Trump se cansó de la voz moderada de Tillerson: lo echó

Trump se cansó de la voz moderada de Tillerson: lo echó

El presidente anunció en Twitter que reemplazará al secretario de Estado con el director de la CIA.

Rex Tillerson y Donald Trump

Rex Tillerson (izq.) se había mostrado en desacuerdo con el presidente Donald Trump en prácticamente todos los temas claves de la política exterior de EE. UU.

Foto:

Saul Loeb / AFP

14 de marzo 2018 , 01:03 a.m.

Con un trino en redes sociales y sin siquiera avisarle personalmente. Así terminó el presidente Donald Trump con la carrera de Rex Tillerson como secretario de Estado de EE. UU., en una nueva movida del mandatario republicano que dejó boquiabiertos hasta a sus más cercanos aliados.

Tillerson será reemplazado en el cargo por el director de la CIA y excongresista, Mike Pompeo, quien, a su vez, podría ser reemplazado por Gina Haspel, una veterana de la CIA.

Ambos cargos deberán ser confirmados con el Senado. Aunque el de Pompeo se ve como un trámite relativamente fácil (ya había pasado por este proceso para llegar a la CIA), el de Haspel se ve mucho más complicado, pues en el pasado fue acusada de tortura.

Tillerson se encontraba de gira en África cuando se enteró de que pensaban cortarle la cabeza, y tuvo que regresar a Washington. Según sus asesores, el secretario no fue advertido con anticipación y desconoce las razones específicas que tuvo Trump para removerlo.

En el Congreso, ni siquiera los republicanos estaban al tanto y tampoco lo esperaban. Especialmente tras varios semanas de caos en la Casa Blanca, precisamente por la renuncia o destitución de altos funcionarios. Entre ellas, la de su jefe de comunicaciones, Hope Hicks, la de su asesor económico Gary Cohn –que se retiró en protesta por los aranceles que Trump decidió imponer a las importaciones de hierro y aluminio– y la del secretario de personal Rob Porter –que dimitió en medio de un escándalo por violencia doméstica contra sus dos exesposas–.

El retiro de Tillerson estaba cantado desde hacía meses, dada su falta de sintonía con el mandatario de EE. UU. El propio Trump se lo dejó claro a periodistas este martes al explicar la decisión. “No estábamos de acuerdo en cosas como el acuerdo con Irán. No pensábamos igual. Con Mike Pompeo pensamos de manera similar”, dijo.

Tillerson, se sabe, era una especie de “voz moderada” en la Administración que en ocasiones tomó distancia de Trump. En el caso de Irán, el exsecretario le insistió al presidente que sería un error retirarse del acuerdo al que se llegó con ese país para poner en cintura su programa nuclear. Pero Trump, al parecer, quiere cumplir con esa promesa de campaña y ya estaría muy cerca de anunciarlo.

Así mismo, Tillerson se opuso a la decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y se mostraba en contra de medidas nacionalistas en materia de comercio, iba contra el retiro de EE. UU. del Acuerdo de París sobre cambio climático y era de los que insistían en la vía diplomática con Corea del Norte cuando la retórica de Trump sonaba a tambores de guerra.

Pero, entre todo, fueron dos los temas que más agrietaron las relaciones. Tillerson estaba convencido de que Rusia había interferido en las elecciones del 2016 –lo cual afirmó públicamente en varias ocasiones– y que Moscú continuaba comportándose como un serio enemigo de los intereses del país.

El último impase se generó el lunes pasado, cuando el exsecretario de Estado rompió con el presidente al señalar a Moscú como responsable en el atentado contra un exespía ruso y su hija, que vivían en el Reino Unido, mientras que la Casa Blanca solo condenó el incidente, pero sin atribuírselo al Kremlin.

De otra parte, dicen las fuentes en Washington, Trump nunca le perdonó a Tillerson haberlo llamado “idiota” durante una reunión privada cuyo contenido fue filtrado a la prensa. Pero, de acuerdo con la misma Casa Blanca y otros reportes de la cadena Fox, el presidente decidió destituir a Tillerson pensando en la próxima cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, prevista para mayo.

El exsecretario, todo indica, no estuvo de acuerdo con la decisión, pues la consideró “prematura” y riesgosa para los intereses nacionales de EE. UU. Trump piensa todo lo contrario, y por eso prefirió sacarlo desde ya y poner en su lugar a una persona como Pompeo, que lo interpreta mejor.

No obstante, Chris Cillizza, del programa El punto, de la cadena CNN, cree que hay algo más. De acuerdo con el analista, su salida está más asociada a un esfuerzo sistemático de Trump por eliminar de su entorno a todos los republicanos proestablecimiento, como Tillerson, y rodearse de personas leales que puede controlar.

SERGIO GÓMEZ MASERI
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
WASHINGTON
@sergom68

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.