Protestas contra Trump en la frontera

Protestas contra Trump en la frontera

Mujeres y campesinos en Ciudad Juárez se tomaron los pasos internacionales en la frontera.

Protestas contra Trump en la frontera Protestas contra Trump en la frontera

Protestas contra Trump en la frontera

20 de enero 2017 , 04:19 p.m.

Indignación, eso es lo que sienten los mexicanos con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Y para expresarlo, en Ciudad Juárez 53 mujeres decidieron trenzar sus cabellos y apostarse a lo largo del puente Paso del Norte o Santafe, uno de los cuatro cruces internacionales que hay en la frontera.

No había proclamas, ni gritos contra el “vecino indeseable”, como le llaman al nuevo presidente de los Estados Unidos en México. A las 7:00 de la mañana tan solo se escuchaba el sonido de los pasos de transeúntes apurados, quienes caminan de Juárez, Chihuahua, a El Paso, en Texas, o viceversa, para ir a sus trabajos.

Las mujeres blancas, negras, indias; con cabellos largos y también cortos; rubios, negros y hasta azules, fueron llegando. Con miradas cargadas de desesperanza se pusieron espalda con espalda, se agarraron de las manos mientras otras comenzaron a trenzar sus cabellos. El sol apenas salía, los 6 grados de temperatura y la brisa gélida no las hizo renunciar a permanecer durante toda la mañana, de pie sobre el puente. (Lea también: Donald Trump ya es oficialmente el presidente de Estados Unidos)

Lesly Landin vive en El Paso, da clases de arte. Ana Castillo vive en Nuevo México y es escritora. Jamás se habían visto. Acudieron de manera voluntaria al llamado de hace semanas el cual lanzó un colectivo de mujeres en Juárez.

“Llegué anoche, vine a manifestarme en contra de una persona agresiva que le quiere hacer daño a los latinos, y en especial a los mexicanos. Un hombre que no nos respeta, que quiere fragmentar lo que somos, porque nosotros, los mexicanos y los estadounidenses somos un solo pueblo”, fueron las palabras de Castillo.

La escritora sobre el puente se asumía protagonista de uno de sus tantos ensayos en contra del clasismo y la xenofobia, que son los temas de su preferencia. Agarraba fuerte a Lesly, le decía que iba a ser muy duro todo el periodo de Trump en la presidencia, pero debían prometerse que harían cuanta protesta fuese necesaria durante los años por venir. Todas comenzaron a apoyarse. (En imágenes: con toma de posesión comienza la era Trump)

Lesly hablaba de lo que la protesta simbólica significa para los dos pueblos mexicano y estadounidense. “Para nosotros no existen fronteras. Trump no es Presidente, es una persona que la élite pone en el poder. Y lo que aquí hacemos es una forma de protesta basada en el amor y la unidad”, decía.

Mientras las mujeres se agarraban fuerte sobre uno de los puentes que atraviesa el río Bravo, los agricultores agrupados en la organización El Barzón de Juárez, se tomaban otro cruce internacional, el Puente Córdova, el principal por donde transita gran parte del comercio entre los dos países.

Los cultivadores se manifestaban en contra del alza de la gasolina impuesta por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto. “Y si a la crisis que ya estamos viviendo por los errores de este presidente nuestro le sumamos lo que se viene y la amenaza de Trump de acabar con el tratado de libre comercio y ponerle impuestos a nuestras exportaciones, la vamos a pasar muy mal en México”, dijo Heráclio Rodríguez, organizador de la marcha.

En este paso de la frontera Juárez-El Paso sí había gritos, pancartas críticas en contra de Peña Nieto, banderas mexicanas. Hombres, mujeres y niños caminaron hasta la cabecera del puente y se encontraron de frente con la guardia estadounidense en frontera. “No nos vamos a mover durante todo el día, aquí llegamos y aquí nos quedamos, porque esta lucha nos favorece a todos”, decían. (Además: Posesión de Trump, entre la expectativa y los desplantes)

Los conductores de los tracto-camiones que transportan las mercancías de las maquilas de Juárez les rogaron a los agricultores que los dejaran pasar. “Ustedes son como nosotros, más bien apóyennos”, les respondían mexicanos a otros mexicanos trabajadores en El Paso. La policía norteamericana, armada hasta los dientes, se atrincheró en su lado de la frontera.

La protesta comenzó a extenderse a todos los puentes de Juárez. Los manifestantes confirmaban a través de megáfonos que ya estaban cerrando los pasos fronterizos en otras ciudades como Tamaulipas, Reynosa, Laredo, Mexicali y Baja California. Los aplausos sonaban, las sonrisas se expandían. “Estamos llamando la atención del resto de mexicanos que no se solidarizan, que creen que esto no los va a afectar”, explicaba Rodríguez a los cientos de periodistas que llegaron hasta el puente Córdova. (Lea también: Lo que viene para Colombia con la llegada de Donald Trump)

A medio día las mujeres del Paso del Norte se soltaron las trenzas, se abrazaron, otras lloraron. Los campesinos, en el otro puente, mandaron a buscar ‘tortas de jamón’ para comer. A esa misma hora Trump juramentaba y asumía como Presidente de los Estados Unidos, algo que tiene con los pelos de punta a muchos en Latinoamérica y el planeta.

GINNA MORELO
EDITORA UNIDAD DE DATOS EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA