereses locales, pero no hay una visión estratégica o a largo plazo.

Kagan cree que se trata de un planteamiento miope porque rompe con un esquema internacional que EE. UU. ha sostenido por más de 70 años gracias a las alianzas con europeos y asiáticos.

Un esquema que ha contenido las agendas expansionistas de sus dos grandes rivales, China y Rusia, y que podría alterar el mundo tal como lo conocemos si EE. UU. se retira de esa partida de ajedrez.

Sin discrepar, Eliot Cohen, del mismo instituto, cree que también hay una buena dosis de carácter y temperamento en las decisiones de Trump.

Es decir, no solo influenciadas por la visión empresarial de una “América Primero”, sino por el vaivén de su estado de ánimo, su ego y sus caprichos.

“Eso no es terminal cuando se es el dueño de una compañía o se vive en el mundo de la retórica, como sucedía en la campaña. Pero cuando se es el líder de la principal potencia del mundo es altamente peligroso”, sostiene Cohen.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68
Washington

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA