Trump ofrece cooperar, pero ‘EE. UU. primero’

Trump ofrece cooperar, pero ‘EE. UU. primero’

Fue abucheado al decir que la prensa lo trataba bien cuando era empresario y ahora le inventa cosas.

FORO ECONÓMICO MUNDIAL DE DAVOS

Donald Trump, proyectado en una pantalla gigante en la clausura del 48 Foro Económico Mundial de Davos (Suiza).

Foto:

Gian Hehrenzeller / EFE

26 de enero 2018 , 08:43 p.m.

Aunque ofreció colaborar con todos los países, el presidente Donald Trump dijo en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) que lo hará bajo sus reglas, advirtiendo además que Estados Unidos siempre va a estar primero.

Trump le habló el viernes a la élite política y económica, a la cual vendió sus éxitos económicos, pidió inversiones y brindó apoyo, pero a la que también dejó claro que se hará a su modo.

En su esperado discurso de cierre del foro de Davos, Trump sacó el hombre de negocios que lleva dentro –al asegurar a los empresarios que “ahora es el momento perfecto” para que “lleven sus empresas, sus empleos y sus inversiones a EE. UU.”–, y otras veces mostró su lado político.

Consciente de que se encontraba ante un público que ha criticado su proteccionismo y aislacionismo y al que, a su vez, él ha atacado por elitista, el presidente desplegó un mensaje de doble filo en Davos: defiende los intereses de los estadounidenses, pero “reafirma la amistad y la cooperación de EE. UU. para crear un mundo mejor”.

En lo económico, Trump, el primer presidente de EE. UU. en hablar en Davos después de Bill Clinton en 2000, sacó a relucir el buen estado de la economía estadounidense, los récords que baten las bolsas y los “históricamente bajos” niveles de desempleo que él se atribuye tras un año en la Casa Blanca.

“El mundo está siendo testigo del resurgimiento de un EE. UU. fuerte y próspero, y estoy aquí para dar un simple mensaje: nunca ha habido un momento mejor para contratar, construir, invertir y crecer en EE. UU.”, aseveró.

“EE. UU. está abierto para el negocio y volvemos a ser competitivos”, aseguró el mandatario, quien puso de ejemplo su rebaja fiscal, “la más grande en la historia estadounidense” y que alivia a la clase media, a las pequeñas empresas y a las compañías grandes, tras recortar también el impuesto de sociedades del 35 al 21 por ciento.

Trump, quien además destacó sus esfuerzos de desregulación, no se desvió en sus quince minutos de discurso de su “EE. UU. primero”, al afirmar que “siempre pondrá” a su país a la cabeza.

Sin embargo, a modo de apaciguamiento y para subrayar que no es tan aislacionista como el mundo cree, el mandatario estadounidense señaló que “ello no quiere decir Estados Unidos en solitario”, ni en lo económico –porque cuando su país crece también lo hacen los demás, reiteró– ni en lo político.

Trump destacó que no permitirá que los demás prosperen incumpliendo las reglas del comercio. “Trabajamos en reformar el sistema comercial internacional” para “restaurar su integridad”, afirmó, porque no se puede “tener un comercio libre y abierto si algunos países explotan el sistema a costa de los demás”, señaló el mandatario, sin mencionar a ningún Estado.

El mandatario estadounidense no logró evitar la polémica en Davos y fue abucheado cuando criticó de nuevo a la prensa, a la que calificó de “cruel”.

“Hasta que me convertí en político no me di cuenta de lo cruel, mala y falsa que puede llegar a ser la prensa”, dijo Trump, al responder a una pregunta tras su discurso, algo que provocó los abucheos de parte del público de la sala.

EFE , AFP Y REUTERS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.