Trump dice que no tiene cintas de conversaciones con exjefe del FBI

Trump dice que no tiene cintas de conversaciones con exjefe del FBI

El presidente de EE. UU. afirmó que "no tiene ni idea de si existen grabaciones de sus encuentros".

Donald Trump

El presidente de EE. UU., Donald Trump, había amenazado con revelar las cintas de sus conversaciones con el exdirector del FBI James Comey.

Foto:

Efe

22 de junio 2017 , 09:00 p.m.

El presidente de EE. UU.,  Donald  Trump, zanjó este jueve un misterio que él mismo había creado al admitir que no tiene cintas ni grabó sus conversaciones con el exdirector del FBI James Comey, sin descartar que existan esas grabaciones, y expresó dudas sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones del 2016.

"Con toda la vigilancia electrónica, interceptaciones, desenmascaramiento y filtración ilegal de información recientemente reportados, no tengo ni idea de si hay 'cintas' o grabaciones de mis conversaciones con James Comey, pero yo no hice, y no tengo, ningún tipo de grabaciones", comentó Trump en su cuenta de Twitter.

Fue el propio Trump quien insinuó hace semanas la posibilidad de la existencia de grabaciones de sus conversaciones con Comey, quien dirigía el FBI hasta que el mandatario decidió despedirlo de manera fulminante a comienzos de mayo.

El 12 de mayo, tres días después del despido de Comey,  Trump lanzó desde su Twitter una velada amenaza: "Más le vale que no haya 'cintas' de nuestras conversaciones antes de que él empiece a filtrar a la prensa".

Yo no hice, y no tengo, ningún tipo de grabaciones

Durante su comparecencia a comienzos de este mes ante el Comité de Inteligencia del Senado, Comey se mostró deseoso de que Trump confirmara la existencia de esas grabaciones y exclamó: "Dios mío, espero que haya cintas".

Comey tomó nota de las conversaciones que mantuvo con Trump mientras era el jefe del FBI y, en ese testimonio ante el Senado, declaró que el presidente lo presionó para "despejar la nube" que le causa la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de noviembre y los posibles contactos entre su campaña y el Kremlin.

Este mismo jueves, también vía Twitter, Trump cuestionó las decisiones que tomó su antecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, para frenar los ataques rusos destinados supuestamente a influir en las elecciones de 2016, una trama que consideró, además, un mero "engaño de los demócratas" para justificar su derrota.

La investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones y la posible coordinación entre la campaña de Trump y el Kremlin está ahora en manos de un fiscal especial, el exdirector del FBI Robert Mueller.

Varios comités del Congreso estadounidense han solicitado que, si existen cintas o grabaciones de las conversaciones entre Trump y Comey, sean entregadas antes de este viernes, 23 de junio, para que puedan formar parte de la investigación sobre la trama rusa. La Casa Blanca ya había adelantado en los últimos días que Trump despejaría las dudas sobre las cintas esta semana.

Ciberataque

En otro frente, la revista Time aseguró este jueves que el ciberataque a las bases de datos de las pasadas elecciones de EE. UU. fue más grave de lo que se informó inicialmente, ya que se consiguió alterar la información del voto y obtener datos confidenciales de miles de votantes.

En uno de los casos, los investigadores descubrieron que una base de datos de votantes de un condado fue manipulada, aunque las alteraciones fueron descubiertas y corregidas, según revelaron fuentes oficiales, que no pudieron identificar si los hackers eran agentes rusos.

Según la revista, investigadores del Congreso también intentan averiguar si esta información confidencial llegó a manos de miembros de la campaña electoral del presidente Trump.

Nuevo proyecto contra el ‘Obamacare’

Senadores republicanos lanzaron este jueves un nuevo proyecto de la ley de salud para cumplir la promesa del presidente Donald Trump de revocar partes significativas del ‘Obamacare’ (reforma sanitaria del expresidente Barack Obama), pero una revuelta de cuatro colegas conservadores puso la iniciativa en peligro.

Por su parte, los demócratas se unieron en un bloque contra la controversial medida al considerarla una “guerra al Medicaid”, el programa de salud para los estadounidenses de bajos recursos. El proyecto quitaría a los estados varios beneficios que están en la ley vigente, como cuidado de maternidad y servicios hospitalarios. También eliminaría requerimientos para que la mayoría de los estadounidenses tengan seguro de salud.

EFE y AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA