Tiroteo en Virginia, EE. UU. : ¿terrorismo político?

Tiroteo en Virginia, EE. UU. : ¿terrorismo político?

Hombre crítico de Trump hirió a líder republicano y otras 4 personas mientras jugaban béisbol.

Tiroteo en Washington

Investigadores del FBI llegaron a la escena para recopilar pistas.

Foto:

Michael Reynolds / EFE

14 de junio 2017 , 08:49 p.m.

El caldeado ambiente político que se respira en Estados Unidos explotó este jueves cuando un hombre de 66 años atacó con un rifle semiautomático a un grupo de congresistas y asesores republicanos que se encontraban practicando béisbol, en un parque de Alexandria (Virginia). 

En el ataque resultaron heridas cinco personas, entre ellas Steve Scalise (en estado crítico), el tercer republicano de más alto rango en la Cámara de Representantes.

El asaltante, James Hodgkinson, oriundo de Illinois, murió en el enfrentamiento con las autoridades que se encontraban custodiando al grupo de legisladores. Aunque el FBI investiga aún las motivaciones de Hodgkinson, los primeros indicios apuntan a que el asaltante escogió su blanco por razones políticas.

De acuerdo con su página en Facebook y primeros datos de los agentes, Hodgkinson era un seguidor casi fanático del senador demócrata Bernie Sanders, que incluso consideraba a Hillary Clinton (rival de Sanders en las primarias demócratas de 2016) como una “republicana lite (republicana moderada, no una demócrata)”.

El hombre, que es de raza blanca, hizo campaña a favor de Sanders en el pasado ciclo electoral y fue descrito por conocidos como una persona que vivía sus convicciones políticas intensamente. Había dejado claro, además, su profundo desprecio por los republicanos y por Donald Trump. “Trump es una persona detestable y mal intencionada. Debería ser enviado a prisión por traicionar a la patria”, escribió el sujeto hace solo dos días.

Trump es una persona detestable y mal intencionada. Debería ser enviado a prisión por traicionar a la patria

En marzo, también a través de Facebook, argumentó que el mandatario estaba destruyendo el país y que era hora de “destruir a Trump y compañía”.

Hace año y medio se despachó contra legisladores republicanos identificando a Scalise de manera directa como un político corrupto que debía renunciar a su cargo. No es claro aún si el asaltante escogió de manera premeditada a Scalise, pero sí que su objetivo eran los republicanos.

Jeff Duncan, otro de los congresistas que se encontraba en la práctica, reveló que Hodgkinson se le acercó antes de arrancar la balacera para preguntar si los que estaban en el campo eran “demócratas o republicanos”. Ambos partidos tienen equipos de béisbol que entrenan en Alexandria, a pocos kilómetros del capitolio, y se preparaban para el ya acostumbrado encuentro benéfico de este jueves.

Trump evitó politizar el incidente pidiendo al país unirse en oraciones por la pronta recuperación de los afectados. Pero no pasó mucho tiempo antes que integrantes de los dos partidos comenzaran a recriminar.

El representante Chris Collins, uno de los más cercanos a Trump, atribuyó el incidente a la retórica antiTrump que, dijo, fomentan sus rivales. “Solo espero que los demócratas le bajen al tono, pues ha sido escandalosa la manera como han atacado al Presidente y a sus seguidores. Y la gente reacciona a eso. Provocan la furia y alimentan las hogueras”, dijo Collins tras indicar que de ahora en adelante no piensa salir de su casa sin su pistola.

Rodney Davis, otro congresista republicano, sostuvo que este hecho podría bien ser el primer caso de “terrorismo político” en el país.

Los demócratas, por su parte, le apuntaron al eterno debate sobre la posesión de armas de fuego en el país. De acuerdo con Terry McAuliffe, gobernador de Virginia, “el problema es que en las calles hay demasiadas armas de fuego”. Y también subrayó el hecho de que el asaltante tuviera en su poder un rifle de asalto más propio de una guerra que para el deporte de la cacería.

Desde el triunfo de Trump, las rencillas entre demócratas y republicanos han crecido y algunas de ellas han terminado en episodios de violencia. Como el que se registró en la universidad de Berkeley (California), en abril, cuando simpatizantes del presidente se fueron a los puños contra detractores.

El último incidente de esta magnitud se presentó en 2011, cuando un hombre asociado con la extrema derecha le disparó en la cabeza a la congresista demócrata Gabby Giffords. La congresista sobrevivió, pero otras seis personas murieron en el mismo asalto. En esa ocasión fueron demócratas los que acusaron a los republicanos por sembrar el odio entre sus seguidores.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En twitter

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA