Ya son diez los funcionarios que se alejan del presidente Trump

Ya son diez los funcionarios que se alejan del presidente Trump

El mandatario de EE. UU. despidió a Steve Bannon, controversial estratega jefe en la Casa Blanca.

Steve Bannon

Bannon fue desde la campaña el enlace de Trump con el populismo y la extrema derecha que se sintió envalentonada por su ascenso.

Foto:

EFE / Michael Reynolds

18 de agosto 2017 , 08:51 p.m.

Donald Trump se arriesgó este viernes a alejarse de la base populista que le hizo presidente al despedir a su principal altavoz en la Casa Blanca: el controvertido estratega jefe, Steve Bannon. Con la ida de este asesor ya son 10 los más altos y cercanos funcionarios que en los últimos siete meses de gobierno salen de la Casa Blanca.

“El jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, y Steve Bannon han decidido mutuamente que hoy (viernes) sería el último día de Steve. Estamos agradecidos por su servicio y le deseamos lo mejor”, anunció la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Después de días de rumores sobre su posible salida, Trump comunicó  a sus asesores que había decidido despedir a Bannon, según relataron fuentes oficiales al New York Times.

El entorno de Bannon defiende, sin embargo, que la decisión de marcharse es suya, y una fuente de su círculo dijo al diario que el asesor presentó su dimisión el pasado 7 de agosto.

El plan inicial de Trump, según fuentes de CNN, era despedir hace tres semanas a Bannon y al entonces jefe de gabinete, Reince Priebus –con quien se había alineado el asesor– al mismo tiempo, pero terminó apartando solo al segundo ante la presión de Mark Meadows, presidente del Freedom Caucus (Caucus de la Libertad), la facción ultraconservadora del partido.

Pero, Meadows dejó de abogar por mantener a Bannon en la Casa Blanca después de la sorprendente entrevista del asesor en la publicación The American Prospect el miércoles pasado, en la cual contradice la política de Trump sobre Corea del Norte y presume de haber ordenado cambios en el Departamento de Estado.

A Trump, que detesta las filtraciones, le enfurecieron las palabras de Bannon, quien se quedó en Washington estas primeras semanas de agosto en las que el presidente y su equipo estuvieron “de vacaciones de trabajo” en su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey.

Bannon estaba en guerra abierta desde hace meses con Jared Kushner, yerno y asesor del presidente; con el principal asesor económico, Gary Cohn, y con otras voces consideradas “moderadas” que él desdeñaba con la etiqueta de “los globalistas”.

Pero, el enfrentamiento que más agotó la paciencia del nuevo jefe de gabinete, el general John Kelly, fue el de Bannon con el asesor de seguridad nacional, H. R. McMaster, con quien tenía sonoras discusiones por su rechazo frontal a que Estados Unidos suba su presencia militar en Afganistán y del que, supuestamente, habría suministrado información negativa a la prensa.

A Bannon se le acusa de no jugar en equipo y promover su propia agenda: la lista de promesas aislacionistas, proteccionistas y antinmigrantes que llevaron a Trump a la Casa Blanca y que el asesor repasaba a diario. Sin embargo, ayer, Bannon prometió continuar luchando por el presidente fuera de la Casa Blanca, en sus primeras declaraciones tras dejar su puesto y volver al sitio web ultraconservador Breitbart News.

“Si hay alguna confusión por ahí, permítanme aclararla: me voy de la Casa Blanca y voy a la guerra por Trump contra sus oponentes, en el Capitolio, en los medios de comunicación y en las corporaciones estadounidenses”, dijo en entrevista con Bloomberg News.

Breitbart News, del que Bannon era jefe antes de unirse a Trump, anunció que el exasesor había regresado como presidente ejecutivo y había presidido la reunión editorial.

Con su salida, Trump se arriesga a alejar a una base para la que Bannon era el garante de que cumpliría lo prometido en campaña: construir el muro en la frontera con México, frenar la inmigración irregular, implantar medidas proteccionistas y proceder a un repliegue de Estados Unidos en la escena mundial.

La decisión de romper con Bannon puede entenderse como un esfuerzo de salvar su presidencia después de la polémica generada por los sucesos de Charlottesville. Pero, quizás acabe siendo el principio del final de su administración”, advertía en un artículo Joel Pollak, editor en jefe de Breitbart.

“Los votantes de Trump han sido pacientes, pero quizás pronto sepan si Donald Trump es realmente Arnold Schwarzenegger 2.0.”, agregó recordando que el actor y exgobernador republicano de California (2003-2011) “abandonó” su base para sortear las críticas a su gestión.

Este mensaje y su tuit “#guerra” tras la salida de Bannon avisan a Trump acerca de haber dado un paso arriesgado y que su base no permanecerá de su lado si no cumple.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA