‘Dreamers’, ¿quiénes son y qué pasará con ellos?

‘Dreamers’, ¿quiénes son y qué pasará con ellos?

Tras anulación del Daca por Trump quedaron en el limbo unos 800.000, entre ellos 12.000 colombianos.

Terminan programa Daca

A la fecha, la mayoría de ellos no saben cuál será su futuro.

Foto:

Tasos Katopodis / EFE

09 de septiembre 2017 , 07:45 p.m.

Tras varios meses de incertidumbre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desató una tormenta –otra– esta semana al anunciar el fin de la Acción Diferida para el Arribo de Niños (Daca, por su sigla en inglés), un popular programa creado por el presidente Barack Obama en 2012 y que impedía la deportación de jóvenes inmigrantes y les ofrecía trabajo legal en EE. UU.

Al menos 800.000 personas, entre ellos unos 12.000 colombianos, según la Embajada en Washington, quedaron en el limbo y al borde de la expulsión del único país que consideran su casa. El siguiente es un resumen para explicar la medida, sus efectos y posibles desarrollos futuros:

¿Qué es el Daca?

En el 2012, el presidente Barack Obama firmó una orden ejecutiva que frenó la deportación de inmigrantes llegados al país de manera ilegal siendo jóvenes y que llevaban al menos un lustro viviendo en EE. UU.

La medida fue aplaudida por algunos, pero desató molestia entre otros que la vieron como una extralimitación. Desde entonces, casi 800.000 personas se acogieron al programa luego de pagar una multa y no tener registro criminal. Daca no ofrecía un camino a la residencia, solo permisos de trabajo.

¿Por qué Trump canceló el programa?

El presidente Donald Trump –no hay que olvidarlo– se hizo elegir prometiendo mano dura contra los indocumentados. Y durante la campaña insistió varias veces en que los ‘dreamers’ también debían ser deportados, pues eran tan ilegales como sus padres. Ya en la Casa Blanca suavizó el tono y prometió resolver el problema de estos jóvenes “con corazón”.

Aunque pudo haber ignorado el asunto –como lo hizo durante los primeros seis meses de su gobierno–, se vio forzado a actuar ante la amenaza de diez fiscales generales, de igual número de estados, que habían prometido demandar a la administración ante las cortes si no cancelaba el programa antes del 5 de septiembre. Al menos esa fue la explicación oficial. Según los fiscales, y en esto estuvieron de acuerdo Trump y el fiscal general, Jeff Sessions, la orden ejecutiva de Obama era inconstitucional, pues se apropió de poderes que solo le corresponden al Congreso. A su juicio, el único que puede tomar decisiones de este calibre en materia migratoria.

Además, según la administración, si los fiscales demandaban, lo más probable era que las cortes les dieran la razón, forzando la expulsión inmediata y más traumática de cientos de miles.

El argumento fue que ya las cortes habían concluido que otro programa similar, adoptado por Obama en el 2016, la Acción Diferida para el Arribo de Padres (Dapa), era inconstitucional y, por lo tanto, la misma suerte correría Daca. Por eso, precisamente, se decidió postergar las deportaciones por lo menos seis meses, hasta el 5 de marzo de 2018, dando al Congreso ese lapso para aprobar algún mecanismo –este sí legal– que les otorgue protección a los ‘dreamers’. El mismo Obama, cuando promulgó su orden, dejó claro que la única solución permanente para estos jóvenes era una acción del Congreso que les ofreciera un vehículo hacia la ciudadanía.

¿Cómo se eliminará?

Para los inmigrantes que recibieron el Daca por primera vez este año o lo acaban de renovar, este permiso no expirará sino hasta el 2019.

Todos aquellos que estaban pendientes de renovación serán autorizados, pero solo se les dará permiso hasta el 5 de marzo próximo. Igualmente, todos los que pensaban renovarlo en lo que queda del año tienen hasta el 5 de octubre para presentar los papeles, pero sus nuevos permisos solo tendrán vigencia hasta esta misma fecha. Estos serían los primeros que quedarían 'ad portas' de una deportación.

¿Tiene una solución?

Hay varios escenarios. Ante la apretada agenda del Congreso de EE. UU., es poco probable que avance el proyecto en el corto plazo, pero posible en el mediano. De allí, la relevancia del acuerdo que logró el presidente Trump con los demócratas. Al pactar la ampliación del techo de la deuda y fondos para mantener al gobierno federal funcionando por solo tres meses más, queda garantizado que este asunto sea abordado en diciembre. Y los demócratas podrían amenazar, por ejemplo, con oponerse a la aprobación de recursos si no se soluciona además el problema de los ‘dreamers’.

Explicación extraoficial

Si bien varios analistas creen que Obama tenía el poder para fijar sus prioridades en temas migratorios, otros consideran que el argumento de inconstitucionalidad de Trump es igualmente válido.

Obama –que prometió una reforma migratoria en su primera campaña– emitió la orden meses antes de su reelección, buscando asegurar el voto hispano. Trump, en este caso, estaría complaciendo a su base. También, si Trump quiere defender su decisión frente a potenciales votantes, puede alegar que la culpa es del Congreso si este no se pone de acuerdo y los ‘dreamers’ terminan afectados.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68
Washington

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA