Trump habría escogido a Rex Tillerson como secretario de Estado

Trump habría escogido a Rex Tillerson como secretario de Estado

Así lo han dado a conocer varios medios estadounidenses. Tillerson es el director de Exxon Mobil.

fg

Donald Trump, presidente electo de EE.UU.

Foto:

AFP

13 de diciembre 2016 , 06:02 a.m.

Donald Trump anunciará este martes el nombre del próximo jefe de la diplomacia estadounidense en medio de la polémica sobre la interferencia rusa en las elecciones y con el marco de crecientes tensiones con China.

"Anunciaré quién será mi futuro secretario de Estado mañana (martes) por la mañana", escribió el magnate inmobiliario en su cuenta de Twitter. Este es el último cargo de importancia de su próximo gobierno que aún no ha sido confirmado. Una certeza: no será Mitt Romney, quien anunció el lunes en la noche que su nombre no está en la lista de posibles candidatos.

Según CNN, Trump habría llamado al exgobernador de Massachusetts para comunicarle que él no sería el designado para ocupar la secretaría de Estado. Según informes no confirmados, será Rex Tillerson, el jefe del gigante petrolero ExxonMobil, quien sucederá a John Kerry en ese prestigioso puesto.

Tillerson, de 64 años, mantiene estrechas relaciones de negocios con Vladimir Putin, quien en 2013 le concedió la condecoración rusa de la orden de la Amistad. La elección de Tillerson iría en el sentido de la voluntad expresada por Trump durante su campaña de mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, muy deterioradas en los últimos años, en especial sobre la situación en Siria. Pero ese candidato está lejos de contar con apoyo unánime, incluso dentro del campo republicano: "Este hombre (Putin) es un matón y un asesino, no veo cómo se puede ser amigo de un exagente de la KGB", advirtió el senador republicano John McCain en la cadena CNN.

“Un amigo de Vladimir"

"Ser un amigo de Vladimir no es una característica que yo espero de un secretario de Estado", dijo por su lado el también senador republicano Marco Rubio. Dos posturas que no auguran un voto fácil en el Senado, que deberá confirmar esa designación, que demandará el apoyo de la mayor parte de los republicanos.

Además el Congreso, de mayoría republicana, se dispone a investigar los ataques cibernéticos y las interferencias rusas en la elección estadounidense, acentuando la presión sobre Moscú pese a que Trump pretende un acercamiento con los rusos.

La CIA concluyó en un informe secreto revelado el viernes por el Washington Post que Rusia intervino en los ciberataques durante la campaña electoral para ayudar a la elección de Donald Trump, y no con el objetivo más generalizado de enturbiar el buen desarrollo de los comicios.

Pero el sucesor de Barack Obama, que asumirá sus funciones el 20 de enero, rechazó estas conclusiones. "A menos que usted sorprenda en flagrante delito a los hackers, es muy difícil determinar quien estuvo detrás de la piratería", escribió Trump el lunes en su cuenta de Twitter.

En octubre, los servicios de inteligencia estadounidenses acusaron de manera colectiva a Rusia de haber pirateado a los partidos políticos de ese país con el fin de interferir en el proceso electoral. "Los rusos no son nuestros amigos", advirtió el jefe de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, durante una conferencia de prensa.

Primera advertencia china

Además de la polémica con Rusia, el secretario de Estado que sea designado por Trump tendrá otro tema delicado a tratar desde que asuma su cargo el 20 de enero: las relaciones con China.

Desde principios de este mes, Trump multiplicó sus críticas declaraciones sobre Pekín, que pareció sin embargo haber recibido con benevolencia su elección el 8 de noviembre. El régimen chino lanzó una primera advertencia el lunes, en nombre de la defensa de su "principio de una sola China" que Trump amenazó el domingo en unas declaraciones.

"No entiendo por qué debemos estar ligados a la política de una sola China, salvo que lleguemos a un acuerdo para obtener otras cosas, incluso en el comercio", había dicho Trump el domingo.

El presidente electo ya había omitido el principio de "una sola China" a inicios de diciembre al responder a una llamada telefónica de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, para disgusto del gobierno chino.

"Hemos tomado nota de esas informaciones y estamos gravemente preocupados", advirtió en rueda de prensa el portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores Geng Shuang, en alusión a las declaraciones de Trump.

AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA