Colombia ganará si Hillary también lo hace

Colombia ganará si Hillary también lo hace

En su campaña, Trump ha prometido acabar con los TLC y mano dura con los latinos inmigrantes.

fg

El apoyo al proceso de paz en Colombia de parte de Estados Unidos podría tener en la sustitución de cultivos uno de sus capítulos claves.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

05 de noviembre 2016 , 11:36 p.m.

En el tono diplomático que se espera de un embajador, Juan Carlos Pinzón, representante de Colombia ante la Casa Blanca, dice que el gobierno de su país no toma partido y trabajará igual con quien llegue a la Oficina Oval, pues si algo ha caracterizado la política de EE. UU. en los tres últimos lustros es su naturaleza bipartidista. Y en eso puede tener razón.

Pero de lo que no hay duda independientemente de si se es de izquierda, centro o derecha, es que a Colombia le iría mucho mejor bajo una administración de Hillary Clinton que si gana la presidencia el republicano Donald Trump.

Y las razones abundan, al menos sobre el papel. De entrada, porque la estrecha sociedad que existe hoy entre ambos países se comenzó a gestar cuando ella ya estaba en la Casa Blanca como primera dama, en el primer mandato del expresidente Bill Clinton.

(Además: Clinton contrataca repunte de Trump, pero incertidumbre persiste)

Fue este mandatario, en el 2000, quien presentó al Congreso la primera versión del Plan Colombia, la iniciativa antinarcóticos que terminó extendiéndose por 15 años más y a través de la cual Washington ha gastado más de 10.000 millones de dólares. Una estrategia que además le tocó liderar cuando fue Secretaria de Estado –entre el 2009 y el 2013–, años en los que se dieron los golpes más contundentes a las Farc.

En general, y esto sí es bipartidista, el Plan Colombia es considerado por republicanos y demócratas como una iniciativa exitosa y de las pocas cosas que tienen por mostrar en el convulsionado mundo de las guerras en Irak, Afganistán, Siria y Libia.

En otras palabras, el regreso de la pareja a la Casa Blanca hace viable que ese respaldo se mantenga. Hillary, a su vez, fue una de las promotoras de la aprobación del Tratado de Libre Comercio entre ambas naciones e incluso se salió del libreto cuando pidió que este fuera presentado al Congreso cuando aún su jefe, el presidente Obama, no lo había decidido.

Mirando hacia adelante, también es altamente probable que la exsecretaria de Estado continúe apoyando Paz Colombia, la estrategia diseñada por Obama como reemplazo al Plan Colombia y que destina recursos a la implementación del acuerdo de paz con las Farc si es que este llega a materializarse. En total, son unos 450 millones de dólares que aún no han sido aprobados por el Congreso para gastar en el 2017 y con la idea de que ese nivel de ayuda se mantenga al menos por cinco años más.

“Si Clinton gana, no hay indicio alguno de que no continuará y hasta ampliará la aproximación diseñada para Colombia que, entre otras, ella misma ayudó a diseñar”, sostiene Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano. Es algo que incluso se sostendría si los demócratas no logran recuperar ninguna de las dos Cámaras del Congreso, pues Colombia es de los pocos temas en los que ambos se ponen de acuerdo.

(Lea: Colombia y el mundo le darían su voto a Hillary Clinton)

Y con una ventaja adicional. Aunque Clinton formara un equipo de gobierno nuevo, es muy probable que no solo retenga parte de la burocracia de Obama, sino que designe a personas que ya trabajaron con ella y que conocen el país.

Eso haría más fácil la transición y le permitirá al gobierno colombiano mantener latente el interés por el país ante interlocutores que no le son extraños.

En contraposición, con Trump todo es un misterio. En los 17 meses de campaña jamás pronunció la palabra Colombia. Solo en una ocasión emitieron un comunicado en el que criticaron a Hillary por apoyar el TLC con el país. Incluso allí demostraron gran desconocimiento al escribir el nombre del país con u (Columbia). “Su aproximación es impredecible –dice Shifter–. Podría ser una persona de línea dura o retirarse y dejar que los colombianos enfrenten solos sus desafíos”.

(También: Hillary Clinton y Donald Trump, en el espejo de EE. UU.)

Ambos escenarios reflejan lo que Trump ha dicho durante la campaña. Por un lado, ha prometido retirarse de acuerdos comerciales como Nafta, el cual, según él, ha sido desfavorable para el país. Y eso podría incluir el de Colombia. Por otro lado, ha amenazado con retirarse de la Otán si los europeos no pagan una cuota más alta para financiarla, y quiere replegar tropas de Japón y Corea del Sur como parte de una política que busca reducir la huella estadounidense en el exterior. En el caso de Colombia podría suceder lo mismo. Especialmente, porque carece de vínculos que lo amarren.

De manera similar viene hablando de la epidemia de heroína proveniente de México y promete mano dura en su combate. Si los cultivos de coca colombianos siguen expandiéndose y el mercado de su país se inunda con la droga, podría adoptar esa misma posición.

Dicho eso, tanto con Hillary como con Trump, la política de EE. UU. hacia Colombia y la región se moverá más hacia el centro de donde se encuentra hoy con Barack Obama, un presidente de ideas más liberales. Lo que aplica para Colombia, también podría ser muy similar para el resto de la región. “A través de México, América Latina ha estado más presente en esta campaña que en ninguna otra desde el fin de la Guerra Fría. Trump ha convertido el comercio y la inmigración en el centro de su campaña y ha adoptado posiciones radicales que chocan con el consenso regional”, dice Shifter. Como por ejemplo con el caso de Cuba, donde ha prometido deshacer los pasos dados por Obama.

En la práctica, nadie sabe si el Trump de la campaña sería el mismo Trump en una presidencia. Y pocos creen, por ejemplo, que reversaría los cambios en la política hacia Cuba, pues la opinión pública lo respalda y poco o nada gana con hacerlo. Pero si termina haciendo al menos una parte de lo que ha prometido, afirma este experto, sería una calamidad no solo para Colombia, sino para toda la región y generaría tensión mundial.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En twitter: @sergom68
Washington.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA