Clamor mundial en defensa de la ciencia busca desmarcarse de Trump

Clamor mundial en defensa de la ciencia busca desmarcarse de Trump

En más de 600 ciudades del mundo pidieron robustecer la investigación científica.

Marcha por la Ciencia

En frente del Museo de la Ciencia, en el centro de Londres, se congregaron académicos, estudiantes y científicos.

Foto:

Daniel Leal- Olivas / AFP

22 de abril 2017 , 09:02 p.m.

Decenas de miles de personas de todo el mundo participaron este sábado en la ‘Marcha por la Ciencia’, una protesta que comenzó en Australia y se fue extendiendo a lo largo del día por más de 600 ciudades de Asia, Europa, África y América para culminar con la más multitudinaria, la de Washington.

Bajo el lema ‘Science, not Silence’ (‘Ciencia, no silencio’), decenas de miles de personas se congregaron en Washington para participar en la primera marcha convocada y que se extendió hasta convertirse en una protesta mundial.

Una marcha que no debe ser entendida como una protesta por los recortes en la ciencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sino como una reivindicación del importante papel que debe jugar la Ciencia en la sociedad, dijeron los organizadores.

Sin embargo, el nombre de Trump sobrevoló todas las marchas, celebradas en ambiente festivo y en las que los participantes portaban pancartas con frases como ‘Liberen el planeta’, ‘La ciencia es global’, ‘Einstein fue un refugiado’ o ‘No hay planeta B’.

Una protesta que comenzó en Australia y Nueva Zelanda, en ciudades como Sídney, Brisbane, Camberra, Perth, Auckland o Wellington. Según se iba despertando el mundo, se unieron manifestantes en Tokio, Hong Kong, Ciudad de Ho Chi Minh, Seúl, Lukla (Nepal) o Nueva Delhi, con actos que mezclaban la reivindicación de la ciencia con la celebración del Día de la Tierra.

En Nueva Delhi importantes personalidades, desde el primer ministro, Narendra Modi, hasta premios nobel de la Paz como el dalái lama –exiliado en la India–, remarcaron la necesidad de proteger la naturaleza para las nuevas generaciones.

La protesta se fue extendiendo por Oriente y llegó a Europa con un claro carácter científico.

En Francia, 10 ciudades organizaron marchas enmarcadas en el apoyo a sus colegas de Estados Unidos, “expuestos al rechazo de la nueva administración de Donald Trump”, indicaron los organizadores.

Mientras, en Londres los defensores de la ciencia marcharon por las calles de la ciudad desde el Museo de la Ciencia hasta la plaza del Parlamento, en Westminster, para expresar su preocupación por lo que consideraron una “tendencia alarmante” entre los políticos a desacreditar la investigación científica.

Marcha en defensa de la ciencia en  Washington

Marcha en defensa de la ciencia, en Washington, cerca del poder legislativo.

Foto:

Jim Lo Scalzo / EFE

Marcha en defensa de la ciencia en Washington

El Congreso de EE. UU. tiene la última palabra en la aprobación y modificación del presupuesto de ciencia.

Foto:

Anne-Christine / AFP

No a la posverdad

Un ‘pícnic científico’ con la presentación de diversos experimentos en el parque Sigmund Freud marcó el inicio de la marcha en Viena, y unas 20 ciudades alemanas se unieron a la protesta global con acciones para defender la autonomía de la ciencia y oponerse a la llamada posverdad y a la postulación de lo que se ha llamado “hechos alternativos”.

Desde Friburgo, en el suroeste del país, hasta Greifswald, en el noreste, muchas ciudades universitarias se sumaron a la protesta coordinada por la Sociedad Helmholtz, que también se desarrolló en Colonia y Berlín.

A orillas del lago Lemán se celebró la marcha en Ginebra, donde pedían que el acto fuera el “inicio de un gran movimiento de defensa de una ciencia al servicio de todos”, una idea que apoyó el exdirector general del Centro Europeo de Física de Partículas (Cern), Rolf Heuer.

Y desde Lisboa, el comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, el portugués Carlos Moedas, pidió que los científicos “no tengan miedo de gritar” para defender la ciencia, a favor de la que se manifestaron centenares de personas en la capital lusa.

En Zagreb, los científicos aprovecharon para denunciar la falta de medios para la ciencia y la educación en Croacia. Una postura similar a la de los españoles, donde miles de científicos participaron en marchas celebradas en las principales ciudades para exigir que el conocimiento científico esté en el centro de las decisiones políticas.

Desde Buenos Aires hasta Vancouver, actos de reivindicación de la ciencia estaban convocados en Antofagasta y Santiago, en Chile; Porto Alegre, Brasilia, Río de Janeiro o Curitiba, en Brasil; Bogotá, Medellín y Cali; San José de Costa Rica; Ciudad de México, Guadalajara o San Luis Potosí, de México, y Panamá.

Pero el grueso de las protestas se concentró en Estados Unidos, con más de 400 ciudades participantes en actos de defensa de la ciencia, pero también para aumentar la concienciación sobre la importancia del Día de la Tierra y para protestar contra los recortes propuestos por Trump en los presupuestos de ciencia e investigación.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA