Trump defiende separación de niños de sus familias inmigrantes

Trump defiende separación de niños de sus familias inmigrantes

Culpa a legisladores demócratas por no aceptar paquete migratorio que suena a chantaje.

Congresistas reclaman a Trump separación de niños migrantesLegisladores demócratas esperaron con carteles en los estrechos pasillos del Capitolio al presidente.
Críticas a Donald Trump

Reuters

20 de junio 2018 , 08:56 a.m.

La indignación nacional que ha causado una política de la administración del presidente de EE. UU., Donald Trump, que está separando a niños de sus padres una vez atraviesan la frontera con México, siguió expandiéndose esta semana cuando incluso líderes del Partido Republicano tomaron distancia del presidente y le exigieron rectificar.

Al menos 20 senadores de este partido y decenas más en la Cámara de Representantes rompieron filas con su jefe máximo al catalogar la política de inhumana, cruel y en contravía con los valores estadounidenses.

Dos gobernadores de esta misma afiliación (en Massachusetts y en Maryland) ordenaron el repliegue inmediato de los miembros de la Guardia Nacional que enviaron a la frontera para colaborar con el Gobierno en su esfuerzo por frenar el flujo de migrantes.

“Los esfuerzos de las autoridades migratorias deberían estar enfocados en los criminales y no en separar a niños inocentes de sus familias”, dijo el gobernador de Maryland, Larry Hogan, al anunciar su decisión. Hogan afirmó de paso que no facilitará recursos para estas tareas hasta que Trump no dé reversa.

Y Orin Hatch, presidente republicano de la Comisión Judicial en el Senado, le envió una carta al fiscal general, Jeff Sessions, en la que le pide suspender la práctica mientras el Congreso busca una solución para el problema.

Todo eso mientras las encuestas seguían demostrando el gran repudio de los estadounidenses a la política del presidente. De acuerdo con una muestra de CNN y la Universidad Quinnipiac, más de dos terceras partes del país se opone a la separación de las familias.

Sin duda, mucho han pesado unos audios revelados el lunes por varios medios en los que se escucha a algunos de estos niños que, entre llantos, reclaman la presencia sus padres.

Pero Trump, antes que dar marcha atrás, siguió este martes elevando las apuestas al insistir en que todo es culpa de los demócratas, pues son estos los que permiten que el país sea invadido por “una peste”.

El presidente de EE. UU. incluso volvió a amenazar con suspender toda ayuda para aquellos países que no detengan el flujo ilegal de migrantes.

La misma administración Trump, durante sus primeros 15 meses en el poder, arrestó y luego liberó a más de 100.000 personas

Todo este escándalo arrancó en abril pasado cuando la administración Trump decidió implementar una política de tolerancia cero con los inmigrantes que son arrestados al cruzar la frontera y/o piden algún tipo de asilo.

Anteriormente, bajo el gobierno de Barack Obama y George W. Bush, cuando se arrestaba a una familia con niños eran puestos a las órdenes de las cortes migratorias, que a su vez terminaban liberando a la mayoría mientras se definía su situación legal. Un proceso que podía tardarse años, dado el alto volumen de casos.

Incluso la misma administración Trump, durante sus primeros 15 meses en el poder, arrestó y luego liberó a más de 100.000 personas, a través de este mismo procedimiento.

En la administración de Obama, además, se dio prioridad al procesamiento y deportación de personas con un pasado criminal en lugar de familias que llegaban juntas y sin prontuario.

Niños migrantes

Niños en la frontera entre México y Estados Unidos que fueron separados de sus padres.

Foto:

AFP

Pero la política de tolerancia cero lo que implica es que toda persona que ingresa ilegalmente a EE. UU. ha cometido un crimen y por lo tanto debe ser puesta bajo la custodia del gobierno federal y no del sistema de cortes migratorias.

Dado que en el sistema federal los adultos no pueden ir a la cárcel con sus hijos, estos terminan siendo separados de sus padres y ubicados en albergues, donde tienen que permanecer hasta que algún familiar con estatus legal los pueda reclamar o mientras sean ubicados con alguna familia de EE. UU. que decida recibirlos.

Aunque Trump alega que simplemente está cumpliendo la ley, pues un menor no puede acompañar a su padre a la cárcel incluso siendo ciudadano de EE. UU., lo que le critican es que esté usando a los niños como carnada para obtener sus objetivos políticos.

Por un lado, desde su misma administración, la secretaria de Seguridad Interna y su jefe de gabinete dijeron que, en buena parte, lo que la política buscaba era disuadir a los padres de migrar a EE. UU. bajo la amenaza de que podrían perder a sus hijos.

Así mismo, la administración alega que han detectado cómo muchos migrantes adultos se hacen acompañar por menores que no son sus hijos para explotar ese vacío en las leyes, pues si viajan con niños y son arrestados probablemente serán liberados y, por lo tanto, quiere que el Congreso apruebe leyes para “corregir” ese hueco legal.

Pero de paso, Trump busca que junto a eso se apruebe un paquete migratorio que le dé los fondos que quiere par construir el muro con México y otras medidas que le prometió a su base para frenar la inmigración ilegal.

El mandatario de EE. UU. espera que la presión que está generando el escándalo de los niños haga que los demócratas acepten sus condiciones.

Además, a ese paquete se sumaría algún alivio para las personas que se habían beneficiado con el Daca, un programa de la administración Obama que otorgaba permiso de residencia a los ilegales que llegaron a EE. UU. siendo muy jóvenes, pero que Trump canceló.

Sin embargo, la indignación es tan grande y las imágenes tan impactantes que probablemente le tocará ceder o buscar una solución.

Ex primeras damas de EE. UU. como Hillary Clinton y Laura Bush, entre otras, han manifestado su desacuerdo con la medida del gobierno Trump.

En el Congreso los republicanos mismos avanzan en un proyecto de ley que por lo pronto solo trataría de solucionar la separación de las familias y dejaría para más adelante lo otro.


Esa propuesta impediría que las familias sean separadas, pero las mantendría bajo arresto en centros de detención mientas se procesa de manera expedita su situación para determinar si son deportados o se les concede asilo o estatus de refugiados.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.