Restaurar lazos con Rusia, un asunto que divide a EE. UU.

Restaurar lazos con Rusia, un asunto que divide a EE. UU.

Los analistas ven probable un acercamiento, pero no se atreven a vaticinar cuánto puede durar.

fg

Sanciones, Siria, la Otán y 'hackeos', son los temas claves entre Trump y Putin.

Foto:

Don Emmert - Natalia Kolesnikova / AFP

22 de enero 2017 , 01:00 a.m.

Los choques geopolíticos que por décadas han enfrentado al Kremlin con los diferentes gobiernos estadounidenses podrían dar cierto giro tras la posesión de Donald Trump como presidente número 45 de EE. UU.

Los rusos más optimistas, esos que esperan se abra una era de distensión, salieron a las calles para celebrar la investidura con fiestas y objetos conmemorativos con su imagen, mientras los medios estatales abrieron un espacio en sus programas habituales para transmitir el esperado discurso. Sin duda, un ambiente contrario al que se vive en EE. UU., con protestas y gestos de rechazo al nuevo mandatario, que llegó a la presidencia con un discurso nacionalista, confrontativo e impulsado por una supuesta filtración informática que llegó a lo más profundo de su oponente, el Partido Demócrata. La polémica revelación del ‘hackeo’ a los correos de Hillary Clinton terminó en el primer gran choque de las agencias de seguridad de EE. UU., los medios y hasta algunos miembros republicanos contra el presidente entrante.

“Trump ha sido consistente en criticar la postura de EE. UU. frente a Rusia en todo momento. Él argumenta que no darle el beneficio de la duda a Putin le estaría restando oportunidades en el mundo global. El nuevo presidente estará dispuesto a darle un borrón y cuenta nueva a la relación con Rusia”, afirmó para EL TIEMPO Octavio Pescador, profesor e investigador del Instituto Paulo Freire, de la Universidad de California, en Los Ángeles.

Desde Moscú esperan prontas soluciones o alivios a temas como las sanciones impuestas por Obama tras la anexión de Crimea, sumar fuerzas contra el Estado Islámico o frenar la actividad militar de la Otán cerca de sus fronteras. Puntos en común con Trump.

Aun así, desde lo más interno del gobierno de Putin, la euforia inicial de tener un admirador en la Casa Blanca está dando paso al escepticismo de que se pueda lograr una verdadera distensión entre estas dos potencias, bien sea por la complejidad de los temas que están en juego o por la explosiva personalidad de sus dos líderes. Según Dmitry Simes, presidente del Centro para el Interés Nacional, de Washington, el Gobierno ruso “definitivamente prefería a Trump que a la demócrata Clinton, pero ahora están preocupados. Trump es muy impulsivo y se toma las cosas muy personalmente, por lo que un bonito comienzo podría tener una conclusión amarga”.

“Donald Trump no tiene por qué verse como un adversario cuando puede existir una colaboración de mutuo beneficio en aspectos como la lucha contra el terrorismo o su papel en Siria. De hecho, el equipo de Trump ya recibió una invitación para sentarse a la mesa de pacificación de Siria, teniendo en cuenta que a Obama ni siquiera se le informó del acuerdo militar que Rusia hizo con Turquía”, agregó Pescador.

Durante el año y medio de campaña, Trump, quien no se cansó de elogiar las acciones del Presidente ruso –sin siquiera conocerlo, como ha asegurado–, se ha mantenido firme en su política de acercamiento a Putin. La última de ellas fue proponer un levantamiento de las sanciones si Rusia estaba dispuesta a reducir su fabricación de armas nucleares. Pero nada de esto le será tan fácil como pinta.

La controversia sobre el presunto ataque informático y un informe filtrado que aduce que el Kremlin tiene material potencialmente extorsivo sobre el Presidente han dejado estupefacto a Washington, que ya analiza un proyecto de ley con apoyo bipartidista para imponer sanciones, incluso más severas, a Rusia.

“Lo que veo es que Trump y Putin se entienden muy bien desde el discurso y que un acercamiento es más que probable. Pero tampoco sabemos a ciencia cierta si esos pronunciamientos se puedan manifestar en hechos concretos”, dijo a este diario Beatriz Cuartas, subdirectora del programa de gestión política de la Universidad George Washington.

Mientras se despeja el panorama y Trump confirma si hará realidad sus promesas de campaña, Rusia seguirá planeando su futuro partiendo de la base de que las sanciones se mantendrán, sus ciudadanos se ilusionarán con el ascenso de Trump y los propios estadounidenses seguirán demostrándole al mundo, por medio de protestas, el alto grado de polarización que dejó una de las elecciones presidenciales más polémicas en toda su historia.

ANDRÉS RUIZ
Redacción Internacional
En Twitter: @ruizandres

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA